sábado 08 de mayo de 2021
OPINIóN Luto milonguero
17-01-2021 11:00

Adiós a Juan Carlos Copes: el bailarín que llevó el tango al escenario

Silvia Rojas*
17-01-2021 11:00

"Yo me quiero morir en un escenario". Ese fue el leiv motiv de su vida: bailar. Así se confesaba en una entrevista que le hice en 2007, cuando era la estrella del desaparecido local Esquina Carlos Gardel, en el barrio del Abasto. Juan Carlos Copes dio su vida al tango y por ende, a la cultura argentina. Luchó por todos los costados por el fidedigno reconocimiento al género de nuestra Ciudad que nos identifica en el resto del mundo. Creó un estilo propio, personal y fue el pionero que profesionalizó un baile popular convirtiéndolo en espectáculo. Duele hablar de él en pasado. Copes fue un "tótem" del 2x4, un referente para las generaciones que lo siguieron. El antológico "Copes Tango Show" fue su marca registrada. Pensaba sus espectáculos, elegía a los bailarines, realizaba las coreografías y seleccionaba la música. "Yo fui el inventor de todo esto y ahora soy el empleado", repetía.

Adiós a Juan Carlos Copes, un gigante del tango.
Copes y María Nieves, en años jóvenes. Marcaron una época en los escenarios.

El bautizado "El bailarín del siglo", oriundo de Mataderos, dio sus primeros pasos de milonguero recorriendo clubes y milongas, hasta que en el baile del Club Atlanta formó pareja con la mítica María Nieves Rego, dando inicio al Estilo Copes-Nieves. Juntos debutaron en la revista porteña del productor Carlos A. Petit, en el teatro El Nacional, en 1955, y a partir de entonces comenzaron una carrera sin igual. Trabajaron en teatros, cabarets, realizaron giras, hicieron televisión e incluso, cine. Es muy recordada su gira con Astor Piazzolla por Puerto Rico, donde le cabe la responsabilidad de comunicarle a Astor la muerte de su padre, Nonino; y también su presentación en la TV norteamericana bailando en The Ed Sullivan Show, en 1962. Siguieron sucesivos contratos de trabajo, en espacios como el legendario Caño 14, o el último concierto que brindó el querido Aníbal Troilo, Simplemente Pichuco, en 1975. En noviembre de 1983, integra el espectáculo "Tango Argentino", de Segovia-Orezzoli que triunfa en París, Italia, Japón y Broadway, y lo invitan a bailar a la Casablanca por el cumpleaños de Ronald Reagan. Con los empresarios tuvo disidencias por el tema de la autoría de las coreografías y no terminó en buenos términos por eso, lamentablemente, no formó parte de la última función de "Tango Argentino", en el Obelisco, en 2011. A pocos metros, Juan Carlos surgía en la vitrina como la gran figura de "Tango Porteño".

Adiós a Juan Carlos Copes, un gigante del tango.
Copes - Nieves, pasos de oro del tango en todo el mundo.

Luego de más de cuarenta años de bailar juntos, de haberse casado en Las Vegas y luego haberse divorciado, Copes finalmente en 1997 decide separarse de María Nieves: "Con Nieves entrábamos al escenario puteando y salíamos y nos seguíamos puteando. Pero en el medio estaba el verdadero Copes-Nieves. ¡Sentíamos el silencio!... Ella es la mejor bailarina de la vida. A Nieves la vi hacer cosas con grandes bailarines que yo no me atrevería hacerlas...", reconocía el maestro, quien comenzaba otra etapa bailando junto a su hija Johana Copes: "Me casé con Myriam Albuernes, con quien tuve a Johana y a Geraldine. Sé que muchos criticaron que baile con mi hija y hasta pensaron en un affaire, pero nosotros demostramos que entre los dos hay un vidrio y lo que mostramos es técnica de cómo se debe bailar un tango", señalaba el bailarín.

A la par, Juan Carlos continuó dando conferencias, actuando en los Festivales de Tango de la Ciudad de Buenos Aires y participando como Maestro invitado de los festivales "Ladys Tango Festival" y "Bailemos Tango", organizados por Johana, su gran continuadora. "Johana ha mamado y heredado una forma de sentir a Buenos Aires, a su país, una forma de sentirse argentina. Y eso es lo que nos falta", afirmaba.

Adiós a Juan Carlos Copes, un gigante del tango.
El maestro saludando con su hija, Johana Copes.

Recibió numerosos reconocimientos y premios, entre ellos, fue nombrado Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires en 2003, miembro de Honor de la Academia Nacional del Tango, recibió el premio María Ruanova de la Unesco y el Estrella de Mar, por su espectáculo "Entre Borges y Piazzolla". Su última participación en cine, además de la película Tango, de Carlos Saura, fue "Un tango más", de Germán Kral, donde definió su vínculo con Nieves: "Yo encontré en ella mi stradivarius". La última vez que bailaron juntos en vivo, frente a una multitud, fue en ocasión del acto de celebración del Bicentenario en el Obelisco, en el año 2010.

En 2017, Juan Carlos denunció que a causa de una mala praxis no podía continuar bailando, le habían perforado el intestino; y tiempo después tuvo que someterse a una compleja operación de columna. Lo superó, pero no pudo "bailar mi último tango", en referencia a realizar una función de despedida. El maestro continuó luego ofreciendo charlas magistrales, seminarios y clases, y fue centro de diferentes homenajes.

Tras tener que adaptarse a un año 2020 de encierro por la cuarentena, finalmente pudo disfrutar, feliz, de la Navidad última, descansando en Costa del Este junto a su mujer, sus hijas y nietas. Esa fue la última gran reunión familiar, casi como una despedida. Luego vino el contagio del covid-19, su recuperación y un Epoc que se agravó y no pudo superar.

Copes fue el tango encarnado. Defendió nuestra cultura en forma incondicional, a ultranza. "Si no conocés a Buenos Aires, no conocés el tango", solía decir. Ha sido una gloria del 2X4 y su legado es incomparable. Con él se va una parte de la historia de Buenos Aires, dejándonos un aporte esencial dentro del arte de la danza del tango.

 

* Periodista, directora de "La Milonga Argentina"