lunes 27 de septiembre de 2021
OPINIóN Columna de la USAL
29-04-2020 09:41
29-04-2020 09:41

Asia Pacífico rompe el chanchito

Más allá de los detalles de cómo se implementa cada política y el efecto en las economías, vale destacar que han sido previsores y tienen ahorrado mucho dinero.

29-04-2020 09:41

El CoViD-19 nació en China y desde allí se expandió, primero en la región, luego globalmente. Los países asiáticos fueron los primeros en sufrir las consecuencias del virus y en tomar medidas para evitar su contagio masivo. El 17 de marzo por primera vez los casos fuera de Asia Pacífico e India sobrepasaron a los de esa región, que está viendo un número moderado de incremento de casos. La mayoría de los países asiáticos han sido efectivos en "aplanar la curva" y continúan con fuertes restricciones al movimiento de personas, lo que está teniendo un fuerte impacto en la economía. Actualmente, los gobiernos están abocados a medir el impacto económico de la pandemia y diseñar medidas para morigerar el impacto en sus empresas y ciudadanos. 

La economía china se redujo un 6,5% en el primer trimestre de este año, en tanto las restricciones allí abarcaron a prácticamente todo el período. Singapur cayó 2,2%, en Japón se estima en 4%. En los otros países asiáticos el impacto es menor, en tanto empezaron en su mayoría recién desde fin de febrero a imponer restricciones, con lo que la primera parte del trimestre tuvieron una actividad "normal". En Corea, Indonesia, Malasia y Filipinas la economía habría crecido en el primer trimestre, aunque presentan fuertes desaceleraciones y se esperan caídas o tasas de crecimiento de PBI muy bajas durante el año.

Coronavirus: comienzan los testeos rápidos en Retiro

Todavía hay un largo camino por recorrer antes de la vuelta a una modificada "normalidad". Varios países han extendido la cuarentena, las medidas de distanciamiento social se mantienen y la movilidad internacional está en su mínima expresión, afectando especialmente a países en los cuales el turismo representa una importante parte de sus ingresos. La crisis ha quebrado algunas cadenas globales de producción y ha puesto una fuerte presión compañías productoras de insumos y ensambladoras, que han reducido o parado su actividad.

 

 

Ante este panorama desolador, los gobiernos han diseñado una variedad de políticas que incluyen paquetes fiscales y de ayuda a empresas y individuos. En Malasia, por ejemplo, el paquete de estímulo es de unos 65 mil millones de dólares, incluyendo subsidios a los salarios, diferimiento del pago de alquileres y créditos, y la inyección de 8.000 millones, lo que totalizará un 18% de su PBI. En Corea, la ayuda a las PyMES es de 40.000 millones de dólares, y cada familia de bajos ingresos (aproximadamente un cuarto de la población) recibirá unos 800 USD. Japón anunció una ayuda de 1 billón de dólares (dos veces el PBI argentino), con asistencias especiales a quienes ven una fuerte reducción en sus ingresos y a las empresas que se quieren reinstalar en el país, y con la entrega de 900 dólares a cada habitante del país. En Singapur, el paquete alcanza los 40.000 millones, incluyendo subsidios al pago de salarios y un cheque de 400 dólares para cada adulto. En Indonesia, el paquete de estímulos es de unos 25 mil millones, e incluye el recorte de impuestos corporativos.

Coronavirus: cuándo se le hablará a la curva de la economía

Más allá de los detalles de cómo se implementa cada política y el efecto que esto puede traer en las economías, vale destacar una razón fundamental por la cual pueden aplicar estos paquetes: porque tienen ahorrado mucho dinero. Los países de Asia Pacífico e India tienen reservas internacionales por más de 6 billones de dólares, varias veces la cantidad que poseen Europa y Norteamérica y más de 10 PBI de Argentina (y 150 veces nuestras reservas internacionales). Han tenido durante la última década un crecimiento económico muy alto, y han sido lo suficientemente sabias como para ahorrar, tanto para darle una mayor fortaleza a su posición crediticia como para poder usar en caso que "algo suceda".

Un impuesto para atender la emergencia

La economía es cíclica, y es una virtud ser previsor. Ya en el primer libro de la Biblia se plantea que a 7 años de abundancia le siguen 7 años de escasez, y que el sabio ahorra durante los buenos tiempos para usar en los malos. Los malos tiempos han llegado, y es muy probable que, en base a lo ahorrado durante los buenos años, Asia Pacífico salga fortalecido.

 

* Economista. Investigador Inst. de Investigaciones Economicas USAL.