lunes 30 de enero de 2023
POLITICA más allá de los controles

La canasta navideña tuvo un incremento interanual de 129% y superó a la inflación

Así lo indican relevamientos hechos en el área de la Ciudad de Buenos Aires. El Gobierno incluyó varios productos típicos de las Fiestas en el programa de Precios Justos para impedir que se disparen por factores estacionales típicos de diciembre, pero su resultado quedará atado a la efectiva reposición de insumos al tipo de cambio oficial para el mismo período prometido a las grandes empresas. Y en un contexto en el que los alimentos no ceden en su presión al alza.

03-12-2022 05:50

Diciembre es el mes más caliente del año, no solo por las altas temperaturas, sino por los precios de la canasta navideña, cada vez más inalcanzable para muchos argentinos.

Los productos navideños no respetan Precios Justos ni Precios Congelados.

Según Focus Market, el pan dulce, producto estelar de fin de año, está a $ 812. Un budín con frutas cuesta $ 520, y una sidra, $ 399. Esta es la realidad del mercado interno, un golpe al bolsillo del consumidor en el cierre del año.

La misma encuestadora destaca que la canasta navideña presenta un aumento de precio interanual del 129%. Dentro del top 3 de los productos que más aumentaron se encuentran: 1- Pan dulce 154% 2- Garrapiñadas de maní 153%, 3- Espumante de ananá fizz 152%.

En el otro extremo, el del top 3 de productos que presentaron menor variación de precios interanual, se encuentran: 1- Turrón de maní 72%, 2- Budín sin frutas 108% y 3- Sidra 116%.

La decoración navideña habitual en los hogares de los argentinos tuvo un incremento de precios promedio interanual del 91%. En el top 3 de productos decorativos con mayor aumento se encuentran: 1- Árbol navideño 131%, 2- Corona navideña 127%, 3- Bota navideña 112%. En el top 3 de menores aumentos se encuentran: 1- Pesebre 50%, 2- Bolas navideñas 76%, 3- Juegos de luces 82%.

“El Gobierno aspira a que en el mes de diciembre con el programa Precios Justos, que incorpora productos de la canasta navideña, no haya sorpresas con la variación de precios. Sin embargo, esto quedará atado a la efectiva reposición de insumos al tipo de cambio oficial para el mismo período prometido a las grandes empresas. Para el caso de las pymes la situación no es tan sencilla porque opera por fuera de estos acuerdos para el acceso al mercado cambiario y también para la comercialización de sus productos en canales alternativos al de las grandes cadenas. Desde la cartera de Economía se intenta dar señales que la estacionalidad al alza de precios tradicional de diciembre estará controlada. De acuerdo a Fecoba, la expectativa de ventas es moderada para las fiestas y la proyección de gasto promedio para regalos será de $ 7.900”, señaló Damián Di Pace, director de la consultora Focus Market.

Los nuevos valores de la canasta navideña se dan en un contexto en el que el Gobierno apuesta a la desaceleración de la inflación y, aunque si bien mediciones de algunas consultoras muestran pequeñas variaciones hacia la baja, el incremento de los alimentos continúa siendo sostenido.

Según un relevamiento de precios hecho en CABA por Consumidores Libres, el precio de los 21 productos de la canasta básica de alimentos aumentó 3,95% promedio durante el mes de noviembre de 2022. Desde el 1° de enero la suma acumulada es del 78,26%.

El relevamiento muestra que entre los alimentos que más aumentaron en el último mes están la harina de trigo, con un 10,2% y las manzanas, que aumentaron un 22,8%.

Lautaro Moschet, economista de Libertad y Progreso, dijo que “la desaceleración de noviembre se explica principalmente por el menor aumento en los alimentos. Si bien comenzó el programa de Precios Justos, este comportamiento comenzó a observarse algunas semanas previas a su implementación. El efecto del acuerdo de precios será mayormente visible a partir de diciembre, aunque claro está que su resultado será temporal, debido a que las inconsistencias de la política fiscal y monetaria no son compatibles con una baja sostenida de la inflación”.

Eugenio Marí, economista jefe de Libertad y Progreso, comentó que “si bien la desaceleración de la inflación es una buena noticia, el panorama hacia adelante es desafiante. Solo entre diciembre y marzo de 2023 el Tesoro enfrenta vencimiento de deuda por casi $ 4 billones, mientras que el BCRA ya se acerca a acumular $ 10 billones en deuda remunerada. Si el financiamiento en el mercado interno empieza a complicarse, como indican las últimas licitaciones, esto dejará al Gobierno más dependiente de la emisión monetaria, lo que aceleraría la inflación”.

En esta Nota