domingo 05 de febrero de 2023
OPINIóN Política

CGT-A, ese peligroso juego de las unidades "tácticas"

Los trabajadores argentinos sólo tienen un camino, ser representados por dirigentes que se unifican en el discurso de un candidato presidencial.

04-10-2019 15:08

No es novedad que la CTA hace muchos años dejó de ser la CTA. No es novedad, tampoco, que sus principales dirigentes adhirieron de manera casi incondicional a las posiciones políticas del kirchnerismo. Y es menos novedoso al fin, obra y gracia de las políticas destructivas del gobierno de Mauricio Macri, que terminaran confluyendo con la CGT en el camino del reclamo y algunas reivindicaciones.

Lo que no se advertía era que terminaran siendo lo mismo. Que se unificaran -tal como se anunció ayer- y que se convirtieran en un exclusivo brazo de trabajadores al servicio del candidato del Frente de Todos, incluyendo en esa representación a todos los trabajadores. Incluso a los que no votaron, ni votarán a la Fórmula F-F.

Y no se trata de discutir sobre candidatos. Sino de advertir que desde siempre, la dirigencia gremial de la CGT confundió todo. O no. Para mejor decir: siempre entendió que la representación de los trabajadores, la defensa de sus derechos y el ejercicio de las medidas que se toman, deben estar vinculadas incondicionalmente a la cuestión partidaria. Se conciben como parte de un partido, no como una organización independiente y plural desde lo ideológico, ni con representaciones de las minorías que no comparten esa idea.

En un plenario con Alberto, la CTA de Yasky aprueba unirse con la CGT

Para eso había nacido la CTA. Para proponer un gremialismo distinto. Para promover una Central que no respondiera con ceguera a los dictados partidarios. Y a los humores de los líderes de turno.

La CTA fue la resistencia a la burocracia sindical. A los gordos que pactaron con los militares. A los dirigentes que se enriquecen a costa de los trabajadores. Era el otro espejo. El otro camino que se erguía, como ejemplo de construcciones más horizontales, más democráticas y sí, suene como suene, menos PJ.

Nadie pone en duda las mayorías peronistas entre los trabajadores. Pero antes de esta unidad, al menos desde la CTA, había quienes respetaban a las minorías. Quienes proponían un modelo sindical transparente y alejado de los prototípicos patrones de estancia que tan bien conocemos: dueños de mansiones lujosas, studs, aviones privados, multimillonarios sin explicación, pactantes de las peores infamias que sufrieron los trabajadores argentinos en los últimos 50 años. Vinculados con barras bravas, con crímenes que nunca se aclaran, con organizaciones delictivas. Socios de Empresas monopólicas que pisotean a los trabajadores.

Hugo Moyano le pidió a Alberto Fernández que colabore con la unificación de la CGT

En fin. Todos sabemos de quienes hablamos cuando hablamos de los viejos dirigentes sindicales, y todo lo que representan. Hasta ayer, la CTA lo tenía en cuenta.

Desde ayer, los trabajadores argentinos sólo tienen un camino: ser representados por dirigentes que se unifican en el discurso de un candidato presidencial. Del discurso de un hijo de ex presidentes. De un grupo de dirigentes políticos que no han sido, precisamente, el ejemplo de la pluralidad al momento de ejercer el poder.

Ya sé. Dirán que se trata de un asunto «táctico» para sacar del poder a Macri. Y si, lo repiten muchos, como acepando que se trata de batracios que hay que tragar para evitar males mayores. Y no es cierto. No es necesario hacerlo. Se puede coincidir en algunos puntos. Se pueden unir en algunas reivindicaciones concretas. Y lógico, se pueden encontrar, todos los trabajadores, en la representación ocasional de las ideas de un candidato. Pero la unidad es otra cosa. La unidad es aceptarse en el otro. Aceptar al otro sin preguntar antecedentes, es sentenciar indultos y reconocerse en ese espejo que tanto espanto les causaba.

La táctica tiene límites. Es apenas una parte de una estrategia. Cuando lo casual se vuelve definitivo, hay un riesgo grande: convertirse en lo mismo. Y que desaparezcan voces. Que el sonido sea omnímodo y que las minorías, las disidencias y los propios derechos, se vuelvan asuntos de unos poquitos. Mezclados en una mesa. Sin distinguir quien es quien, entre trabajadores y patrones. La unidad no es una mala noticia. El problema es con quién.