lunes 20 de septiembre de 2021
OPINIóN Columna de la USAL
18-02-2021 08:59
18-02-2021 08:59

Las necesidades del mundo deportivo ante un nuevo paradigma

Muchos profesionales se ven expuestos a situaciones límites, exponiéndose incluso al cuestionamiento de sus valores llegando en algunos casos incluso al sufrimiento, para lo cual, es necesario tener en cuenta la contención biológica, psíquica e incluso la espiritual.

18-02-2021 08:59

Días pasados, la comunidad del fútbol y la sociedad en general se conmovió  con una triste noticia. Santiago “Morro” García, un jugador de futbol del equipo de Godoy Cruz de Mendoza, había sido encontrado sin vida en su departamento. Poco tiempo después se confirmó que el motivo del deceso fue un suicidio.

Los medios de información pública difundieron muy rápidamente esa información y en algunos casos, reconocidos referentes del periodismo reflexionaron sobre la necesidad de brindarles a los jugadores de fútbol contención psicológica desde sus clubes.

 Debido a ello, resonando aún en la sociedad la muerte de Diego Maradona y percibiendo los diversos desafíos a los cuales se exponen los deportistas de alto rendimiento, incluso más allá del fútbol, me permito reflexionar si es suficiente la contención psicológica que pudiese brindarse desde los clubes o bien las asociaciones a los deportistas.

Trastorno de acumulación: Espacio en orden ¿significa mente en orden?

Nuestra sociedad se caracteriza por la inmediatez, las grandes brechas sociales, económicas y culturales, las nuevas formas de vida más ligadas a la innovación tecnológica e influenciada por los algoritmos de las redes sociales que explotan las vulnerabilidades humanas y generan un exagerado individualismo con mentes adormecidas por el altruismo desde el sofá, donde la conciencia del compromiso por los demás, muchas veces se observa desdibujada, prevaleciendo en el contexto la desconfianza y la confrontación sin fin. Vivimos en tiempos desafiantes.

Lo expuesto demanda de las personas de una gran capacidad de autogestión y resiliencia, sustentada en el desarrollo personal que contenga y empodere la capacidad de todo ser humano de responder con efectividad a los emergentes, a los contextos cambiantes y la presión social. Más aún los deportistas de alto rendimiento que se ven más expuestos aún a esas nuevas realidades sociales, dado que los distintos escenarios a los que se enfrentan son altamente desafiantes.

Muchos de los ídolos, pasan de no tener nada a la gloria, de la aprobación multitudinaria a la crítica despiadada, de vivir en la intimidad familiar a un alto grado de exposición social, con opiniones muchas veces bienintencionadas y otras no tanto. 

Encuesta: miedo y depresión, los sentimientos que más aumentaron en la cuarentena

Debido a ello y más allá de la psicología, los ámbitos del deporte deberán adoptar en estos tiempos innovadores, un mayor profesionalismo para el cuidado y el acompañamiento del desarrollo personal de los deportistas, sustentado en primer término en la toma de conciencia dirigencial, dejando de lado los reduccionismos facilistas con relación al nivel de exposición frente a los desafíos, para contenerlos y especialmente para brindarles el necesario soporte del ser humano con la necesaria participación de múltiples profesionales, optimizando el cuidado y la guía de toda persona en base a la interdisciplinariedad, nutriéndose mediante una combinación de enfoques de diversas ciencias, con el objeto de despertar nuevas posibilidades en las personas que permitan resolver, desplazar y sinergizar los límites de un campo del saber y aglutinar desde la diversidad de miradas, nuevas posibilidades desde la integración productiva del conocimiento científico.

Es necesario comprender que muchos profesionales se ven expuestos a situaciones límites, exponiéndose incluso al cuestionamiento de sus valores llegando en algunos casos incluso al sufrimiento, para lo cual, es necesario tener en cuenta la contención biológica, psíquica e incluso la espiritual. Desde la medicina, la neuropsiquiatría, la nutrición, la comprensión del lenguaje factual, intencional y no verbal, las neurociencias y la autogestión emocional, muy especialmente al tener en cuenta  que los deportistas de alto rendimiento suelen tener una elevación de cortisol, que podría detener la neurogénesis en el Hipocampo y ese daño estructural y funcional del Hipocampo podría llevar a cuadros de depresión profunda.

Se deberá poner además especial énfasis, en el desarrollo de las motivaciones profundas del ser humano, que trascienden los éxitos y los fracasos, tanto como el sentido de los valores últimos que movilizan al hombre más allá de las circunstancias cambiantes, como ejemplo de valores vinculados a los deportistas y basta mencionar como un simple ejemplo, a nuestro Juan M. Fangio, a Guillermo Vilas o Roberto de Vicenzo.

Virus mentales: cuando la cabeza nos traiciona

Días pasados trascendió que Lionel Messi fue aconsejado en algunas oportunidades por su esposa, para que concurriese a un psicólogo y a pesar de esa recomendación brindada desde la cercanía familiar, manifestó que nunca pudo enfrentarse a ese desafío. Así como un importante número de organizaciones posee “Gerencias de la Felicidad” para contener y acompañar a los trabajadores en los éxitos y en los momentos de dificultad, tal vez sea el tiempo que más allá de considerar la vigencia y la necesidad de la psicología en el ámbito del deporte, la interdisciplinariedad sea en los tiempos por venir la gran plataforma para el desarrollo de todos aquellos que se exponen a los desafíos físicos y existenciales. 


 

* Dr. Jorge Cámpora. Director Maestría en Coaching y Cambio Organizacional | USAL. Especialización en Liderazgo y Desarrollo Personal | USAL.