Lluvias con tormenta fuertes o moderadas en la región
Temperatura:
20º
Ciudad:
Buenos Aires
martes 11 de diciembre de 2018 | Suscribite
INTERNACIONAL / G20 EN ARGENTINA
sábado 1 diciembre, 2018

El príncipe saudita salió airoso de la primera cumbre tras el asesinato de Jamal Khashoggi

Su viaje a Argentina fue su primera incursión a Occidente desde que Turquía y la CIA lo señalaron como autor intelectual del crimen. Todos se preguntaban ayer en Costa Salguero cuál de los líderes mundiales se animaría a estrechar primero su mano con el heredero al trono.

por Leandro Dario

Seriedad. Llegó bajo críticas. Tuvo un tenso encuentro con Macron. Putin fue la excepción. Foto: afp

De ángel a demonio y de demonio a ángel, en un abrir y cerrar de ojos. La reputación del príncipe saudita Mohammed Bin Salman (MBS), que cayó en desgracia tras el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado saudita de Estambul, se recobró ayer durante la primera jornada del G20.

Su viaje a Argentina fue su primera incursión a Occidente desde que Turquía y la CIA lo señalaron como autor intelectual del crimen. Todos se preguntaban ayer en Costa Salguero cuál de los líderes mundiales se animaría a estrechar primero su mano con el heredero al trono, denunciado ante la Justicia argentina por Human Rights Watch (HRW).

Vladimir Putin, finalmente, fue quien rompió el hielo. Sin sonrojarse, el presidente ruso lo saludó con alegría, chocando las manos varias veces, en lo que pareció un gesto cómplice –tal vez forjado en el último Mundial de fútbol, donde vieron juntos desde el palco el partido entre sus dos países–, segundos antes de sentarse a su lado en el plenario de jefes de Estado.

Trump. En un apartado de la cumbre, el príncipe, de 33 años, conversó con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y con su hija Ivanka, y estrechó las manos de Emmanuel Macron. El mandatario francés le pidió que expertos internacionales participasen en la investigación del asesinato del periodista.

Medios sauditas difundieron un video de Macron, con semblante serio, y Salman, sonriente. El diálogo fue tenso y se escuchó por un micrófono abierto. “No te preocupes”, le dijo el príncipe. “Sí me preocupo. Estoy preocupado. Ya te lo dije”, contestó el presidente galo. Y el heredero al trono agregó, entre risas: “Sí, me dijiste. Muchas gracias”. “Nunca me escuchas”, dijo Macron. “Está bien. Puedo lidiar con eso”, finalizó el diálogo el hombre fuerte de Riad.

Con mayor fortuna de la esperada, el príncipe heredero pasó ayer su primer test en la arena internacional, donde logró evitar el aislamiento de su país en la comunidad internacional. Para eso, contó con tres ases bajo la manga: petróleo, millones de dólares y sólidas alianzas geopolíticas con Estados Unidos y Rusia.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4475

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard