domingo 11 de abril del 2021
POLITICA El empresario extraditado
16-06-2018 00:17

Lavado: Martínez Rojas pidió declarar como arrepentido

El ex dueño de medios de Szpolski fue entregado por EE.UU. Está en la mira por una fuga multimillonaria durante el cepo.

16-06-2018 00:17

El empresario Mariano Martínez Rojas llegó ayer a la madrugada al país, deportado por las autoridades estadounidenses, y fue trasladado a los tribunales en lo penal económico del barrio de Retiro. En el segundo piso de esa mole de cemento lo esperaba la causa más grande de todas las que tiene en su contra el ex dueño de Tiempo Argentino. El expediente tramita en el juzgado de Gustavo Meirovich, y allí el empresario correntino está acusado de presunto lavado de dinero a través de un grupo de empresas “fantasma” por las que se fugaron divisas al exterior durante la vigencia del cepo cambiario, entre 2013 y 2015, dispuesto por el gobierno kirchnerista. Ignoto hasta 2016, Martínez Rojas irrumpió públicamente tras aparecer como comprador de los medios de Matías Garfunkel y Sergio Szpolski.
Según reconstruyó PERFIL, Martínez Rojas se negó a declarar y se entrevistó con personal del Programa de Protección de Testigos e Imputados, del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, tras haber informado hace varios días en Miami, donde estaba detenido, que quería acogerse a la figura del arrepentido. El empresario tenía un pedido de captura internacional dictado por Meirovich desde agosto de 2017, y fue detenido en enero de este año en esa ciudad estadounidense. Hoy, en Buenos Aires, le explicaron los distintos alcances del programa.
El lunes volverá a presentarse ante el juez y el fiscal del caso, Germán Binkaz. Allí deberá explicarles qué decidió y los funcionarios judiciales evaluarán si hacen lugar al pedido de que sea considerado arrepentido. “Para serlo tendrá que arrepentirse y dar datos comprobables”, dijeron a PERFIL fuentes del caso. En tanto, el Programa “deberá evaluar el grado de peligro y de amenaza concreta y si efectivamente colabora”, completaron.
Ayer, tras su llegada al país, Martínez Rojas hizo alusión a supuestas amenazas de las que dijo haber sido víctima, pero no dio mayores precisiones.
Durante las horas que estuvo en sede judicial, fue informado de los cargos en su contra y se le hizo un acta formal. “Parecía no caer, no entender por qué está detenido”, comentaron fuentes del caso. “El piensa que hay acusaciones ‘sueltas’, pero la causa es sólida”, completaron.
El expediente comenzó en agosto de 2016 tras una denuncia del entonces titular de Aduana, Juan José Gómez Centurión, y se investiga cómo se fugaron más de US$ 300 millones entre 2013 y fines de 2015, salteando las restricciones del cepo cambiario, a través de los permisos para importar conocidos como DJAI (Declaraciones Juradas Anticipadas de Importaciones).
El nombre de Martínez Rojas no aparecía inicialmente allí, pero surgió en uno de los nodos de organizaciones por sus vínculos con uno de los principales protagonistas del caso, el empresario Sung Ku Hwang, conocido como “Mister Korea”. Hwang está detenido, tras haber estado prófugo varios meses, y ya declaró ocho veces en indagatoria.
Juntos fueron filmados retirando $ 5.538.752 de un banco, en abril de 2015, de una de las cuentas bancarias con las que la organización operaba para comprar dólares, previa autorización del Banco Central, para exportaciones que nunca se concretaban.
A ese vínculo también se sumó que, por otro lado, el empresario, su padre y una abogada quedaron involucrados en una denuncia de lavado de dinero presentada por la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac). Fue tras una investigación iniciada luego de que un chofer suyo declarara haber llevado en numerosas ocasiones bolsos con fajos de billetes, entre octubre de 2014 y agosto de 2015. Además, la Unidad de Información Financiera (UIF) detectó un total de 11 operaciones sospechosas, en las que los movimientos bancarios no se condecían con la actividad declarada.

En esta Nota