miércoles 28 de septiembre de 2022
POLICIA incautaron 1.600 kilos en un galpón del barrio empalme granaderos

Narcos colombianos y cerealeros están en la mira por el secuestro récord de cocaína en Rosario

La droga estaba oculta a tres kilómetros del puerto local y tenía como destino final la ciudad de Dubai, en los Emiratos Árabes Unidos. En la investigación, que comenzó hace más de un año a partir de la información de un testigo reservado, detectaron nexos entre narcos locales, colombianos y de otras nacionalidades. El presunto cerebro de la organización es uno de los doce sospechosos que fueron detenidos en las últimas horas. Un jefe policial reveló que no descartan la participación de personas relacionadas con el negocio cerealero.

27-08-2022 01:37

La investigación comenzó hace un año y dos meses con la información confidencial que aportó un testigo secreto sobre la ruta de la droga en la Hidrovía del Paraná. En el medio hubo mucho trabajo de inteligencia, operativos encubiertos, allanamientos, secuestro de droga y varias detenciones hasta que finalmente pudieron llegar al corazón de la organización criminal transnacional y secuestrar uno de los cargamentos de cocaína más grandes de la historia Argentina (ver aparte) y récord en la ciudad de Rosario. 

José Damián Sofía, alias “Tano”, resultó una pieza clave en la investigación que comanda el juez federal Adrián González Charvay, porque sirvió para conectar a las células locales de la banda con las internacionales.

Sofía -para los detectives- sería el cerebro del negocio en el país y el principal nexo con los narcos colombianos que presuntamente conseguían la droga y luego triangulaban a Europa y los Emiratos Árabes Unidos. En el caso de los 1.658  kilos de cocaína hallados en las últimas horas en un galpón de la ciudad de Rosario, el destino final era la ciudad de Dubai. 

La droga en cuestión -fraccionada en 1.535 panes con el sello de Louis Vuitton  y cuyo valor fue estimado en 60 millones de dólares- estaba oculta en 19 bolsones de 1.250 kilos de alimento balanceado. En el mes de julio pasado los investigadores obtuvieron el dato que un cargamento importante estaba oculto en la zona para luego ser enviado a Europa desde el puerto de Rosario. 

Siguiendo esa pista, los detectives ubicaron el lugar donde enfriaban la droga y coordinaron una serie de medidas previas para procurar la captura de los principales responsables. 

Según fuentes del caso, el juez González Charvay dio precisas directivas a la División General de Operaciones Antidrogas Hidrovías del Paraná y a la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal Argentina (PFA) para realizar un megaoperativo en las provincias de Santa Fe, Santiago del Estero, Córdoba y Entre Ríos, y en la Ciudad de Buenos Aires. También contó con la colaboración de la DEA estadounidense. 

Más de 200 agentes de distintas fuerzas y delegaciones intervinieron en los treinta allanamientos que se efectuaron de manera simultánea apenas secuestraron el cargamento de droga. 

Según las fuentes, al menos doce sospechosos -entre ellos el Tano, el supuesto cerebro de la organización- terminaron detenidos. Además de la droga, incautaron 1.474.484 pesos, 77.415 dólares, 1.600 euros, 1.268 reales y 6.000 guaraníes, armas de fuego, municiones y 16 autos. 

De acuerdo a las fuentes, la organización tenía como principal objetivo el envío de cocaína hacia el continente europeo, aunque se sospecha que parte de los cargamentos que llegaban por la Hidrovía del Paraná también terminaban en el mercado rosarino.   

La banda no solo estaría compuesta por argentinos y colombianos sino que también habría hombres de otras nacionalidades, entre ellos dos sujetos de Europa del Este. 

En la primera etapa de la causa fueron demorados ocho presuntos miembros, y secuestraron más de 170 kilos de cocaína y 300 mil dólares en efectivo. Siete de ellos fueron procesados con prisión preventiva y sus bienes embargados por 70 millones de pesos. 

El nombre de Sofía, alias “El Tano”, fue incorporado a la causa en marzo pasado. A mediados del mes de julio, la Procuraduría contra el Narcotráfico (Procunar), a cargo de Diego Iglesias, detectó que una organización de narcos colombianos arribaría al país a contactar personas vinculadas con la investigación. 

“Se pudo corroborar que estos hicieron contactos con personas argentinas, los cuales estaban estrechamente vinculados con Sofía y que cada uno de ellos, conformaban una parte esencial para llevar a cabo el transporte ilegal de estupefacientes al continente europeo”, indicó uno de los voceros judiciales. 

Un lugar estratégico. La zona donde fue hallada la droga no es casual. Según reveló el comisario mayor Mariano Giuffra, a cargo de la Superintendencia de Drogas de la PFA, el galpón donde estaban los 1600 kilos de cocaína queda a treinta cuadras del puerto. 

El presunto cerebro de la banda transnacional sería un hombre apodado "El Tano"

Para el jefe policial la droga “iba a ser sacada del país en contenedores con cargamento de granos desde el puerto de Rosario a principios de septiembre”.

Los voceros apuntaron que todo indica que la empresa exportadora -creada aproximadamente hace un año- fue conformada con fines de narcotráfico y revelaron que meses atrás la misma hizo una operación del mismo alimento balanceado pero sin drogas con el propósito de darle una entidad de legalidad a su operatoria.

“Hay sospechas firmes de que también los cerealeros que fabrican el producto participaban de la maniobra narcocriminal”, señaló una de las fuentes. 

Debido a que se trata de una operación de narcotráfico internacional, que involucra también a proveedores colombianos y compradores europeos, en la investigación intervienen fuerzas antidrogas de esos países y la DEA estadounidense.

 

Entre los operativos más grandes 

El secuestro de cocaína en Rosario es el más grande en la historia de la ciudad y uno de los mayores a nivel nacional.

El 18 de julio del año pasado hallaron 400 kilos en el interior de un BMW X5 que estaba estacionado en una cochera de Villa Gobernador Gálvez.

En noviembre de 2019, cuando una mujer apodada “La Curandera” fue detenida en una mansión del barrio Guadalupe, en la ciudad de Santa Fe, con casi 150 kilos de la misma sustancia. 

A nivel nacional, el secuestro de cocaína récord en la historia ocurrió en el año 1997 en la localidad bonaerense de General Pacheco, donde incautaron 2.200 kilos en una operación llamada “Strawberry”, debido a que la droga estaba disimulada en tambores cargados de pulpas congeladas de fruta.

El operativo se convirtió en el mayor decomiso de cocaína ordenado por la Justicia argentina: 2.186 kilos, empaquetados en globos de piñatas de cumpleaños, por valor aproximado de unos 100 millones de dólares. 

En 2017, en un procedimiento llamado Bobinas Blancas, la Policía incautó 2.000 kilos de cocaína en sendos operativos realizados en Bahía Blanca y Mendoza.

En esta Nota