jueves 18 de agosto de 2022
POLITICA grabois contra cerruti

Sigue la tensión en el FdT por el salario básico

Desde el Ejecutivo se puso un freno a las intenciones de las organizaciones y se aclaró que no alcanza la plata para realizar ese cambio en el esquema de ayuda social. Juan Grabois, de Patria Grande e impulsor del proyecto parlamentario, sugirió que si se revisan los sueldos de los funcionarios y se deja de derrochar sería factible otorgar el beneficio. “Hagan las cuentas de nuevo”, insistió el dirigente social que motoriza el otorgamiento de una suma equivalente a la canasta básica individual para desempleados, monotributistas sociales y trabajadoras de casas de familia.

09-07-2022 01:44

El proyecto de salario básico universal impulsado por legisladores kirchneristas referenciados en los movimientos populares motivó un cruce al interior del propio oficialismo que está al borde de dejarlo fuera de carrera. 

La portavoz presidencial Gabriela Cerruti admitió durante la conferencia de prensa que brinda de manera habitual los días jueves que “no se va a avanzar con el salario básico universal, no dan las cuentas”. La respuesta no tardó en llegar y fue de una manera intempestiva. Juan Grabois, referente de Patria Grande, le retrucó a la funcionaria que “con su sueldo cien trabajadoras y trabajadores informales tendrían su salario universal. Bajensé el sueldo, dejen de derrochar, controlen a los evasores, sientan el dolor del pueblo y hagan las cuentas de nuevo”. 

El texto había sido presentado durante mayo pero volvió a cobrar vigor cuando la vicepresidenta Cristina Kirchner se refirió a la idea de realizar cambios en el control de los planes sociales. Con esta alternativa, se podría eliminar la tercerización en el manejo para que el Estado vuelva a tener acceso directo a esa ayuda social. 

Sin embargo, con la salida de Martín Guzmán, la llegada de Silvina Batakis al Ministerio de Economía y la intención de reconfigurar la economía que viene en picada hace meses, el Ejecutivo salió a demoler las expectativas de los sectores populares. 

“Todo es motivo de estudio y conversación, pero no está la posibilidad en este momento, por las cuentas de la Argentina, de avanzar con el proyecto”, se sinceró Cerruti esta semana. 

A nivel parlamentario, un grupo de ocho diputados buscaron meter presión en los últimos días para que se incorpore en la agenda de temas a tratar en comisión y llevarlo al recinto, pero las propias diferencias al interior del Frente de Todos obstaculizaron en principio el debate. 

María Eugenia Vidal, diputada del PRO y ex gobernadora bonaerense, advirtió que la implementación del SBU “equivale a 2% del PBI. No hay otra manera de pagar cualquier propuesta que lleven adelante si no es generando más emisión y más deuda en pesos”. 

Su colega oficialista Itaí Hagman, de Patria Grande como Grabois, le explicó que en realidad el proyecto implica solo 1% del PBI porque “el Estado ya realiza gasto social en distintos programas que podrían subsumirse en este” y también agregó como justificación que como parte de esa ayuda se vuelca al consumo “finalmente el Estado recupera parte de esos recursos a través de la recaudación”.

 

“Preguntas que no deberían hacerse”

La portavoz presidencial Gabriela Cerruti embistió ayer contra la periodista Silvia Mercado, quien le consultó oportunamente acerca de los “rumores” que circulaban el último jueves sobre una posible salida del presidente Alberto Fernández. 

Tal como se lo dijo en el momento, la funcionaria publicó un posteo en Instagram con el recorte del momento durante la rueda de prensa, con dos comentarios: “Preguntas que no deberían hacerse, respuestas que no deberíamos tener que dar”.

Comentó además que “la verdad que no, no pensamos en los rumores. Los rumores los circulan quienes tienen tiempo de sentarse a conspirar. Nosotros, desde el Gobierno, estamos trabajando en mejorar la vida de las argentinas y los argentinos”.

En esta Nota