7th de March de 2021
POLICIA crimen en tucumÁn
30-05-2020 03:46

Uno de los policías detenidos fue el que le disparó al peón rural

Las pericias determinaron que el proyectil salió de la pistola reglamentaria del oficial José Morales. Hay diez apresados.

30-05-2020 03:46

La bala que mató a Luis Espinoza, el trabajador rural que desapareció durante un operativo policial en Tucumán, salió del arma reglamentaria de uno de los agentes detenidos por el hecho. El cuerpo fue encontrado una semana después en la provincia de Catamarca.

El proyectil que impactó en uno de los omóplatos de la víctima fue disparado por un arma reglamentaria Jericho 9 milímetros que pertenece al oficial José Morales y que fue secuestrada en el marco de la causa, de acuerdo a los resultados de los peritajes realizados en el Laboratorio de Criminalística del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF).

Morales se encuentra detenido junto al subcomisario Rubén Montenegro, los sargentos René Ardiles y Víctor Salinas; los cabos Claudio Zelaya, José Paz y Miriam González; el agente Esteban Rojas González, el vigilador comunal Sergio Santillán y el hermano de uno de los efectivos que no está vinculado con la fuerza.

Para realizar las pruebas, los especialistas utilizaron un microscopio del comparador balístico, que permitió analizar el plomo y las vainas servidas que fueron levantadas de la escena donde fue visto por última vez Espinoza (31) antes de ser encontrado asesinado, informó la agencia Télam.

Es que, de acuerdo a lo que obra en el expediente y a lo que declaró el hermano de la víctima, el 15 de este mes el trabajador rural fue golpeado por la policía y luego llevado a rastras hasta un monte, tras un operativo realizado durante un festival de caballos cuadreros en el paraje de Melcho, de la ciudad de Simoca

Durante una semana lo buscaron con distintos operativos por tierra y por agua. El viernes pasado su cuerpo baleado en la espalda fue hallado en la provincia de Catamarca, a 200 metros del límite con Tucumán. Lo habían arrojado por un barranco, envuelto con bolsas plásticas. 

La fiscal del caso, Mónica García de Targa, cree que el hombre fue asesinado en Melcho, luego su cuerpo fue trasladado hasta la comisaría de Monteagudo y, finalmente, descartado en Catamarca.

“Los nueve empleados policiales sospechados continúan en la situación administrativa de pasivos por proceso, ya que fueron separados de la fuerza apenas se tomó conocimiento de su posible involucramiento. Esta situación se mantendrá hasta que la Justicia determine el grado de responsabilidad de cada uno de ellos”, explicó, entonces, tras el hallazgo del cuerpo, el jefe de Policía, Manuel Bernachi. 

Quién era. La víctima era un peón rural de Tucumán, padre de seis hijos, cuatro nenas y dos varones. Todos chiquitos. En el velatorio, que realizó la familia en medio del dolor, la madre de Espinoza pidió que el Estado ayude económicamente a sus nietos.

“Necesito que el Estado se haga cargo de los chicos, porque ellos no tienen cómo vivir. Que como a la Policía le pagaban, que le donen el sueldo a la mujer para que pueda criar a los hijos”, pidió Gladys a los medios locales. “El Estado –continuó– pagaba a la Policía para que nos cuide a nosotros, no para que nos mate, ellos nos tenían que cuidar a nosotros”.

En esta Nota