lunes 15 de agosto de 2022
MODO FONTEVECCHIA ACUERDO PARA FRENAR LA CRISIS

Carlos Selva: “Ni Sergio Massa ni nadie podrían darle una nueva impronta al Gobierno sin un consenso político transversal”

El diputado nacional habló sobre la necesidad de un “acuerdo político transversal” con la oposición. “Él sabe que para terminar con las especulaciones y la incertidumbre hay que hacer un acuerdo en el que se resignan ciertas prioridades”, expresó. Mirá la entrevista completa.

25-07-2022 12:10

En diálogo con Modo Fontevecchia (Radio Perfil FM 101.9 y Net TV), el diputado nacional Carlos Selva destacó que es necesario un “acuerdo político que exceda lo partidario”. Asimismo resaltó que ningún dirigente del Frente de Todos ni Sergio Massa podría darle una “nueva impronta” al Gobierno sin un “consenso político transversal”. 

¿Cuál es el futuro del Frente Renovador y Sergio Massa? ¿Lo ve presentándose a presidente, pudiendo ser electo el año próximo?

Sergio es una persona que está preparado, conoce el Estado y tiene una responsabilidad absoluta y una eficiencia en su desempeño en funciones ejecutivas. Lo ha tenido como intendente, presidente del ANSES. Es una persona con idoneidad, responsabilidad y, que en este contexto, la única decisión a tomar es un consenso político que exceda lo partidario, y Massa lo sabe, aunque también esto es un deseo personal.

Ni Sergio ni nadie podrían darle una nueva impronta al Gobierno sin un consenso político transversal y con determinadas políticas públicas que estén acordadas más allá de la responsabilidad directa que asumiera. Sergio siempre ha promovido esto. Más allá de la macroeconomía, también se resuelve definiendo políticas de estado que lleven a un consenso.

Se refiere a que, entre los distintos componentes del Frente de Todos, ¿Massa es la persona que podría construir un acuerdo con la oposición?

No lo digo en función de intereses personales de Sergio. Cuando se habla de un acuerdo transversal político se habla a nivel dirigencial. Cuando Juntos por el Cambio dice que el acuerdo tiene que ser en el Parlamento, es que se están queriendo desentender de la crisis y lo circunscriben sólo a cuestiones parlamentarias.

Pretendemos un compromiso de la dirigencia, el radicalismo y del Pro. Cuando nos distorsionan el objetivo y ponen la discusión, no es por bajarle el precio al parlamento, pero el acuerdo político excede las cuestiones parlamentarias. Sergio tiene diálogo con todo el mundo y eso no significa que pierda identidad.

El factor Massa

Su condición de presidente de la Cámara de Diputados también habilitaría poder convertir un acuerdo que exceda al poder legislativo pero también darle un marco legislativo. Tiene todas las credenciales necesarias...

Si, además no hay que convencerlo de que esto es necesario, Massa sabe que para terminar con las especulaciones y la incertidumbre hay que hacer un acuerdo en el que se resignan ciertas prioridades. Algunas son irrenunciables pero en una mesa de diálogo se pueden concretar objetivos.

En el contexto de crisis y como mensaje a los organismos internacionales, esto también hace falta. Como lo que pasa con la ministra de Economía. Lo que sucede con ella y la implicancia de las decisiones de Claver Carone cuando ya sabemos que ha tenido una identidad definida y una predisposición hacia el gobierno de Mauricio Macri, que no la menoscabo, digo que no hay un acuerdo imparcial.

Hay un directorio que se distorsiona y es porque ven a un gobierno demasiado solo. Esas medidas son las que uno pretende de la oposición, que su rol no es solo de comentarista. El problema no empezó ayer, viene de una catarata de situaciones complejas y requieren que las personas que están frente a un organismo tan importante para el desarrollo de latinoamérica, como es el BID, vean que la política se pone de acuerdo por las cuestiones de fondo, no por la coyuntura del día a día. 

En la columna de Gustavo González en Perfil, se utilizó un término que había utilizado Henry Kissinger que es "insatisfacciones equilibradas". Un buen acuerdo es el que produce suficiente cantidad de insatisfacciones en un bando y en otro, pero equilibradamente para no generar la sensación de que todos pierden. ¿Le parece un concepto plausible para un acuerdo con la oposición?

Estoy de acuerdo. Hay que hablar sin especulaciones. La realidad del país necesita, a nivel dirigencial, objetivos definidos. Después discutiremos la eficiencia en la ejecución y demás. Estamos para discutirlo con profundidad. No puede haber solo comentarios por parte de la oposición que menoscaben la coyuntura en la que estamos.

Depender de un organismo internacional, como le sucede a la Argentina, tiene que ver con que en el único lugar que distorsiona el ciudadano común lo que significa la expresión "estar endeudado" es cuando se habla de deuda externa.

La deuda externa y el FMI han sido vapuleados y manoseados por la dirigencia política y el ciudadano no lo asocia con un problema cotidiano, aunque sabemos que repercute. El país depende de un financiamiento y para lograr tranquilidad había que votar en un contexto en donde las variables de la economía del mundo no estaban temblando. Había recesión por la pandemia pero no estaba la potenciación inflacionaria que se está viviendo en el mundo por la crisis de la guerra

CB PAR