jueves 05 de agosto de 2021
POLITICA L'Osservatore romano
25-06-2021 15:01

El papa Francisco reclama "trabajo digno, humano y para todos"

En la edición semanal del periódico vaticano, se publica el discurso del Sumo Pontífice a la Conferencia Internacional de la OIT de la Naciones Unidas por el mundo del trabajo.

25-06-2021 15:01

Este nuevo ejemplar del L’Osservatore Romano semanal en español, ilustra desde su portada un encuentro que describe la conocida espontaneidad y empatía del Papa Francisco. Se trata del saludo del pontífice a Mattia Villardita, un joven italiano de 28 años que se disfraza de “Hombre Araña” para visitar a los niños enfermos en los hospitales.

El encuentro se produjo durante la audiencia general del pasado miércoles. El texto completo de la catequesis previa a esa audiencia, y que se resume en la frase “El camino liberador y siempre nuevo de Jesucristo”, se publica en forma completa en la contratapa de esta edición.

 

Uno de los documentos pontificios oficiales más significativos de esta edición del periódico vaticano es el discurso del Sumo Pontífice a la Conferencia Internacional de la OIT de la Naciones Unidas por el mundo del trabajo. Bajo el título “Por un trabajo más humano, digno y para todos”, el Papa Francisco se dirigió a ese organismo internacional en la apertura de su 109º Conferencia a través de un video mensaje que se transcribe en forma completa.

En el mismo, el Papa Francisco expresó que: “con las prisas de volver a una mayor actividad económica al final de la amenaza del COVID-19, evitemos las pasadas fijaciones en el beneficio, el aislacionismo y el nacionalismo, el consumismo ciego y la negación de las claras evidencias que apuntan a la discriminación de nuestros hermanos y hermanas “desechables” en nuestra sociedad. Por el contrario, busquemos soluciones que nos ayuden a construir un nuevo futuro del trabajo fundado en condiciones laborales decentes y dignas, que provenga de una negociación colectiva, y que promueva el bien común, una base que hará del trabajo un componente esencial de nuestro cuidado de la sociedad y de la creación" dijo el Papa.

Crítica velada de Bolsonaro al Papa Francisco por no usar barbijo

"La falta de medidas de protección social frente al impacto del COVID-19 ha provocado un aumento de la pobreza, el desempleo, el subempleo, el incremento de la informalidad del trabajo, el retraso en la incorporación de los jóvenes al mercado laboral, que esto es muy grave, el aumento del trabajo infantil, más grave aún, la vulnerabilidad al tráfico de personas, la inseguridad alimentaria y una mayor exposición a la infección entre poblaciones como los enfermos y los ancianos… En este momento de reflexión, en el que tratamos de modelar nuestra acción futura y de dar forma a una agenda internacional post COVID-19, deberíamos prestar especial atención al peligro real de olvidar a los que han quedado atrás", continúó.

"Corren el riesgo de ser atacados por un virus peor aún del COVID-19: el de la indiferencia egoísta. O sea, una sociedad no puede progresar descartando, no puede progresar. Este virus se propaga al pensar que la vida es mejor si es mejor para mí, y que todo estará bien si está bien para mí, y así se comienza y se termina seleccionando a una persona en lugar de otra, descartando a los pobres sacrificando a los dejados atrás en el llamado “altar del progreso”. Y es toda una dinámica elitaria, de constitución de nuevas élites a costa del descarte de mucha gente y de muchos pueblos", expresó.

"La pandemia nos recuerda que muchas mujeres de todo el mundo siguen llorando por la libertad, la justicia y la igualdad entre todas las personas humanas: «aunque hubo notables mejoras en el reconocimiento de los derechos de la mujer y en su participación en el espacio público, todavía hay mucho que avanzar en algunos países. No se terminan de erradicar costumbres inaceptables, destacó la vergonzosa violencia que a veces se ejerce sobre las mujeres, el maltrato familiar y distintas formas de esclavitud [...] Pienso en [...] la desigualdad del acceso a puestos de trabajo dignos y a los lugares donde se toman las decisiones» (Amoris laetitia, n.54) … En sus designios cada hombre está llamado a promover su propio progreso, y esto incluye fomentar las capacidades económicas y tecnológicas para hacer crecer los bienes y aumentar la riqueza. Pero en todo caso estas capacidades de los empresarios, que son un don de Dios, tendrían que orientarse claramente al desarrollo de las demás personas y a la superación de la miseria, especialmente a través de la creación de fuentes de trabajo diversificadas. Siempre, junto al derecho de propiedad privada, está el más importante y anterior principio de la subordinación de toda propiedad privada al destino universal de los bienes de la tierra y, por tanto, el derecho de todos a su uso» (Fratelli tutti, n. 123). A veces, al hablar de propiedad privada olvidamos que es un derecho secundario, que depende de este derecho primario, que es el destino universal de los bienes” completó.

Quién es el joven que saludó al Papa vestido como el Hombre Araña

Un llamamiento para promover «la atención del mundo entero sobre la desgarradora experiencia de miles de personas» que en Myanmar «están desplazados y están muriendo de hambre» y otro para abrir «nuestro corazón a los refugiados» en la Jornada dedicada a ellos por la ONU, fueron lanzados por el Papa al finalizar el Ángelus del 20 de junio.

Antes de la oración mariana, desde la ventana del Estudio privado del Palacio apostólico vaticano con los fieles reunidos a medio día en la plaza de San Pedro, comentando como es habitual el Evangelio del domingo, el Pontífice había hablado del episodio de la tempestad calmada por Jesús. Como es habitual, el texto completo y oficial de esta tradicional homilía dominical del Papa Francisco se publica en esta edición. 

Juan Grabois: “Hay violación de los derechos humanos en Nicaragua”

Otros dos discursos del Santo Padre se incluyen en este ejemplar en español del periódico vaticano. Se trata de dirigido a los diáconos permanentes de Roma y del mensaje para la primera Jornada Mundial de los Abuelos y de los Mayores. «No “medio sacerdotes”, o curas de segunda categoría, ni “monaguillos de lujo”», sino «servidores solícitos que hacen todo lo posible para que nadie quede excluido y el amor del Señor toque concretamente la vida de las personas»: así ve Francisco a los diáconos permanentes. Lo dijo a los de la diócesis de Roma, recibidos en audiencia con las familias en la mañana del 19 de junio, en el aula de las Bendiciones.

Luego, a raíz de que el domingo 25 de julio el celebrará aquella primera Jornada Mundial de los Abuelos y de los Mayores, el Papa Francisco bajo el tema «Yo estoy contigo todos los días» (cf. Mt 28, 20), que fue elegido por el Pontífice para ese evento, invita a los mayores a ser protagonistas concretos a través de «los sueños, la memoria y la oración». Los objetivos y las modalidades de la Jornada se presentaron el martes 22 de junio en una conferencia de prensa por el cardenal Kevin Farrell, Prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, y por algunos testigos de la atención privilegiada de la Iglesia por los ancianos. 

CP