domingo 05 de abril de 2020 | Suscribite
POLICIA / crimen en villa gesell
miércoles 29 enero, 2020

Un testimonio clave apunta a uno de los rugbiers: "Dale, cagón, levantante" le habría dicho a Fernando

Dos testigos describieron las características físicas de Máximo Thomsen y lo señalaron como uno de los que más le pegó a Báez Sosa, incluso cuando estaba en el piso.

Máximo Thomsen, imputado como coautor del crimen de Fernando Báez Sosa. Foto: Redes
miércoles 29 enero, 2020

Nueve de los diez rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell fueron señalados por testigos a lo largo de las cuatro jornadas de ruedas de reconocimiento que terminaron el martes 28 de enero. Sin embargo, en los testimonios ante la Fiscalía, dos testigos apuntan en particular a uno de los rugbiers, Máximo Thomsen, como uno de los agresores que golpeaba y pateaba al joven cuando ya estaba en el piso: “Dale, cagón, levantate”.

Luciano Pertossi (18), Ayrton Viollaz (20), Matías Benicelli (20), Alejo Milanesi (20), Blas Cinalli (18) Juan Pedro Guarino (19), Máximo Thomsen (20), Enzo Comelli (19), Ciro Pertossi (19) y Lucas Pertossi (20) fueron sometidos a cuatro ruedas de reconocimiento y una vez concluidas fueron trasladados desde Pinamar —donde estaban detenidos — al penal de Dolores.

En Dolores los jóvenes estarán aislados del resto de los reclusos. Según pudo saber PERFIL, permanecerán allí bajo estricta vigilancia y control hasta que el juez dicte la prisión preventiva, en caso de corresponder, y en tal caso los imputados serán asignados a otra unidad conforme se resuelva oportunamente.

En las últimas horas, las declaraciones de dos testigos señalaron a Thomsen como "el líder" del grupo, quien arengó y le pegó patadas y golpes a Fernando hasta matarlo. El testimonio de las dos personas, que estuvieron presentes en el momento del hecho y son neutrales porque no conocen a ninguno de los involucrados, describieron con características clave a Thomsen: mencionan la vestimenta —que se ve en los videos y en las cámaras de seguridad del boliche— y su contextura física.

Ante la fiscal del caso, Verónica Zamboni, el primer testigo identificó a uno de los rugbiers en particular, que fue sacado del boliche Le Brique entre forecejeos con los patovicas. “Era de contextura robusta. Pero no gordo, sino de cuerpo trabajado. Tenía pelo corto, rapado a los costados y lacio arriba de color morocho. Tenía una camisa oscura con botones desprendidos y una bermuda clarita. Ese fue el que más me llamo la atención porque el personal de seguridad cuando lo sacan lo tenían agarrado con una llave del cuello y él se quería soltar, se resistía a salir. Hacía tanta fuerza que lo tuvieron que sacar entre dos o tres patovicas”, contó una de las personas, según consignó Infobae.

Aislamiento y vigilancia estricta: cómo serán los días de los rugbiers en el penal de Dolores

La imagen que describe coincide con los videos en los que se ve a Thomsen saliendo del boliche forzado por al menos dos personas de seguridad y luego en la puerta del lugar, mientras golpeaba a Fernando: con camisa oscura, bermudas y zapatillas negras muy similares a las que se secuestraron ensangrentadas en la casa de los rugbiers, que están siendo peritadas.

Un segundo testigo dijo que “el de camisa oscura (en referencia a Thomsen) le pegaba piñas y patadas solo a Fernando. Otro más alto le pegaba a un amigo de Fernando, no lo vi pegándole directamente a él. A este chico también le pegaba el del rodete y cada vez que se intentaba levantar le volvían a pegar”. Este último, por la descripción, se cree que sería Matías Benicelli.

El mismo testigo, señaló que una vez que ya Fernando estaba en el piso, seguían golpeándolo y detalló: “Luego esta misma persona (Máximo Thomsen) flexiona sus rodillas y agarra a Fernando de los pelos, creo que con la mano izquierda. Después le pega dos o tres patadas más, creo que con la pierna derecha. Luego de eso, lo suelta y arenga a seguir pegándole. Decía: ‘Dale, cagón, levantate’. Cuando Fernando estaba en el piso, el único que vi que le pegó en la cabeza fue el chico de camisa negra”, contó en su testimonio.

Sobre Fernando, la persona contó que “en ningún momento pegó, solo trataba de defenderse”. “No agredía pero le seguían pegando. No fue una pelea, porque Fernando no dio pelea en ningún momento. Solo recibió golpes”, dijo en su declaración. Según consignó el mencionado medio, el testigo se largó a llorar en la rueda de reconocimiento al ver a Máximo Thomsen y tuvo que recibir asistencia profesional.

Intendente de Villa Gesell: "La policía estaba cerca, separando a otros chicos"

En tanto, Fernando Burlando, abogado representante de la familia de la víctima, dijo en declaraciones a TN que el supuesto "pacto de silencio" entre los rugbiers detenidos por el crimen del Báez Sosa para no contar qué rol tuvo cada uno en el ataque "se rompería" y advirtió que algunos de ellos “ya pidieron ser llamados a declarar”.

Burlando consideró que por el momento la defensa de los imputados, quienes ya se habían negado a declarar al ser llamados a indagatoria, se dedicó a "controlar la prueba", mientras que no aportó testimonios. También advirtió que para la querella, a pesar de intuir que hay distintos grados de responsabilidades entre los detenidos, "mientras no aclaren su situación son todos responsables" de un delito que merece la "prisión perpetua".

Por otro lado, el abogado advirtió que hay al menos tres testigos, dos de ellos supuestamente menores de edad, que dieron sus testimonio en medios de comunicación pero por el momento no se presentaron en la fiscalía.

A.G./ CP


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4956

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.