OPINIóN
opinión

¿Sobrevivirá Ucrania?

La guerra de agresión de Rusia contra Ucrania está a punto de entrar en su tercer año. Hay mucho para destacar, pero también hay motivos para preocuparse. En definitiva, es hora de hacer balance.

2023_02_11_ucrania_cedoc_g
Bandera. El futuro de Ucrania depende mucho de las elecciones de EE.UU. | cedoc

Lo que Ucrania y sus patrocinadores occidentales han logrado tras la invasión rusa de febrero de 2022 es extraordinario. Rusia, una potencia con armas nucleares, con tres veces y media la población de Ucrania, diez veces el PIB y un ejército con muchas veces más personal y equipo, se ha enfrentado a algo cercano al empate. Ucrania controla aproximadamente el 80% de su territorio, como lo hacía hace dos años.

El presidente ruso, Vladimir Putin, obviamente calculó que su guerra de conquista se parecería a su anterior invasión a Ucrania, en 2014, cuando las fuerzas rusas irrumpieron y rápidamente se apoderaron de Crimea y gran parte de la región oriental de Donbás. Consideraba que Ucrania, Europa y Estados Unidos eran débiles y divididos. También creyó a sus generales cuando prometieron que el ejército ruso era fuerte y aplastaría cualquier resistencia que Ucrania pudiera reunir.

Se ha demostrado que todas estas suposiciones eran erróneas. Pero de todos modos hay motivos para preocuparse.

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

La muy esperada contraofensiva de Ucrania, diseñada para liberar territorio y lograr una victoria en el campo de batalla, o al menos un impulso que preparara el escenario para una diplomacia prometedora, fue en gran medida rechazada. Rusia ha aprendido a vivir con las sanciones económicas occidentales y ha desviado en gran medida exportaciones de energía vitales a China e India.

Las sanciones militares occidentales también han sido evadidas: Rusia ha seguido vendiendo armas a la India y otros países y comprándolas a Corea del Norte e Irán. También ha podido comprar tecnología y productos aparentemente civiles que pueden reutilizarse para uso militar. Ha ampliado su base industrial de defensa y ahora tiene una ventaja considerable sobre Ucrania en la cantidad de artillería y municiones que puede llevar al campo de batalla.

Rusia muestra pocos signos de agotamiento. A pesar del extraordinario costo humano de la guerra, estimado en más de 300 mil soldados rusos muertos o heridos, el control de Putin de los medios y la narrativa pública le permitió al Kremlin minimizar la disidencia y persuadir a muchos rusos de que su país es la víctima y no un agresor.

Mientras tanto, Ucrania muestra signos de división política. El presidente Volodimir Zelenski acaba de despedir a su principal general. Más importante aún, Ucrania está luchando en desventaja en el campo de batalla, en gran parte debido a que los republicanos en el Congreso de Estados Unidos bloquearon un paquete de asistencia militar de 60 mil millones de dólares. La oposición republicana parece reflejar una mezcla de resurgimiento del aislacionismo, simpatía por el autoritarismo de Putin y un deseo partidista de no darle al presidente Joe Biden una victoria política antes de las elecciones presidenciales de noviembre.

Idealmente, Biden podrá convencer a suficientes republicanos para que trabajen con él y sus compañeros demócratas para aprobar un nuevo tramo de asistencia, lo cual redunda en interés estratégico de Estados Unidos. Pero no se puede contar con este resultado, a pesar de la creciente evidencia de que Ucrania se está quedando sin armas y municiones y, como resultado, experimenta crecientes dificultades para hacer frente a la presión militar rusa.

Esto plantea la pregunta: ¿cómo podrían Ucrania y sus amigos en Europa y otros lugares llenar al menos parte del vacío dejado por unos Estados Unidos que ya no están preparados para ofrecer niveles significativos de asistencia?

Europa ya ha acordado proporcionar a Ucrania más de 50 mil millones de dólares en nueva ayuda económica. Junto con otros aliados (como Corea del Sur y posiblemente Japón), se necesita un plan coordinado para proporcionar a Ucrania armas y municiones para que pueda defenderse mejor y atacar importantes objetivos militares rusos. Al mismo tiempo, los amigos de Ucrania deben ayudarla a reconstituir y ampliar su industria armamentista, de modo que se vuelva menos dependiente de la capacidad y voluntad de otros para proporcionar los recursos que requiere el esfuerzo bélico.

Además, Ucrania puede reducir sus necesidades de recursos y salvar vidas adoptando una estrategia militar en gran medida defensiva. Proteger y preservar el 80% del país que ahora controla es factible y esencial. Ucrania no renunciaría a nada al adoptar tal postura, dado que la liberación militar de Crimea, Donbás y otras áreas ocupadas por Rusia no está en el papel, al menos en el corto plazo. Y puede seguir buscando la restitución territorial total en la mesa de negociaciones siempre y cuando comiencen conversaciones serias.

Si el suministro de armas determinará cómo le irá a Ucrania este año, las elecciones presidenciales y del Congreso de Estados Unidos en noviembre contribuirán en gran medida a determinar cómo le irá en 2025 y más allá. Si Biden es reelegido, y el Senado de Estados Unidos pasa al control republicano, como muchos esperan, pero los demócratas recuperan la Cámara de Representantes, entonces se preparará el escenario para una renovada ayuda económica y militar de Estados Unidos y posiblemente un vínculo entre Ucrania y la OTAN. Esto desengañaría a Putin de la opinión de que el tiempo está de su lado y aumentaría a su vez las probabilidades de que la diplomacia pase a primer plano.

Sin embargo, si el expresidente Donald Trump gana y los republicanos mantienen el control de la Cámara de Representantes, Ucrania enfrentará un futuro mucho más difícil. La carga de la seguridad de Kiev recaería aún más sobre sí misma y sus amigos en Europa y Asia. Si demuestran estar dispuestos y ser capaces de llenar gran parte del vacío dejado por una retirada del apoyo estadounidense, uno podría imaginar un estancamiento prolongado en el campo de batalla seguido de una diplomacia constructiva. De lo contrario, Putin probablemente aprovecharía su ventaja en el campo de batalla y acudiría a la mesa de negociaciones solo para imponer el resultado que ha buscado desde el principio.

La diferencia entre estos dos futuros es marcada. Lo que está en juego para Ucrania, para Europa y para el mundo es enorme. El presidente chino, Xi Jinping, con sus propios planes para Taiwán, observa con gran interés cómo se desarrolla esto. También lo hace Irán. Si Estados Unidos se muestra poco dispuesto a cumplir con sus obligaciones y defender la norma del derecho internacional de que el territorio no puede ser adquirido por la fuerza, nos enfrentamos a un futuro mucho más violento y peligroso que el pasado.

*Presidente emérito del Consejo de Relaciones Exteriores y consejero principal de Centerview Partners. Exdirector de Planificación de Políticas del Departamento de Estado de EE.UU. (2001-03). Copyright Proyect-Syndicate.