domingo 03 de julio de 2022
OPINIóN Elecciones 2021

El peronismo tuvo peores momentos

La última elección provocó un sinfín de especulaciones y la mayoría de los analistas la catalogaron como la peor derrota de la historia del peronismo. Pero no lo considero de tal manera. El partido justicialista ha atravesado numerosas crisis de las que logró sobreponerse. Derrota es otra cosa. 

02-11-2021 07:40

La última elección del 12 de septiembre provocó un sinfín de especulaciones y la mayoría de los analistas la catalogaron como la peor derrota de la historia del peronismo. Pero no lo considero de tal manera. El partido justicialista ha atravesado numerosas crisis de las que logró sobreponerse. Derrota es otra cosa. 

Derrota fue cuando el 16 de septiembre de 1955 derrocaron a Perón y lo querían exterminar de la sociedad con el famoso Decreto Ley 4161 donde se prohibía "la utilización de imágenes, símbolos, signos, expresiones significativas, doctrinas, artículos y obras artísticas, (...) que sean (...) representativas del peronismo", e incluía una lista de vocablos proscritos tales como "peronismo", "peronista", "justicialismo", "justicialista", "tercera posición", y se prohibió la marcha peronista.  

Juan Carlos Torre: "Quizás el peronismo empiece a caminar con sus propios pies y se despoje del blindaje de 15 años de kirchnerismo"

Derrota fue cuando el 9 de junio de 1956 fracasó la revolución del general Valle contra la Fusiladora, y muchos compañeros fueron al paredón de fusilamiento. O cuando el 2 de diciembre de 1964 Perón fue detenido en el Aeropuerto el Galeão en Brasil por orden del gobierno democrático de Illia y no pudo regresar al país. O el 24 de marzo de 1976 cuando miles de peronistas terminaron en los campos de concentración de la dictadura militar. Esas fueron nuestras verdaderas derrotas drásticas y de las que, todavía hoy, no nos hemos recuperado por las grandes pérdidas en nuestro movimiento.

En cambio, el peronismo tuvo varias caídas electorales como la del pasado 12 de septiembre. Por ejemplo, en las elecciones legislativas de 1985 en manos del alfonsinismo. Luego de esa derrota, Alfonsín anunció que era el líder del tercer movimiento histórico y daban por extinguido al peronismo. Dos años después, el peronismo modificó algunos nombres y algunos métodos, y triunfó en todo el país, principalmente en la provincia de Buenos Aires de la mano de Antonio Cafiero. Sin irnos tanto en el tiempo, en 2009 Néstor Kirchner perdió contra Francisco de Narváez y, en aquel momento, daban por concluido el ciclo peronista, otra vez. Sin embargo, dos años después Cristina arrasó en las urnas con el 54% de los votos y se convirtió en la presidenta más votada desde la vuelta a la democracia. Pese a ese gran resultado, a los pocos años, en 2017 ella misma y el peronismo perdieron en casi todo el país, pero en 2019 dio el batacazo y ganó de manera contundente.

El peronismo lucha por sobrevivir

Como decía Antonio Cafiero en un épico discurso de 1997, lo que el justicialismo tiene que hacer para reverdecer sus viejos laureles es volver a los congresos, a la asamblea, a los debates como en la época de la resistencia, donde no teníamos partido oficial, pero sí teníamos un corazón dispuesto al combate. Acordarnos de nuestros grandes dirigentes que en momentos difíciles y peligrosos se quedaron para luchar y no abandonaron, aun cuando sabían que los esperaban los barrotes de la cárcel. Como en el caso del líder gremial Lorenzo Miguel, que antes del 24 de marzo de 1976 le ofrecieron irse del país a cambio de quitar su apoyo a la presidenta constitucional, pero se negó. “Quédense tranquilos, de la derrota se vuelve, prefiero caer como peronista pero no irme”, aseguraba el metalúrgico.

En Juntos por el Cambio piensan que si la oposición triunfa en las elecciones generales de noviembre se puede crear un caos económico, institucional y que el gobierno va a quedar al borde del abismo. Los adversarios del peronismo se equivocan si piensan que, por perder una elección legislativa, el justicialismo va a abandonar el gobierno. Si no nos fuimos cuando nos tiraron cientos de toneladas de bombas en Plaza de Mayo en 1955, no nos van a sacar ahora porque la oposición nos gane una elección de medio término. Los peronistas sabemos que de la derrota se vuelve, pero de lo que no se vuelve es de renunciar a la lucha

 

* Facundo Giampaolo. Miembro del Instituto de formación del Partido Justicialista. Investigador. @facugiampaolo