miércoles 27 de mayo de 2020 | Suscribite
OPINIóN / Icono de la industrial petrolera
lunes 18 mayo, 2020

Todo tiempo pasado fue mejor

Cuáles son los desafíos de una empresa como YPF en un país como Argentina

Eduardo Jorge Oreste*

La petrolera argentina, YPF. Foto: CEDOC

Pocas frases deben reflejar con mayor precisión la realidad Argentina y su cultura como aquella de “Todo tiempo pasado fue mejor”.

Quienes pasamos las últimas seis décadas en Argentina pudimos vivir la última etapa de brillo de Argentina en las décadas del 50 y 60, y la posterior degradación estructural, económica y social que sufrió Argentina de la mano de los distintos “procesos” que fuimos recorriendo de la mano de los sucesivos gobiernos que llegaron prometiendo revertir la permanente caída.

Las grandes empresas Argentinas que entre 1890 y 1960 se proyectaban al mundo colocando productos de calidad y a precios en condiciones competitivas con cualquier producto similar de  cualquier país del mundo, hacían que nuestros vecinos de América miraran con preocupación el Imperialismo Argentino.

De las empresas destacadas con que Argentina se proyectaba al mundo Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) era sin duda un modelo a seguir para lograr el objetivo de abastecer de energía a las cada vez más demandantes necesidades energéticas de la industria Argentina.

De las empresas destacadas con que Argentina se proyectaba al mundo Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) era sin duda un modelo a seguir para lograr el objetivo de abastecer de energía a las cada vez más demandantes necesidades energéticas de la industria Argentina

Pasados los años y cuatro generaciones de mi familia como empleados de Y.P.F.entre quienes me incluyo, me demuestran que YPF no ha sido la excepción en la degradación sistemática de lo que supo ser una Nación novel con un futuro que el resto del mundo miraba como un modelo a seguir.

En mi experiencia laboral en YPF desde 1982 al 2005 pude atravesar la Yacimientos Petrolíferas Fiscales, YPF SE (sociedad del estado),Yacimientos Petroliferos Fiscales Sociedad Anónima, YPF SA, y Repsol-YPF SA, todas experiencias enriquecedoras, pero que salvo en el breve periodo de independencia de la gestión de la empresa de la política de turno entre 1990 y 1997, la decadencia estructural de la empresa no se detuvo.

El periodo de siete años donde la empresa experimento un crecimiento y desarrollo propios de una corporación internacional, y que me consta, era objeto de admiración en la industria del petróleo y gas por su transformación,  tienen un factor distintivo que fue su independencia de gobierno de las decisiones políticas y su gestión profesional determinada por ejecutivos de reconocida experiencia y trayectoria, que no solo reunían una gran experiencia en la industria sino que además respondían al gobierno corporativo en línea con un respeto a los resultados más allá de los vaivenes políticos.

En mi opinión toda vez que el gobierno de turno se involucró en la gestión de la empresa el impacto y degradación siguió los lineamientos de degradación de la Argentina en su conjunto

En mi experiencia y opinión toda vez que el gobierno de turno se involucró en la gestión de la empresa el impacto y degradación siguió los lineamientos de degradación de la Argentina en su conjunto, con la importante diferencia, que YPF sigue siendo una empresa privada que cotiza en la bolsa de Nueva York y por lo tanto sometida a las mismas obligaciones que cualquier corporación que se rija por esas reglas. Es por ello que la insolvencia del estado Argentino, no es lo mismo que la insolvencia de YPF, y sus riegos de desaparición los mismos que los de cualquier corporación bajo estas normas de gestión.

La actual administración recientemente designada no solo deberá revertir la situación de crisis económica estructural que atraviesa, sino que también deberá buscar una mayor eficiencia en su administración y gestión, en un escenario en  que los compromisos políticos podrían impedírselo. Sin duda esta nueva gestión deberá lograr formar un equipo sólido con un profundo conocimiento de la industria, las particularidades de la empresa, entender en profundidad el escenario global de la industria, identificar la problemática interna de YPF, sus proveedores, comunidades y personal, así como  la estrategia y caminos adecuados. Nada de esto está en línea con la cintura política para llevarlas adelante. 

La actual administración recientemente designada no solo deberá revertir la situación de crisis económica estructural que atraviesa, sino que también deberá buscar una mayor eficiencia en su administración y gestión

La suerte para Argentina y para YPF en particular está echada. No hay muchas posibilidades que YPF pueda separarse del duro destino que nos espera a todos los argentinos, habida cuenta que ya la degradación del país ha llegado a un punto en que recuperar el lustre de principios del siglo pasado no parece una tarea posible, y de ser posible, no será en un plazo que quienes transitan los 40 años o más podrán ver, por ello no queda otra que pensar que hoy estamos un poco mejor que mañana, y que a las generaciones venideras les tocara luchar para revertir aquello de que “todo tiempo pasado fue mejor”.

*Ingeniero con Especialización en petróleo y Gas y un Master en Administracion de Empresas (MBA) de la Universidad de Texas en Austin. Ingeniero mecánico.

 


Temas

Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5008

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.