POLITICA
mercados

El Gobierno afronta cuatro ruedas de tensión cambiaria

En la previa de las elecciones generales del próximo 22 de octubre, el oficialismo tendrá una semana con la lupa sobre los tipos de cambios paralelos y financieros. La semana pasada, la divisa marginal rozó los mil pesos, que provocó varios operativos en la city porteña y nuevas medidas de la CNV. Por su parte, el BCRA continuó acentuando su intervención en el MULC y se desprendió en lo que va del mes de US$ 693 millones, más de lo que pudo acumular a lo largo de septiembre. Así, las reservas internacionales netas de la máxima autoridad monetaria quedaron en un rojo de US$ 6.500 millones.

20231015_mercados_acciones_na_g
City porteña. Tras rozar los mil pesos, el dólar blue recortó al final de la semana y cerró a $ 980. | NA

Tras una semana de disparada del dólar blue que llegó a cotizar por arriba de los  mil pesos y al final de la semana recortó para finalizar su valor en los 980 pesos, el oficialismo enfrentará cuatro ruedas de tensión cambiaria para llegar con aire de cara a las elecciones generales del próximo 22 de octubre.

La corrida cambiaria de los últimos días, que gran parte del arco político tanto en Unión por la Patria como en Juntos por el Cambio adjudican a los dichos del candidato por la Libertad Avanza, Javier Milei, en contra de la tenencia de pesos provocó que la divisa estadounidense paralela se disparara y añade más leña al fuego inflacionario que viene en aclaración los últimos meses.

Esto provocó que el Gobierno realice operativos en la city porteña y a la vez que el Banco Central decidió endurecer el cepo para evitar la salida de dólares e impidió a los bancos aumentar su posición en moneda extranjera hasta fin de mes.

También, la CNV limitó la operación de compra de dólar financiero a personas físicas o jurídicas radicadas en el exterior.

Todas medidas para restringir la salida de divisas de las exiguas arcas del Central al mercado cambiario porque cuenta con escaso poder de fuego que no le alcanza para contener la brecha en el orden del 170%, que se encuentra en máximos históricos.

“Evitar que la brecha cambiaria crezca es clave para las aspiraciones electorales del oficialismo. Una suba en los dólares paralelos tiene impactos inflacionarios y pone en jaque la idea del Gobierno de llegar con una sensación de inflación de-sacelerando, que se encuentra en niveles ridículamente elevados, a las elecciones”, expresó Santiago Manoukian, asesor económico de Ecolatina.

Y agregó: “por este motivo, sostener la paridad en $ 350 tampoco fue gratis. Los últimos datos oficiales y estimaciones propias revelan que el Gobierno destinó más de US$ 2.500 millones entre enero y septiembre para mantener bajo control a los dólares financieros”.

La máxima autoridad monetaria vendió en el MULC en lo que va del mes US$ 693 millones, más de lo que pudo acumular a lo largo de septiembre que fue una cifra en torno a los US$ 527 millones.

“Uno de los factores que no contribuyó fue que las liquidaciones del agro se desplomaron en estos días pese a la extensión del dólar soja: promediaron US$ 85 millones, 70% por debajo del promedio de septiembre”, destacó un informe de la consultora Ecolatina.

De esta manera, la dinámica en el MULC no hace más que profundizar la caída de las Reservas. De hecho, las Reservas Internacionales Netas son negativas por casi US$ 6.500 millones.

En este contexto se encara las últimas cuatro ruedas previo a las elecciones generales, en donde el Gobierno espera obtener la aprobación para usar el segundo tramo del swap chino por unos US$ 5 mil millones y tener algo más de margen para sobrellevar la tensión cambiaria, propia de los días que anteceden a los comicios en Argentina en los últimos años.

Previo a las PASO, la moneda estadounidense marginal trepó hasta cotizar $ 605, cuando dos semanas atrás de la primera instancia electoral se encontraba por debajo de la línea de los $ 500.

El oficialismo buscará evitar a toda costa otra corrida como la de la última semana, cuyo impacto no solo se verá más adelante añadiendo más inflación, sus consecuencias ya se vieron efectivas.

De acuerdo a un trabajo realizado por el economista Fernando Marull, debido a la abrupta suba del dólar blue que llegó a estar por encima de los mil pesos, provocó que se derrumbara el salario real en dólares a uno de los niveles más bajos en los últimos cincuenta años, apenas por encima del nivel de la hiperinflación de 1989.

El nivel actual se ubica en US$ 397, de acuerdo a los cálculos de Marull. El único valor por debajo son los US$ 135 registrados como consecuencia de la primera hiperinflación de 1989 y de la segunda en marzo del año siguiente.

Cmparando con la región, Argentina se encuentra atrasada con el resto de los países con el salario en dólares de acuerdo con el portal Preciosmundi. Solo dos países están por debajo: Colombia con US$ 340 y Paraguay con US$ 326.