sábado 13 de agosto de 2022
MODO FONTEVECCHIA INTERNAS DEL FRENTE DE TODOS

Pablo Ibañez: “Alberto no siente acompañamiento y cree que hay un trato injusto por parte de la vicepresidenta y el cristinismo"

El periodista político habló sobre el conflicto en el seno del oficialismo que eleva la tensión al máximo entre el Presidente y CFK. “Alberto siente que fueron excesivamente críticos y agresivos con él”, contó. Mirá la entrevista completa.

22-07-2022 13:01

En diálogo con Modo Fontevecchia (Radio Perfil FM 101.9 y Net TV), el periodista que más conoce la interna del Frente de Todos, Pablo Ibañez, analizó la sensación que atraviesa Alberto Fernández por la tensa relación con Cristina Fernández de Kirchner. En ese sentido, según Ibañez, el Presidente planteó en su reunión junto a otros dirigentes y ministros que no iba a romper la alianza pero que “no se siente acompañado”. 

¿Qué nos podés contar de ese off the record con el Presidente en el que contaste que "con los ojos húmedos" se refería al destrato que sufría por parte de Cristina Fernández de Kirchner? ¿Cómo es el estado emocional de él?

Eso ocurrió en un asado que tuvo el Presidente en la localidad de Pila, en Buenos Aires. Había ido a una actividad con algunos acompañantes, como Katopodis, Tolosa Paz, entre otros 20 dirigentes, intendentes y legisladores. Lo que reconstruyo de ese episodio es que él, primero, se aisló para tuitear que él acompañaba los planteos que había hecho Cristina Fernández de Kirchner sobre la justicia y la Corte.

Luego, tuvo el almuerzo y la sobremesa con este equipo donde hizo una serie de apreciaciones donde hace este planteo de que hay un trato injusto por parte de la vicepresidenta y el cristinismo, que no lo habían acompañado. Si recordarás en una entrevista pasada que me realizaste hablamos que con la renuncia de Máximo Kirchner, para él había sido un quiebre porque había ocurrido después del acuerdo con el FMI. Era un punto que rompió el clima positivo.

Alberto entendió que eso fue premeditado para hacerle daño al Gobierno. Esa sensación que él tiene, y en esa misma charla el menciona que "se dejen de joder con el tema del Fondo porque era lo único que se podía hacer". En cuanto al estado anímico, el Presidente siente que no lo acompañaron y que fueron excesivamente críticos y agresivos a la vez que dice que no va a romper con Cristina. Es una situación ambigua, expresa impotencia. Alberto sostiene una alianza cargada de malestar por el objetivo de que Macri no vuelva a ganar.

Hebe de Bonafini cargó contra Alberto Fernández: 'Estamos cada vez más pobres, y usted, cada vez más mentiroso'

Para reconstruir estas informaciones, en términos cotidianos, nos encontramos frente a alguien que no quiere producir ningún dolor a la sociedad. Es la procrastinación de alguien que empuja hacia adelante porque tiene temor de tomar cualquier medida que signifique producir dolor. Al mismo tiempo su convicción es no renunciar. ¿Te parece una definición cercana a la realidad?

Es exacto. Si hay una objeción, pública y privadamente ha hecho Cristina, es la falta de decisión. Está instalado este planteo desde sectores del cristinismo para que Alberto haga algo, vinculado a la idea de procrastinar. También se mixtura en la objeción de Alberto de falta de acompañamiento, cuando dice que están siendo injustos, allí confluye un pecado original en la convivencia del Frente de Todos en el que no estaban del todo definidos los roles.

Se puede presumir casi sin margen de error que Alberto Fernández sabe quien es Cristina Kirchner y viceversa. Que se hayan encontrado ambos en esta situación de tensión donde las estrategias son distintas. Alberto entendía que el formato para resolver la cuestión de la Justicia no podía ser el mismo del 2012, porque terminó con saldo negativo para el Gobierno y debía ser otro. Había un sentido común, pero Cristina dijo que no se puede hacer nada, allí, ese nudo para tomar decisiones que forman la identidad del Frente de Todos, nunca se resolvió. Ahí se da el proceso de indefinición, de ir pateando la pelota.

La apertura de Modo Fontevecchia: problemas adentro, problemas afuera

Sumo un componente más, y es que la propia vicepresidenta también perdió la determinación. El Presidente podría tener miedo de incumplir mandatos éticos y romper con su socia y producir dolor en sus representados, pero Cristina tampoco sabe qué hacer...

Todos interpretamos que esa es la encerrona de Cristina Kirchner. Cristina construyó un artefacto electoral exitoso pero fracasó en la gestión. No está teniendo los resultados que ella pretendía. No sé si es falta de carácter de la vicepresidenta, esta situación ambigua de que el Presidente no toma las decisiones y ella tendría que hacerlo pero tampoco puede.

Creo que es la fórmula de la famosa gaseosa que se está buscando con esta nueva dinámica en el FDT. Efectivamente, en esta tregua frágil, Alberto Fernández tiene que ponerle la dinámica que le pide Cristina Kirchner a distintas acciones de Gobierno.

Pero ese escenario no parece estar en el menú de opciones ni del presidente y posiblemente de la vicepresidenta, porque eso sería un costo político para ella. Y si este es un escenario crítico en términos económicos y políticos, justamente uno imagina que la solución sería con más decisión política, que puede tenerla la vicepresidenta, pero hay que ver en qué condiciones se constituye y con qué costos en la posibilidad de administrar el gobierno.

CB PAR