domingo 25 de julio de 2021
POLITICA otra crítica desde brasilia
10-04-2021 03:37

El vice de Bolsonaro llamó a la Argentina "eterno mendigo"

10-04-2021 03:37

Desde Brasil, volvieron a embestir contra la Argentina. Solo que, en esta oportunidad, no fue el presidente Jair Bolsonaro sino su vice, Hamilton Mourão. Y no se refirió puntualmente al gobierno de Alberto Fernández sino a la crónica condición crítica de su vecino del sur en lo que respecta a la economía: “Eterno Mendigo”, la adjetivó.

Las palabras de Mourão se escucharon en el contexto de una reunión virtual con inversores organizada por la financiera XP. El vicepresidente, de origen militar como el primer mandatario y casi tan polémico como él, defendió la necesidad de mantener un equilibrio en las cuentas del Estado. Y encontró en la Argentina una comparación perfecta.

“No podemos escapar de las reglas de responsabilidad fiscal, si no el país quiebra. Y si el país quiebra, vamos a estar igual que nuestro vecino del Sur, igual que Argentina, eterno mendigo”, describió el general retirado. Su frase desató algunas sonrisas entre los espectadores.

Mourão participó del evento empresarial como parte del Gobierno para abordar el escenario económico brasileño. Enfatizó en el crecimiento de la deuda pública los pasados 12 años. E indicó que se trataba del séptimo año consecutivo de déficit fiscal.

Brasil: detectan una nueva variante de COVID-19 más infecciosa y agresiva en Belo Horizonte

Más allá que sus críticas trascendieron el ambiente específico en el cual las expresó, lo curioso es que el vicepresidente de Bolsonaro ofició, desde un inicio de la gestión de Fernández, como un puente de contacto con la Argentina cuando Bolsonaro solo le dedicaba insultos. De hecho, fue su enviado al traspaso de mando en diciembre de 2019.

Como parte del ala militar, Mourão suele encarnar una mirada más arraigada en el nacionalismo económico que la apertura indiscriminada que pregonan sus socios neoliberales en el poder. No obstante ello, el Presidente brasileño pareciera recostarse hoy más sobre los partidos tradicionales del llamado Centrão que en sus camaradas de armas.

Las Fuerzas Armadas aún retienen casi un tercio de los ministerios y, sobre todo, aquellos que administran la inversión pública nacional. Pero la cúpula fue descabezada con la última ingeniería de gobierno, tras desplazar al ministro de Defensa, crítico de la gestión de la pandemia. – y los militares fueron removidos de su rol de interlocutores frente al Congreso, depositando esa tarea, de hecho, en un hombre del Centrão.

El cambio de nombres en Defensa, cuando la Argentina busca su apoyo político para avanzar en gestiones con Iveco para incrementar su participación en la producción del anfibio “Guaraní”, representó una pausa en las conversaciones por la salida de sus interlocutores. No obstante ello, el embajador Daniel Scioli ya inició las gestiones para concretar la primera bilateral con el nuevo responsable, también general y uno que conoce: Walter Souza Braga Netto.   

En los últimos días, una serie de artículos de Folha y O’ Globo destacaron los vínculos entre Estados Unidos y Argentina, a partir de la conversación entre sendos encargados de relaciones exteriores, Felipe Solá y Antony Blinken, y la visita al país del jefe del Comando Sur, Craig Faller. Lo comparaban con la gestión de Bolsonaro que “apenas intercambió cartas con Biden”.