viernes 19 de agosto de 2022

La crisis existencial de Facebook y Mark Zuckerberg

Una investigación de Wired reconstruye cómo las noticias falsas, el uso de la política y la decisión de “neutralidad” afectaron a la red social en los últimos dos años.

15-02-2018 21:35

¿Estamos construyendo el mundo que todos queremos?” dicen las primeras palabras del manifiesto que publicó Mark Zuckerberg, en febrero pasado. De acuerdo a los testimonios relevados por Wired, antes de publicarlo, pasó tres meses reflexionando sobre si “su creación” había generado más daños que beneficios.

La revista estadounidense Wired llevó adelante una investigación de cinco meses en la que dos de sus editores mantuvieron entrevistas con 51 ex y actuales empleados de la red social. Muchos de ellos pidieron reservar sus identidades e incluso pidieron reunirse bajo estrictas normas de confidencialidad.

El artículo pone de manifiesto los antecedentes y conflictos en los que se vió envuelto tanto su creador como la red social en sí, puntualmente durante los últimos dos años, señalando como factor fundamental las noticias falsas y el uso por parte de la política para llegar a los usuarios.

Facebook y la lucha con las noticias. "Facebook se ha convertido en una compañía que domina el mercado de los medios, pero sin querer ser una empresa de medios", se dice en el artículo.

Los ejecutivos de noticias, al día de hoy, reclaman que Facebook y Google capturan un estimativo de 3 de cada 4 anunciantes digitales, lo que deja a la industria de los medios y al resto de las plataformas peleando por los anunciantes restantes. A su vez, indefectiblemente consideran que los algoritmos de la red social incitaron a los medios a generar contenido cada vez más sensible al click: con historias de menor relevancia, pero que sean más leídas.

De esa forma, los medios siguen gastando millones invirtiendo en producir historias de las que luego Facebook se beneficia.

El artículo relata que, según fuentes cercanas a las negociaciones entre Mark Zuckerberg con Rupert Murdoch y Robert Thomson -dueño y Ceo de News Corp respectivamente- los ejecutivos presionan con una campaña contra su plataforma si desde la compañía no ofrecen un mejor trato a las industrias editoriales.

La crisis con las fake news. Desde la red social, argumentan que siempre intentaron “mantener la neutralidad en la red” buscando la democratización de la información, dándole la misma importancia a un artículo de The New York Times, que a la foto de la mascota de un amigo en el timeline, lo que puede generar graves problemas ante la presencia de una noticia falsa. Para evitar “favorecer” un contenido sobre otro decidieron no regularlos, sin embargo, afirman desde Wired, “la neutralidad es una opción en sí misma”, y “es una de las decisiones editoriales más grandes que tomaron”.

Fue así que los problemas con las fake news se volvieron una preocupación para Zuckerberg luego de que Donald Trump ganó la elección en EE. UU. Para el fin de la campaña presidencial, se supo que las noticias falsas que circulaban en la plataforma se difundieron mucho más que las historias reales. A raíz de un estudio que realizó un profesor universitario, se pudo conocer que unas 500 publicaciones creadas por la extrema derecha norteamericana fueron compartidas unas 340 millones de veces.

Aferrado a la idea de “neutralidad en red” Facebook evadió los debates y para su interior afirmaba que “tenía inmunidad para hacerlo, porque era simplemente una compañía de tecnología y una plataforma para todas las ideas por igual” expresa el artículo, que reconstruyó los últimos dos años en base a testimonios de empleados. Incluso Wired cuenta que, dentro de Facebook, todos notaban que Donald Trump estaba haciendo uso de la plataforma de manera “adecuada”, y que eso lo ubicaba como el candidato ganador, mientras que Hillary Clinton tenía un perfil para otra red social.

Poco después de la elección, alarmados por lo sucedido, un equipo de empleados fue destinado a trabajar en un área dedicada exclusivamente a la integridad de las noticias dentro de la red social, y , según testimonios de los entrevistados, esta decisión se tomó debido a que “la desinformación se había vuelto una enfermedad, que estaba imponiéndose en toda la plataforma”.

Sin embargo, y a pesar de eso, el propio Zuckerberg, según relata Wired, luego de la elección expresó: “Creer que las noticias falsas que circularon en Facebook influenciaron en la elección es una idea bastante desacertada, dado que sólo el 5% de las publicaciones son noticias”. Al respecto, y en fuerte crítica a Zuckerberg, el artículo sostiene: “No es fácil reconocer que la máquina que creaste para acercar a las personas está siendo usada para separarlas”.

Pronósticos desalentadores. De acuerdo a un estudio de eMarketer, si bien continuará creciendo en cuanto al número total de personas que utilizan la red social en cifras generales, Facebook está perdiendo a los usuarios jóvenes, que van hacia plataformas como Snapchat. Durante 2018 “dos millones de usuarios con edades comprendidas debajo de los 24 años dejarán de usar la plataforma”, explica el estudio. El número de usuarios de la web alcanzará los 169,5 millones, menos de un 1 % más que en 2017.

En esta Nota