martes 07 de febrero de 2023

La rotación del núcleo interno de la Tierra podría estar cambiando

Luego de algunos estudios, se pudieron ver cambios en el comportamiento de nuestro planeta.

El periodista de ciencia, Pablo Corso, contó en Modo Fontevecchia, por Net TV y Radio Perfil (FM 101.9), lo más destacado del estudio realizado sobre el núcleo interno de la Tierra.

¿Se puede explicar que es lo que descubrieron los científicos chinos sobre el centro de la Tierra?

El núcleo de la Tierra es uno de los lugares más desconocidos y salvajes por así decirlo. 

Una esfera metálica de 1200 km de radio que flota en un océano de líquido fundido y su comportamiento está gobernado por dos fuerzas: la rotación y la propia fuerza de gravedad. Es la interacción entre ellas la que genera impactos en el campo magnético.

Lo que llamó la atención es que la velocidad de rotación del núcleo interno está cambiando de intensidad y de sentido

El autor de esta investigación dijo que 'entre principio de los 70' y el 2009 el núcleo roto hacia el este y más rápido que la corteza de la Tierra. Desde entonces se detuvo y gira hacia el oeste pero más lento que lo que lo hace la superficie'. A nivel planetario las diferencias de movimientos entre el núcleo y la corteza son de 0,1 grados por año que lo que puede hacer es que el día una milésima de segundo más corto o largo que hace medio siglo.

Un cometa verde se verá desde la Tierra por primera vez en 50.000 años

Esto último no tiene un impacto en nuestras vidas cotidianas, pero si puede obligar a ajustar los relojes atómicos que son los más precisos de los que disponemos y a su vez son el patrón para otras formas de medir el tiempo en el planeta

El estudio abre nuevas vías como los efectos en el campo magnético que supone esta diferencia de rotación y ralentización de la rotación del núcleo, podrían impactar sobre el clima según lo que sugieren los propios actores, aunque por el momento es solamente una hipótesis. 

El trabajo sirve para entender mejor el comportamiento de la Tierra, pero deja a claras las limitaciones de la tecnología actual porque casi la única forma de entender cómo funciona el núcleo es a través del rastreo de ondas sísmicas que recorren todo el planeta y esa es una tecnología que podría calificarse de cierta limitación. 

BL JL