martes 07 de febrero de 2023
INTERNACIONAL GUERRA EN UCRANIA

El "Hombre Lobo de Siberia", que mató a casi 80 mujeres, quiere luchar por Putin en Ucrania

Mikhail Popkov, el peor violador y asesino serial ruso, confesó que tiene "remordimientos" sobre los crímenes cometidos para ganar un lugar en el ejército de mercenarios "Wagner". Quiere beneficiarse del programa impulsado por Putin que liberó hasta 40.000 convictos a cambio de luchar en la guerra.

16-01-2023 09:14

El violador y asesino serial más temible de Rusia, que habría matado a entre 80 y 200 mujeres, se ofreció como voluntario para luchar en Ucrania. Se trata del expolicía Mikhail Popkov, de 58 años, apodado "el Hombre Lobo" y el "Maniático de Angarsk", que en estos momentos cumple dos cadenas perpetuas y dijo tener remordimientos por los crímenes que cometió.

En una entrevista con la televisión estatal rusa, Popkov dijo que quiere unirse a un controvertido programa que liberó a unos 40.000 de asesinos, violadores y otros criminales empedernidos de Rusia para convertirse en mercenarios. Aquellos que pelean en Ucrania y logran mantenerse a salvo durante seis meses, reciben como premio el indulto del presidente ruso, Vladimir Putin.

Alemania, cerca de decidir si envía tanques Leopard a Ucrania

Popkov violó a la mayoría de sus 83 víctimas de entre 18 y 50 años antes de matarlas con hachas, martillos, cuchillos, destornilladores y palas, mientras que la policía cree que el número real de mujeres asesinadas llega a 200. Casado y padre de un hijo, violó y asesinó a sus víctimas entre los 1992 y 2010 en su ciudad natal, Angarsk, cuyas calles, según confesó, quería "limpiar de prostitutas".

A pesar de esto, las autoridades rusas permitieron que la televisión estatal lo entrevistara en la prisión de Irkutsk mientras suplicaba unirse a los combatientes de Putin, alegando que tenía experiencia en radioelectrónica de su época como recluta del Ejército Rojo, las fuerzas de la URSS. "A pesar de que he estado en prisión durante 10 años, no creo que sea tan difícil aprender [nuevas habilidades] rápidamente", dijo en la entrevista.

Mikhail Popkov

Después de afirmar que quiere formar parte del Grupo Wagner, un batallón de mercenarios partidarios de Putin, Popkov expresó "pesar", si no remordimiento, por los crímenes que cometió. "Tengo mucho de lo que arrepentirme. Por ejemplo, que nada de esto había pasado, que yo no había hecho (estas cosas)", dijo. "Es un deseo natural de cualquier persona - arrepentirse. He tenido mucho tiempo para pensar".

Se refirió puntualmente a su víctima número 82, Natalya Zvereva, quien fue atacada sexualmente y asesinada en un bosque siberiano, según confesó en propio Popkov en la entrevista: "Nos peleamos y yo la asesiné". "La golpeé en la parte superior de la cabeza... Se cayó y no mostró ningún signo de vida. Arrojé su cuerpo a un río", relató.

Quién es Mikhail Viktorovich Popkov, el "hombre lobo de Siberia"

Mikhail Viktorovich Popkov fue se desempeñaba como oficial de policía cuando abusó sexualmente y mató a 83 mujeres y a un compañero de la fuerza, pero por el salvajismo de su forma de asesinar fue conocido como "el hombre lobo de Siberia".

Nacido el 7 de marzo de 1964 en la ciudad de Norilsk, en Krai de Krasnoyarsk, de la vieja Unión Soviética y actual Rusia, Popkov se interesaba por mujeres ebrias y prostitutas que iban de los 15 a los 40 años, aproximadamente, y las mataba, mutilaba o decapitaba en lugares cercanos a su domicilio, con objetos como cuchillos, hachas, destornilladores y hasta bates de béisbol y tacos de billar.

Llegó a cometer actos de necrofilia con los cadáveres, además de desfigurarlos y dejarlos en poses vergonzosas  grotescas, como una forma más de denigración, para luego enterrarlos. 

