POLITICA

Roberto Lavagna cuestionó el juicio político contra la Corte: “Siempre nos opusimos”

El asesor del ministro de Economía y candidato a presidente, Sergio Massa, marcó su diferencia con la iniciativa de Unión por la Patria. “Pretende condicionar a la Justicia”, sostuvo.

Roberto Lavagna
Roberto Lavagna | NA

Roberto Lavagna manifestó a través de sus redes sociales su cuestionamiento al juicio político a la Corte. “Siempre nos opusimos”, señaló el exministro que es asesor del ministro de Economía y candidato a Presidente, Sergio Masssa. Se trata un hombre que incluso sonó con fuerza como futuro ministro de Hacienda en el caso de que Unión por la Patria se imponga en el balotaje.

Siempre nos opusimos al Juicio Político a la Corte, porque pretende condicionar a la Justicia. Coherente con ello, en Comisión de Juicio Político nuestro diputado Alejandro “Topo” Rodríguez rechazó todos los expedientes acusatorios. El desarrollo argentino es con calidad institucional, sin trampas”, publicó Lavagna.

Su posicionamiento se da luego de que Juan Schiaretti, también se expresara en contra de la iniciativa del oficialismo. “Una vez más quiero hacer público mi categórico rechazo al pretendido juicio político a la Corte Suprema que impulsa el gobierno kirchnerista del ministro Sergio Massa”, expresó el gobernador de Córdoba.

“Si queremos un país normal, empecemos por dejar de lado actitudes feudales que atropellan las instituciones”, apuntó Schiaretti.

Las presentaciones de Rosenkratz y Rosatti en la Comisión de Juicio Político

Estas apreciaciones llegan luego de que el pasado jueves 2 los jueces de la Corte Suprema Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti respondieran por separado a la Comisión de Juicio Político de la Cámara de Diputados. Ambos se manifestaron sobre los cargos provisorios por mal desempeño de sus funciones.

El gabinete de Massa
 

Los dos presentaron declaraciones por escrito y rechazaron las acusaciones además de cuestionar el procedimiento. 
Rosenkrantz sostuvo que la iniciativa pretende “remover a los jueces cuyas sentencias no satisfacen los deseos de una circunstancial mayoría parlamentaria. Se trata de un ataque frontal a la separación de poderes y a la legitimidad de la función de la Corte Suprema en nuestro ordenamiento constitucional”.

Rosatti, por su parte, señaló que “se pone a los jueces del Tribunal frente a la disyuntiva de indefensión en este juicio político o tener que desprenderse del conocimiento de causas institucionales en trámite”.
 

RB / Gi