jueves 06 de octubre de 2022
MODO FONTEVECCHIA GRAN AVANCE TECNOLÓGICO

Las Toninas, capital americana de internet

El cable de fibra óptica más grande del mundo unirá al pueblo bonaerense con Estados Unidos. Cómo funciona un nodo crucial para la conectividad del continente.

El cable de fibra óptica más grande del mundo llegará hasta Las Toninas. A lo largo de 13.500 kilómetros, proveerá de internet a todo el continente americano desde la ciudad estadounidense de Myrtle Beach. La obra, que estará a cargo de Google, recibió la autorización del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) este lunes.

El tendido transportará datos entre América del Norte y del Sur a una velocidad de 15 terabits por segundo, que brindarán acceso al motor de búsqueda de Google, y servicios como Gmail y YouTube.

Con derivaciones en Punta del Este y Praia Grande (cerca de San Pablo), el proyecto fue bautizado Firmina en honor de Maria Firmina dos Reis (1825-1917), considerada la primera novelista de Brasil y autora de Úrsula, obra que describe la vida de los afrobrasileños bajo la esclavitud. 

Toninas 2.0

Clave para la conectividad en Argentina, en este pueblo bonaerense de 5 mil habitantes están las estaciones de amarre de los cables submarinos por donde pasa casi todo el tráfico de internet con el exterior. Allí operan empresas como Telefónica, la uruguaya Antel y el proveedor mayorista Level 3. 

Google instalará el cable de fibra óptica más largo del mundo que conectará Las Toninas con Estados Unidos

Los cables que se sumergen en el océano constan de un núcleo de fibra óptica del diámetro de un cabello, envueltos sucesivamente en capas o tubos de plástico, acero, cobre y aluminio, protegidos a su vez por una cubierta de goma vulcanizada.

Este armado permite soportar los tirones de las redes de barcos pesqueros o el choque de animales como ballenas. Incluso hay cables preparados para los ataques de tiburones y -ya en la superficie- pájaros y ardillas.

Antes del proceso de instalación, las empresas encargan mapas de la superficie del lecho oceánico que registran montañas, llanuras y otros accidentes geográficos. Las cartas de navegación de los barcos tienen en cuenta estos datos, ya que, en caso de cortar un cable, son los responsables del daño, recuerda Natalia Zuazo, autora del libro Guerras de internet. Desde ahora tendrán un nuevo motivo para estar mucho más atentas.

BL PAR