miércoles 17 de agosto de 2022

El correísmo impulsa la destitución de Lasso, pero no tendría los votos

25-06-2022 23:55

El sector de la oposición ecuatoriana vinculado al ex presidente Rafael Correa presentó un pedido de destitución del actual mandatario, Guillermo Lasso, por la violencia desatada en el país hace 13 días con el inicio del paro y movilización lanzado por los indígenas, que la Asamblea Nacional debatía anoche con muy pocas posibilidades de ser aprobada.

La Asamblea comenzó el debate en froma virtual tras la propuesta presentada por la legisladora Marcela Holguín, del partido UNES de Correa, quien tiene una bancada de 47 asambleístas, y que acusa a Lasso de ser la causa de la “grave crisis política y conmoción interna” que vive el país.

Sin embargo, para poder destituir al presidente el correísmo necesitaría el voto de 92 de los 137 parlamentarios y las bancadas del oficialismo y de los opositores Partido Social Cristiano (PSC) y la  Izquierda Democrática (ID) anunciaron que votarán en contra de la destitución. 

Ecuador ganó fama de ingobernable tras la salida abrupta de tres mandatarios entre 1997 y 2005 ante la presión social.

Protestas. Mientras tanto las protestas siguen sacudiendo Ecuador, especialmente Quito, donde unos 10 mil indígenas venidos de sus territorios marchan en distintos puntos de la capital al grito de “¡fuera Lasso, fuera!”.

Aislado por covid, Lasso arremetió contra el líder de las manifestaciones, Leonidas Iza, presidente de la poderosa Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie).

“La intención real del señor Iza es el derrocamiento del gobierno (...) no tiene control de las manifestaciones ni de la criminalidad que sus acciones irresponsables han generado”, declaró Lasso.

La rebelión indígena deja seis civiles muertos y un centenar de heridos en trece días, según la Alianza de Organizaciones por los Derechos Humanos. Las autoridades registraron más de 180 lesionados entre militares y policías y prometieron reprimir más enérgicamente las manifestaciones.

Ecuador, cuya dolarizada economía empezaba a recuperarse de la pandemia, pierde unos US$ 50 millones diarios por la crisis.

La industria petrolera, el principal rubro de exportación ecuatoriano, está produciendo al 54% de su capacidad, por la toma de pozos y los cortes de ruta en medio de las protestas.

El gobierno asegura que reducir los precios del combustible como claman los indígenas le costaría al Estado más de US$ 1.000 millones al año en subsidios.

En esta Nota