POLITICA
Fe y esperanza libertaria

Scioli rompe el silencio y habla de su nuevo rol en el gobierno de Milei: “No puedo ser indiferente”

"¿Qué les llama la atención? ¿Que quiera ayudar? ¿Que vengo y me comprometo en un momento difícil para el país?", replica, y habla de la "hipocresía" de quienes lo critican desde el peronismo: "Cuenten cuantos peronistas hay en el Gobierno, hagan la lista, yo pongo la cara por lo menos” . Admite que su ciclo político electoral terminó y traza planes para "ayudar al turismo, a los clubes de barrio y abrir una agenda ambiental moderna".

20230204_scioli_milei_twitter_g
Equipo. El exgobernador en su presentación junto al Presidente y el ministro del Interior. | twitter

—Hay a quienes les resulta inexplicable, les llama la atención y critican su desembarco en el gobierno de Javier Milei, ¿qué les responde?

—¿Qué les llama la atención? ¿Que quiera ayudar? ¿Que vengo y me comprometo en un momento difícil para el país? Nunca me han visto indiferente y no puedo serlo. Me quiero comprometer para ayudar al turismo, para ayudar a los clubes de barrio, para abrir una agenda ambiental moderna.

Quien contesta ante PERFIL y habla por primera vez desde su desembarco como secretario de Turismo, Ambiente y Deportes del gobierno de Javier Milei es Daniel Scioli.  Aceptó el cargo después del ofrecimiento de su amigo y ministro del Interior, Guillermo Francos, pero inmediatamente encontró un buen diálogo con el Presidente.

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

"Cuenten cuántos peronistas hay en el Gobierno, agarren papel y lápiz y hagan la lista. Yo pongo la cara por lo menos”

Este momento me hace acordar a cuando estaba desangrándome después del accidente en la lancha, en ese instante los médicos tenían que intervenir de urgencia, debían salvarme, frenar la hemorragia y estabilizarme. Después vino mi recuperación”, le dijo el exgobernador bonaerense al jefe de Estado. “Qué buena metáfora”, respondió Milei y pasaron a hablar del área que ocupará Scioli y de los próximos anuncios que pueden darse esta semana para incentivar el turismo interno para los fines de semana largos.

El exgobernador bonaerense, y candidato presidencial por el peronismo, admite que su ciclo político electoral terminó. No fue ahora, sino cuando no encontró las condiciones al momento de querer competir en una lista interna por la presidencia el año pasado, misma elección en la que Javier Milei estaba del otro lado. Repite ante quienes le preguntan que sólo viene a ayudar al Gobierno, que lo hace sin ningún tipo de aspiración política personal y que lo más fácil hubiese sido quedarse como embajador en Brasil. Aunque algún dirigente de Unión por la Patria dejó trascender que el presidente Lula no firmaría su placet por haber aceptado continuar en el cargo bajo la conducción de Milei, antes de las fiestas de diciembre, Brasil anunció que había aceptado a Scioli como embajador en Brasilia de la Argentina. El exgobernador asegura que su vínculo sigue intacto y que este nuevo rol le permite continuar en contacto.  

Scioli se molesta cuando escucha dirigentes peronistas criticar su salto. “Hay mucha hipocresía, cuenten cuántos peronistas hay en el Gobierno. Agarren papel y lápiz y hagan la lista. Yo pongo la cara por lo menos”, dice en la intimidad.

“Pero en la campaña estuviste en contra de un posible gobierno de Javier Milei”, escuchó estos días. A lo que responde que nunca se refirió al candidato libertario en términos personales y que tampoco nunca hizo campañas en contra, sino a favor de la Argentina. Insiste que ahora también trabajará por el país.

Enumera las veces que le dijeron que “no se meta” y que su carrera política había llegado a su fin como escucha esta vez. “Me lo dijeron cuando acepté ser vice de Néstor, cuando fui candidato a gobernador y en cada momento que me arriesgué”, recuerda.

El excandidato presidencial por el peronismo admite que su ciclo político electoral terminó.

El martes Guillermo Francos oficializó su llegada y desde entonces está en el cargo. Después de pasar por la Casa Rosada mantuvo reuniones en distintos edificios ya que su secretaría engloba lo que hasta el gobierno de Alberto Fernández eran dos ministerios. “Mi oficina es la calle”, dice cuando le preguntan qué despacho ocupará bajo un área que depende del Ministerio del Interior.

Scioli está convencido de que el Gobierno podrá salir de este momento de “hemorragia” como lo describió ante Milei y asegura que una de sus áreas será clave. Habla del turismo y recuerda su paso entre 2001 y 2003 por la misma secretaría. Repasa cómo desde ese lugar pudo ayudar a la reactivación de la Argentina.