Para la oposición rusa, Putin tiene los días contados: "Morirá en octubre"

La primera prisión perpetua la recibió en 2015 tras ser declarado culpable de 22 homicidios, mientras que en 2018 confesó otros 59 crímenes, más allá que la Justicia le probó 56 de ellos, porque en los otros tres no juntaron pruebas suficientes  como para acusarlo.

Mikhail Popkov

Según la fiscalía, este ex policía tenía "una necesidad patológica de matar", porque según señalaba "era culpa de las mujeres que él las matara, ya que decía que no tenían que estar tomando, sino en casa con sus hijos y esposos".

Entre las mujeres asesinadas, hay una de 15 años que se convirtió en la más joven de ellas, pero también tiene en su haber dos amigas de 19 y 20 años, a las que recogió cuando volvían a casa después de un concierto. El detalle que se conoció fue que en este último caso, mientras conducía, Popkov decía que empezaba a sentir asco hacia las chicas por su comportamiento despreocupado y quiso castigarlas

Este homicida decía que asesinando a esas mujeres "limpiaba la ciudad de Angarsk, de inmorales". Después de recogerlas, las "evaluaba" para comprobar si "debían ser asesinadas o no". 

En ese sentido, las invitaba a tomar alguna bebida y si la mujer rechazaba la invitación, la dejaba en el lugar acordado y se marchaba, pero si esta aceptaba esa invitación, la asesinaba, ya que creía que el hecho de que "aceptar beber con alguien desconocido era obsceno e inmoral, así como su comportamiento despreocupado".

Mikhail Popkov

Se cree que asesinó a estas mujeres porque le recordaban a su madre y a su esposa, a quienes odiaba debido a supuestos abusos durante su infancia y a supuesto adulterio, respectivamente, según Popkov. 

El asesino serial ya hacía estragos en la zona y la Policía trataba de hallar al responsable, quien había logrado mantenerse a salvo durante 20 años. Los investigadores encontraron un patrón al ver las huellas de un lada niva 4x4 cerca de las escenas de los crímenes, un vehículo utilizado generalmente por agentes, lo que hizo sospechar a los investigadores el hecho de que un policía estaba involucrado en estos femicidios.

Las dudas se despejaron cuando ​una adolescente de 17 años llamada Svetlana Misyavitchus denunció que había sufrido una violación e intento de asesinato por parte de un agente de policía que se había ofrecido a llevarla a su casa cuando se disponía a volver a ella después de haber pasado la tarde en la casa de un amigo, al verla con frío.

La ‘ruta crítica’ de las mujeres que sufren violencia de género: el 50 % teme hablar por las consecuencias

La joven fue a la comisaría y allí le mostraron una ficha con las fotografías e identificaciones de todos los agentes de policía de Angarsk. De esa manera, la mujer pudo identificar a Popkov, pero su esposa, Elena Popkova, que también trabajaba en la Policía, le proporcionó una falsa coartada aprovechando su puesto en las fuerzas, y las sospechas se diluyeron rápidamente.

Mikhail Popkov

En 2012, finalmente, se tomaron muestras de ADN de más de 3.500 agentes de policía, ex agentes, funcionarios y ex funcionarios que hubieran formado parte de las fuerzas policiales de Angarsk debido a las sospechas mencionadas anteriormente.

Así, eventualmente se pudo relacionar a Popkov de forma irrefutable a través de estas pruebas de ADN y también a través  de las huellas de su vehículo con 22 de los femicidios. 

Luego de las dos cadenas perpetuas recibidas en 2015 y 2017, tras varias confesiones, en 2020, Popkov confesó otros dos asesinatos adicionales ocurridos en la década del ´90, pero los mismos no pudieron ser probados. 

La Justicia sospecha que ese relato es falso y que "el hombre lobo de Siberia" lo hizo para poder descansar un tiempo, ya que había estado diez meses cosiendo uniformes y barbijos para el sector sanitario ruso en plena pandemia por Covid-19 en una colonia penal de trabajos forzados llamada Torbeyevsky Tsentral, en la región de Mordovia.​
ds