25th de February de 2021
POLITICA hoy votan si acampan por 48 horas esta semana
07-09-2019 01:06

Los piqueteros debaten cuánto endurecerse

07-09-2019 01:06

Se abrió un debate entre las organizaciones sociales sobre la estrategia a seguir antes de las elecciones. Los sectores más duros quieren elevar los decibeles de la protesta, mientras otros piden evitar cualquier acción que pueda favorecer al gobierno saliente, en el plano electoral, y al entrante, en el plano de las cuentas públicas. El riesgo es que esta disputa devenga en una competencia y derive en una escalada de reclamos.

Por un lado, los referentes más cercanos al Frente de Todos piden evitar incidentes callejeros y moderar el ímpetu de las protestas, por el riesgo que implica en el plano electoral y en las variables económicas que definirán la “caja” con la que asuma un nuevo gobierno, a partir de diciembre. Esta visión está representada por las principales organizaciones sociales del país, que integran el triunvirato de San Cayetano (la CTEP, Barrios de Pie-Somos y la CCC).

La estrategia de este sector es canalizar los reclamos a través del impulso a la declaración de Emergencia Alimentaria para habilitar un aumento en el aporte a comedores y garantizar un bono de entre mil y dos mil pesos para todos los receptores de planes. Se coordinan con la conducción de la CGT, que también quiere evitar picos de conflictividad en este período, y la Iglesia. Por eso, estos dos sectores salieron a coro a reclamar por la declaración de la Emergencia Alimentaria en los mismos términos.

En contraste, los sectores más duros buscan mantener la presión en las calles y enfocar los reclamos en el pedido de un aumento en los planes que compense la pérdida por inflación. Esta posición es impulsada por el Polo Obrero, el sector piquetero que integra el Frente de Izquierda, y Barrios de Pie-Libres del Sur, que en el plano político está integrado a Consenso Federal, el espacio que impulsa la candidatura de Roberto Lavagna.

A ellos se han sumado, al menos en el plano táctico, sectores que coordinaban acciones con los “cayetanos”, como el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) y una parte del Frente Darío Santillán.

Este fin de semana, se estaban realizando reuniones para que cada organización confirme su intención de participar en un nuevo acampe, entre martes y miércoles. Esta vez,  de 48 horas.

Los más duros insisten en que su estrategia pasa hoy por el reclamo de un aumento en los planes y, hacia futuro, en comenzar a marcar la cancha al próximo presidente y preservar la independencia de los movimientos sociales. También estaba en estudio la posibilidad de hacer coincidir el reclamo social con una marcha de los sectores sindicales combativos que apoyan al Frente de Izquierda, algo que se definiría hoy sábado en un plenario.

Todo el sector piquetero, con matices, sostiene que se debe avanzar desde el piso de las concesiones logradas durante el mandato de Cambiemos. La diferencia surge porque algunos piden paciencia, para esperar que llegue una nueva administración que se abriría, sostienen, a la agenda social de los movimientos.

En esta Nota