miércoles 21 de abril de 2021
POLITICA Buenos Aires
03-11-2020 14:08

La trama política que involucra al hermano de un senador de JXC detrás del desalojo en Escobar

La mayoría de las familias tienen boletos de compra y pagaron hasta 400 mil pesos por un lote. Ante PERFIL, apuntaron contra un desarrollador inmobiliario, hermano del senador provincial Roberto Costa.

03-11-2020 14:08

La orden del juez de Garantías Nº3 de Escobar, Luciano Marino para desalojar 5 hectáreas en el partido de Escobar sorprendió a quienes se creían propietarios de un lote. A diferencia de lo sucedido en Guernica, las familias que están allí desde 2018 denuncian que ellos compraron su parcela, muestran boletos de compra venta y ahora entienden que fueron estafados por vendedores que prometían enviar todos los documentos, algo que nunca sucedió. Detrás de lo que aparenta ser una decisión más de la Justicia en medio de una grave crisis habitacional, surgió el nombre de "un tal Costa", como lo reiteraron vecinos que buscan recuperar su dinero y que ya comenzaron a abandonar el predio pacíficamente.

¿Quién es Costa? Según pudo saber PERFIL se trata de Carlos "Curly" Costa, un desarrollador inmobiliario de la zona, hermano del senador provincial y jefe de bloque de Juntos por el Cambio, Roberto Costa. Este empresario actualmente ofrece lotes de esa zona por un valor de, mínimo, 20 mil dólares. Según consta en los registros, el emprendimiento pertenece a la empresa Nuevo Maschwitz S.A. aunque Costa también es propietario. La mayoría de los terrenos ocupados se encuentran sobre la calle Sargento Cabral, casi en el límite entre los barrios Stone y San Luis.

 

Operativo para desalojar un predio tomado en Escobar



Algunas de las personas que estaban junto a sus familias listas para dejar lo que ellos pensaban que era un terreno comprado legalmente hablan de estafa. Uno de ellos, Miguel, relató que pagó una seña de 300 mil pesos en 2018. "El total a pagar eran 500 mil pesos, pero ahora nos desalojan. Por lo que nos dijeron, el dueño de todo esto ponía a terceros para que vendan los lotes y nosotros caímos en la volteada. A nosotros nos decían que todo era propiedad de un tal Costa y que ellos eran los que vendían".

Otro vecino, Carlos, aguardaba el desalojo junto a su esposa e hijo. Dijo que en 2018 le compró el lote a un vecino: "Era un pibe cerca de casa que supuestamente ahora está preso. Yo pagué 150 mil pesos. Cuando venían los papeles tenías que pagar el resto. El mío era de 300 mil pesos en total. Era una persona que me firmó todo bajo el nombre de Gustavo Gómez. Dijo que los terrenos eran de él y de la tía. Pero los abogados de la municipalidad nos dijeron que el dueño era Carlos Costa y que ahora quería los terrenos sí o sí". Carlos relató que la orden de desalojo llegó el lunes. "Hicimos reclamos y nos prometieron que nos van a devolver la plata a todos y van a llevar la gente que no tenga donde vivir a casa de jubilados para darle tiempo", dijo y contó que tiene trabajo: "Soy encargado de mantenimiento de máquinas viales y quería dejar de pagar alquiler. Ahora no tenemos a donde ir".

Cerca del mediodía, la fiscal del caso, María Paula Gaggiotti, se hizo presente en el predio: “El dueño del terreno vendió algunos lotes y los que se van a desalojar son los que están usurpados ilegítimamente; esas personas tendrán oportunidad de hacer su descargo y nosotros determinar si son compradores de buena fe”, explicó. La funcionaria judicial agregó: “Hay algunos que está determinado que fueron adquirientes al titular, no serán desalojados. Los que no tengan escritura serán desalojados”.

PERFIL llamó en reiteradas ocasiones a Carlos Costa. Si bien primero atendió y cortó, luego no respondió más a los llamados ni contestó las preguntas de este medio. Quien sí atendió fue el senador de Juntos por el Cambio. Este confirmó que su hermano era el dueño de la inmobiliaria y desarrollador de la urbanización. Luego, sin pregunta de por medio, habló sobre las estafas y dijo que su hermano no tuvo nada que ver: "Tardó más de un año en desalojar. Como en todas las tomas, hay delincuentes atrás que le venden a la pobre gente".

CP