lunes 19 de abril del 2021
POLITICA NUEVO PROYECTO
16-03-2021 11:09

El oficialismo retoma la presión para que todos los jueces paguen Impuesto a las Ganancias

El diputado Marcelo Casaretto presentó una iniciativa que vuelve a poner el foco sobre los funcionarios del Poder Judicial que no pagan el impuesto. "Es un privilegio inaceptable", dijo sobre la excepción que rige en la actualidad.

16-03-2021 11:09

En medio de los cambios en el área judicial dispuesto por el Gobierno nacional, con la llegada de Martín Soria en reemplazo de Marcela Losardo al Ministerio de Justicia, ingresó a la Cámara de Diputados un nuevo proyecto de ley que suma presión para que los jueces paguen Impuesto a las Ganancias. 

Se trata de una iniciativa del diputado del Frente de Todos Marcelo Casaretto, integrante de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, que apunta a que todos los jueces, funcionarios y empleados del Poder Judicial, paguen el Impuesto sobre la totalidad de los haberes que perciben, incluidos conceptos especiales como la bonificación por antigüedad o la permanencia en categoría. 

"Hay jueces que cobran 500, 600 y hasta 800 mil pesos, es un privilegio inaceptable que no paguen Ganancias", explicó a PERFIL el diputado que aprovechó la movida en torno al debate sobre el otorgamiento de beneficios para trabajadores que pagan el gravamen y la intención de cambiar las alícuotas para las empresas. 

Los jueces designados desde el 2017 pagarán impuesto a las ganancias

El proyecto al que tuvo acceso PERFIL señala que "constituyen ganancias de cuarta categoría las provenientes: del desempeño de cargos públicos nacionales, provinciales, municipales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sin excepción, incluidos los cargos electivos de los Poderes Ejecutivos y Legislativos. En el caso de los Magistrados, Funcionarios y Empleados del Poder Judicial de la Nación y de las provincias y del Ministerio Público de la Nación, la totalidad de sus ingresos se incluirán dentro de los ingresos gravados, independientemente de la fecha de su nombramiento, y por todos los conceptos que integran sus remuneraciones".

También incluye a "las jubilaciones, pensiones, retiros o subsidios de cualquier especie en cuanto tengan su origen en el trabajo personal, aunque no hayan estado sujetos al pago del impuesto, y de los consejeros de las sociedades cooperativas”.

"En algún momento la sociedad aceptaba algún privilegio de algún sector del poder, pero cada vez se acercan menos a la sociedad, los jueces como cualquier ciudadano de la Argentina deben pagar si superan ese límite", indicó Casaretto.

El presidente Alberto Fernández ya había dado un anticipo sobre la intención de apuntar contra jueces y fiscales por esta situación y durante la Asamblea Legislativa del 1° de marzo señaló que "el Poder Judicial de la Nación está en crisis. Es el único poder que parece vivir en las márgenes del sistema republicano. Sus miembros (jueces, fiscales, defensores y demás funcionarios) disfrutan de privilegios de los que no gozan ningún miembro de la sociedad".

"Ningún magistrado ni funcionario judicial paga hoy el impuesto a las ganancias que si tributan millones de trabajadores y funcionarios del sector público y privado", cuestionó el Presidente.

Antecedentes

El Impuesto a las Ganancias fue creado en 1973 para gravar todas las ganancias de fuente argentina, para personas físicas y jurídicas y se eximió del pago a los haberes y jubilaciones de integrantes del Poder Judicial y de legisladores nacionales.

En 1996, por una ley del Congreso se eliminaron se eliminaron las exenciones para jueces y legisladores activos y jubilados pero la Corte Suprema declaró su inaplicabilidad solo sobre el Poder Judicial. 

De acuerdo al Presupuesto 2021, por el no pago del Impuesto el Estado dejará de recaudar el 0.11% del Producto Bruto Interno (PBI) que significa unos 41.200 millones de pesos, mientras que en 2020 representó unos 28 mil millones de pesos. 

 

Durante la gestión de Mauricio Macri, y luego de una dura resistencia de los magistrados, el Congreso logró la aprobación en 2016 de una normativa que dispuso el pago del impuesto a todos los jueces y funcionarios judiciales cuyos nombramientos sucedieran a partir de 2017, dejando eximidos a aquellos que vinieran desempeñándose hasta ese momento.

No obstante, dejaba afuera a varias categorías adicionales al sueldo básico que el nuevo proyecto pretende incorporar. 

Por último, en febrero de 2019 se aprobó un protocolo acordado por el Ministerio de Justicia de la Nación y el Consejo de la Magistratura de la Nación, que que se considerarán deducibles de Ganancias los rubros nominados como “compensación jerárquica”, “compensación funcional”,  “bonificación título”, “bonificación por antigüedad”, “permanencia en la categoría”, por lo que en ningún caso se realizan retenciones por esos conceptos.

También que los descuentos se realizaran a partir de enero de 2019, en cuotas hasta fin de ese año, por los montos no retenidos con anterioridad, desde 2017. 

DM/FL

En esta Nota