miércoles 16 de junio de 2021
POLITICA Corrupciòn
14-05-2020 10:31

La Oficina Anticorrupción desiste de seguir querellando contra CFK en Hotesur y Los Sauces

La decisión del organismo, a cargo de Félix Crous, fue informada hoy al Tribunal Oral Federal (TOF) 5 a cargo de las causas.

14-05-2020 10:31

La Oficina Anticorrupción (OA) desistió hoy de seguir siendo querellante en los casos Hotesur y Los Sauces, que involucran a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y sus dos hijos, Máximo y Florencia.

La decisión del organismo, a cargo de Félix Crous, fue informada hoy al Tribunal Oral Federal (TOF) 5 a cargo de las causas. Es la primera oportunidad desde que CFK volvió al poder que un organismo del Estado se baja de una querella en su contra.

En la presentación del organismo fue realizada esta mañana, según consignó la señal TN. En tanto que en el breve escrito entregado por los letrados del organismos se justificó la decisión sosteniendo que la representación del Estado en el caso ya está garantizada “por la intervención de la Unidad de Información Financiera (UIF), órgano rector en materia de lavado de dinero, que actúa en carácter de querellante estatal, como así también por el propio Ministerio Público Fiscal, titular de la acción penal pública en representación del interés general de la sociedad"

Los expedientes de Hotesur y Los Sauces se acumularon ante el TOF 5 luego de haber sido investigados por separado. Fue luego de que así lo decidiera, en mayo del año pasado, la Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal. En las dos causas no sólo hay imputados en común, sino que se investigan maniobras similares en las que las acusaciones son sobre lavado de dinero y asociación ilícita.

En el caso Hotesur se investigó el alquiler de habitaciones de los hoteles de la familia Kirchner por las empresas de Lázaro Báez, principal beneficiario de la Obra Pública en Santa Cruz (lo que es motivo de otra causa judicial). Los hoteles eran gerenciados por la firma Hotesur y la sospecha de la justicia es que se simularon las contrataciones de las habitaciones como una forma de facturar y que así reingresara dinero blanco a los Kirchner. La hipótesis del caso es que el dinero pagado por Báez por esas habitaciones que no se usaron, era el que recibía por los contratos que incluían sobreprecios, adéndas, prórrogas, e incumplimientos entre otros posibles desmanejos. 

Una lógica similar fue la que se dio en el caso Los Sauces, donde el eje de investigación fueron los alquileres pagados por Báez y Cristóbal López, a esta otra firma de los Kirchner. En este caso, las propiedades utilizadas para las maniobras investigadas incluían también departamentos en Recoleta y Puerto Madero.