miércoles 07 de diciembre de 2022
POLICIA operaba en villa lugano y lo agarraron en perú

Cayó ‘Dumbo’, el narco que estaba prófugo y tenía una tumba con su nombre para despistar

Raúl Maylli Rivera (41) fue apresado en Perú, su tierra natal. Lo conocen como “Dumbo” y está acusado de liderar una banda de narcomenudeo que operaba en el Barrio Padre Mugica, en Villa Lugano. Salió del anonimato en mayo del año pasado, luego de una serie de enfrentamientos violentos, denunciados por los vecinos. Estuvo 17 meses viviendo en la clandestinidad y con el cartel del “narco más buscado” del país por el que se ofrecía una recompensa de 5 millones de pesos por datos sobre su paradero. Uno de sus laderos que viajó a Lima fue la clave para encontrarlo.

29-10-2022 00:59

“Dumbo” no estaba en Buenos Aires. Hacía más de un año que sobre Raúl Maylli Rivera (41) pesaba una orden de captura nacional e internacional ya que estaba acusado de ser el líder de una banda narco que operaba en el Barrio Padre Mugica, en la Ciudad de Buenos Aires. En la tarde de ayer lo atraparon a miles de kilómetros de Argentina: estaba en Perú. No había cambiado su fisonomía para no ser reconocido, pero sí habían instalado una tumba con su nombre para simular su muerte y despistar a los investigadores. No lo logró. La clave para llegar a él fue el seguimiento a uno de sus laderos. 

Maylli Rivera es peruano, tiene 41 años y era buscado desde el 20 de mayo de 2021. El Ministerio de Seguridad de la Nación había ofrecido una recompensa de 5 millones de pesos para poder localizarlo. Pero finalmente fue atrapado en su tierra natal. Así el narco más buscado del país fue esposado por personal de la Policía Federal Argentina (PFA) y su par peruana en Parque San Silvestre, del distrito San Juan de Lurigancho, en Lima.

Para llegar a él fue clave el “seguimiento de personas de su confianza” que viajaron de Argentina a Uruguay y luego llegaron a Perú, informaron fuentes policiales. 

Esa persona fue identificada como “El Oso” y durante su recorrido fue acompañado, sin saberlo, por efectivos que se camuflaron en el avión de Ezeiza a Lima, detalló Télam. 

Cuando llegaron al destino final confirmaron que “El Oso” se iba a reunir con “Dumbo”, que llevaba 17 meses prófugo, en un restaurante. Lo esperaron y cuando el “narco más buscado” salió a la calle, fue detenido. 

En este procedimiento intervinieron el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº 11, a cargo de Julián Daniel Ercolini y en la República del Perú la Fiscalía Antidrogas Nº 1 del Callao, a cargo de Ronald Luis Achahui Córdova.

 

Tras los pasos. Durante todos estos meses se habían realizado múltiples allanamientos en varias zonas, pero principalmente en el Barrio Padre Mugica de Villa Lugano, y así fueron cayendo distintos miembros de esta organización. Pero el “pez gordo” lograba escurrirse y continuar en la clandestinidad. 

Hasta los miembros de la banda habían plantado una información crucial para de-sorientar a los investigadores. Decían que “Dumbo” había muerto. Se presentó un acta de defunción y hasta “hay una tumba con el nombre de Maylli Rivera en el Cementerio San José de Flores”, en la Ciudad de Buenos Aires, informaron fuentes policiales. Pero “Dumbo” gozaba de buena salud.

Los últimos meses fueron claves, para lograr localizarlo. “Los efectivos federales establecieron que distintas personas continuaban las actividades de comercialización al menudeo de drogas en el Barrio Múgica, que eran lideradas desde la clandestinidad por el buscado”, informaron las fuentes. 

Al mismo tiempo, había un grupo que se quiso “independizar” en la venta de estupefacientes, mientras que otros “seguían siendo fieles” a “Dumbo”. Esto generó “violentos conflictos” entre ambas facciones. En ese contexto, los investigadores tenían la información que uno de ellos tenía la intención de tirar una granada contra un edificio del barrio. Se trataba de Nicolás Silva Ames, alias “Tío Ricky”. Lo que derivó en la detención de esta persona y su pareja, la sobrina de “Dumbo”. 

Luego de esta serie de detenciones ocurridas esta semana, los investigadores obtuvieron el dato de que “El Oso” iba a viajar a Perú. Así los condujo hasta el objetivo. 

Perfil. El nombre de “Dumbo” salió a la luz a mediados de mayo del 2021, cuando se registraron balaceras protagonizadas por bandas dedicadas al narcomenudeo en el Barrio Padre Mugica, lo que derivó en un reclamo de seguridad por parte de los vecinos y múltiples procedimientos policiales en los que se logró desbaratar parte de la organización delictiva.

Así fue como el juez federal Ercolini ordenó su captura al considerarlo “jefe de una organización destinada principalmente a la distribución y comercialización de sustancias estupefacientes, con dominio territorial en un sector del Barrio Padre Mugica en el sector central del contiguo asentamiento Bermejo del barrio de Villa Lugano y en la villa 1-11-14”.

Desde que su nombre rompió con la barrera del anonimato, varios de sus laderos terminaron tras las rejas. La primera gran redada policial contra la banda dejó en evidencia la cobertura con la que cuenta: cuando la jueza porteña Natalia Ohman dio la orden de allanar 44 domicilios, en mayo del año pasado, los principales objetivos ya habían sido vaciados. “Dumbo” y su gente se adelantaron y lograron escapar.  

Un mes después unos quinientos efectivos de la PFA regresaron al Barrio Padre Mugica. En este caso, los procedimientos fueron dispuestos por el juez Ercolini. 

El magistrado ordenó 39 allanamientos, muchos de ellos en la denominada Platea 11 y en el sector cuatro del lindero Barrio Bermejo. Buscaban a 17 personas, pero apenas fueron detenidos seis presuntos miembros de la organización, aunque el hombre más buscado logró escapar sin mayores dificultades

Maylli Rivera desapareció del mapa, aunque sus hombres más cercanos comenzaron a caer. El 26 de mayo del año pasado fue apresado Arturo Andia Ormeño (32), alias “Sonrisas”, su mano derecha. Lo arrestaron en una vivienda de la Avenida Perito Moreno al 300, en la villa 1-11-14, y desde entonces permanece detenido. 

Cuatro meses después fue apresado Julio Antonio Dávila Ríos, conocido bajo el apodo de “Gorgori”. Según las fuentes, Dávila era otro de los principales laderos de “Dumbo” y al momento de su detención era quien ocupaba “la jerarquía más elevada del grupo criminal”.

Ahora cayó el líder.

 

Un trabajo silencioso

El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, destacó ayer en una conferencia de prensa el trabajo “silencioso” realizado por la Policía Federal (PFA) en la detención del líder narco Raúl Martín Maylli Rivera, conocido como “Dumbo”, en Lima, Perú. Además, resaltó la importancia del trabajo colaborativo con fuerzas policiales de otros países.

“Es muy difícil tanto tiempo tener la boca cerrada, no es natural, no tiene que ver con la condición humana. Todos pareciera que tuviéramos esa profunda inclinación a contar cuando se está trabajando algo tan delicado. Rescato el profesionalismo de nuestra gente de la Superintendencia de Drogas Peligrosas. Han hecho un esfuerzo sobrehumano, con un trabajo silencioso, calladito, la boca cerrada y caminando”, expresó el titular de la cartera de Seguridad ante los medios de prensa.

En esta Nota