POLITICA
acumulación de reservas

Massa libera las importaciones a pymes en el Día de la Industria

20230902_massa_industria_uier_mecon_g
Discursos. El jefe de Economía afirmó que el FMI le pidió congelamiento de los embarques. | MECON

El ministro de Economía, Sergio Massa, anunció ayer la liberación de todos los permisos de importación para pymes industriales, gracias a la acumulación de reservas que el Banco Central logró durante agosto.

En un acto en Entre Ríos, para conmemorar el Día de la Industria en un evento en el que también participó Daniel Funes de Rioja, presidente de la Unión Industrial Argentina, el titular del Palacio de Hacienda justificó la medida a partir del ingreso de divisas del FMI y la política del BCRA, acertada o no, de acumulación de divisas que que permitirá no frenar las importaciones y así no enfriar la economía.

“Agosto fue el mes que más divisas acumuló el Banco Central desde 2006. Fueron casi US$ 2 mil millones. Por eso, tomamos la decisión de liberar desde este viernes todas las SIRAs que estaban pendientes para las pymes industriales argentinas, para garantizar los empleos”, dijo Sergio Massa.

“Argentina arrancó el año pensando que iba a comprar por US$ 100 mil millones y vender por US$ 100 mil millones. Esa era nuestra planificación. Pero nos tocó vivir la peor sequía de nuestra historia”, agregó el ministro.

Massa reconoció, acerca de los permisos de importación: “No me gustan, a veces son injustos. Quisiera la mayor flexibilidad, porque las que más se perjudian son las pymes”.

Esto se da en un contexto en el que, según informó la consultora Ecolatina, la deuda comercial por importaciones de bienes es “la más elevada de la historia argentina”.

“Incrementó equivalente a más de dos meses de importaciones”, sumó el informe.

FMI. A su vez, Massa retomó las críticas al Fondo Monertario. “Si le hubiéramos hecho caso al FMI, Argentina hoy estaría en recesión”.      

“Esta crisis que vivimos tiene varios orígenes, como el cepo espantoso que tenía la economía. Pero también tiene que ver con que, en 2018, y a partir del crédito del FMI, Argentina entró en convocatoria, y desde ese momento vive con un síndico que, cada noventa días, mira las cuentas. Un síndico que nos dice hasta dónde podemos actuar”, manifestó.

“Porque lo que nos pedía el Fondo era eso: un 100% de devaluación y congelamiento de las importaciones. No es más ni menos que recesión, con un 30% de pérdida de la masa de empleos industriales del país. Esto nos sacaba de la cancha y condenaba a la pobreza a nuestros trabajadores”, remarcó el titular de la cartera de Economía.

Candidato. También tuvo lugar para ponerse el traje de candidato, de cara a las generales de octubre, y sin mencionarlo apuntó contra el bimonetarismo y el economista Carlos Melconian, quien cobró vuelo mediático esta semana tras anunciarse que sería el ministro de Economía de un eventual gobierno de Patricia Bullrich, y contra la dolarización que propone el candidato presidencial por La Libertad Avanza, Javier Milei.

“Cuando se habla de dolarización, o de dolarización cobarde, que es que circulen las dos monedas, todos sabemos que la más fuerte se come a la más débil, lo vivimos con el patacón y las Lecop”, planteó.

Y continuó: “Lo que termina pasando es que los costos, los salarios, las tasas, los impuestos, destruyen los procesos industriales, porque, como no sos emisor de tu moneda, no definís la tasa de interés”.

“Los que creen que en la Argentina tiene que haber un proceso industrial tienen que apostar a recuperar el valor de nuestra moneda, vendiendo más de lo que compramos”, subrayó.

Asimismo, añadió: “Los que creemos en una industria argentina fuerte tenemos que saber que entregar nuestra moneda no solo es energía en dólares, sino también tasa impositiva en dólares”.

Por último, y en otro orden de cosas, no dejó pasar la oportunidad de la fecha, a un año del intento de magnicidio a la vicepresidenta Cristina Kirchner.       

“Aprovecho desde acá para transmitir mi solidaridad para con la vicepresidenta, además de extender mi pedido de justicia. Todo eso, de alguna manera, nos llevó a cambiar roles. Hubo una necesidad de, frente a la dificultad que afrontábamos como país, asumir otra responsabilidad para navegar la crisis”, aseguró.