domingo 01 de agosto de 2021
OPINIóN Pandemia
16-06-2020 11:54

Los ingenieros, actores esenciales antes, durante y después de la pandemia

El martes 16 de Junio, se celebra el día del Ingeniero en Argentina, en conmemoración a la creación de la primera carrera de ingeniería en el país. Este hecho sucedió en 1865, cuando se inició la enseñanza en la Universidad de Buenos Aires.

16-06-2020 11:54

En sus distintas ramas, los ingenieros son fundamentales para el avance y progreso de la economía y la sociedad. Con una capacidad analítica admirable, en todas las industrias son claves, sobre todo aquellos vinculados a la industria del software.

De acuerdo a información brindada por el ITBA – Instituto Tecnológico de Buenos Aires -, se mantiene constante la demanda de carreras del rubro de la ingeniería que combinan conocimientos de la gestión de negocios y la analítica de datos, o bien de la biología y la tecnología, donde se destaca la ingeniería en informática. En lo que respecta a la salida laboral, los ingenieros son cada vez más necesarios en todos los rubros, estos profesionales son muy valorados y disputados entre las empresas del mercado local e internacional.

Sin embargo, cabe destacar que – a modo de ejemplo – por cada 100 abogados, psicólogos o economistas que se reciben en la Universidad Nacional de La Plata cada año, egresan alrededor de 40 ingenieros de acuerdo a la información brindada por la Secretaría de Políticas Universitarias de La Nación. Esta situación está inmersa dentro de una realidad nacional. A diferencia de otras profesiones, la de ingeniero no cuenta con buena publicidad, ya que es común pensar que es una carrera difícil y dura para cualquier joven que egresa del nivel secundario. Los números son claros, en nuestro país se reciben aproximadamente 34 mil sociólogos, abogados y psicólogos al año, mientras que solo se reciben un poco más de 8 mil ingenieros.

Otro objetivo importante son las carreras tecnológicas o IT, que año tras año ganan adeptos. A modo de ejemplo, en sistemas de información que se dicta en la UTN Buenos Aires, la matrícula aumenta de a 200 por año y alcanzó los 2.521 estudiantes en 2019. A pesar de ello, el avance es más lento de lo que necesita la industria tecnológica, una de los pocas que presenta pleno empleo: aún así hay más de 5000 puestos vacantes por año en programación.

Sin lugar a dudas, es muy importante el desafío de captar nuevos profesionales para carreras de ingeniería. Y es deber tanto público como privado derribar mitos respecto a las capacidades necesarias para llevar a cabo y culminar estas carreras. “Definitivamente, no es una carrera solo para hombres”, afirma Javier Minsky, CEO de Virtualmind.

Los ingenieros argentinos frente a las epidemias del siglo XIX

Mejorar el número de estudiantes mujeres egresadas es otro de los desafíos del sistema educativo universitario/terciario. “La presencia y el aporte de las mujeres en la Ingeniería es trascendental para cubrir la demanda de profesionales, fortalecer los equipos de trabajo y potenciar las chances de éxito a la hora de proponer soluciones a las problemáticas tecnológicas de nuestro país. Sin embargo, hoy en Argentina la matrícula de mujeres apenas supera el 20% y, mayormente, se encuentran concentradas en algunas pocas especialidades. Según datos de la Secretaría de Políticas Universitarias (CONFEDI), se recibe una ingeniera cada 10 mil mujeres en Argentina”, comenta Minsky.

“En Virtualmind, trabajamos todos los días para ser parte de este necesario cambio, fomentamos el desarrollo de estas profesiones tan demandadas y necesarias en el mercado local e internacional. Estamos orgullosos del nivel de empleados que tenemos, con diversidad de conocimientos y experiencias. El 80% de nuestros empleados son ingenieros, incluyéndome, y eso hace que entre todos podamos armar un equipo virtuoso que fomenta el intercambio de ideas y en donde todos podemos aportar cosas distintas”, afirma Javier Minsky, CEO de Virtualmind.

La pandemia revaloriza el rol de los ingenieros

La formación y capacitación que obtiene y desarrolla un ingeniero a lo largo de su vida como estudiante y profesional, permite adaptarse a los distintos contextos. El COVID-19 puso nuevamente a los ingenieros en lo más alto, a partir de varios desarrollos de profesionales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) que sirvieron al país para dar respuestas ante la pandemia. Además, cabe destacar que estudiantes y graduados de diferentes carreras de la UTN Buenos Aires están realizando impresiones de mascarillas de protección para médicos que se encuentran haciendo frente a la pandemia del COVID-19.

“Son muchos los ingenieros e ingenieras, estudiantes y profesionales, que están trabajando y aportando su granito de arena para combatir esta pandemia que afecta al mundo. Desde un dispositivo que permite utilizar un respirador para dos pacientes, pasando por implementos de protección para trabajadores de la salud, hasta una app que localiza personas que tuvieron contacto con el coronavirus, son sólo algunos de los desarrollos de ingenieros de la UBA, que una vez más como en otros momentos de la historia, donan su tiempo y conocimiento en pro de la salud de los habitantes del país”, describe Minsky.

Y agrega: “Varias son las facultades del país, públicas y privadas, que están poniendo sus instalaciones y talentos humanos al servicio de combatir el avance del COVID-19. No hay duda de que los ingenieros siempre fuimos, somos y seremos actores esenciales en el desarrollo y crecimiento de cada país, y en momentos complicados como el que está transitando el mundo, nuestro aporte es muy importante para evitar más pérdidas humanas”.

AB/FeL