miércoles 16 de junio de 2021
POLITICA la mira en las urnas
10-01-2021 04:57

Vacunas, economía, clases y la oposición radicalizada, el plan que imagina Alberto

Ahora el Gobierno reconoce que el cierre de las escuelas generó malestar y trabaja para que arranque la presencialidad. Confianza en la reactivación y la campaña de vacunación.

10-01-2021 04:57

Al plan de vacunación y la recuperación económica que Alberto Fernández siempre menciona como los pilares para ganar las elecciones de medio término, el Presidente agregó en los últimos días el “comenzar las clases en marzo”. En el gobierno nacional reconocen el malestar que generó no abrir las aulas durante los meses de pandemia de 2021 y ahora la orden es iniciar el ciclo lectivo de este año con los chicos en la escuela. Pero también pone en la lista para obtener un triunfo la radicalización de la oposición y la alta exposición de sus voces más duras.

“Plan de vacunación, recuperación económica y el inicio de clases en marzo nos van a hacer tener un año ordenado”, escuchó decir un dirigente esta semana al Presidente. Mantiene los chats abiertos, sobre todo, con tres funcionarios: el ministro de Salud, Ginés González García; la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti; y la asesora presidencial Cecilia Nicolini. Sigue en detalle el cronograma armado para recibir las próximas dosis de la vacuna Sputnik V y también las negociaciones con los otros laboratorios.

Quienes escuchan a Alberto Fernández insisten con que no habrá sobresaltos en la economía. “Tenemos vacuna, tenemos economía”, coincide un alto funcionario. También descarta un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional en el primer trimestre del año y un Gobierno enfocado en sostener la estabilidad cambiaria, controlar los precios y aumentar el empleo y los salarios. “Si el voto es por la economía, tenemos que estar tranquilos”, dicen en la Quinta de Olivos.

En la Rosada celebran lo que consideran un Juntos por el Cambio radicalizado

La presencialidad en las aulas es el tercer eje que sumó Alberto Fernández en los últimos días cuando habla de elecciones. También está atado al plan de vacunación aunque se volverán a abrir las escuelas antes de que la mayor parte del personal docente esté inmunizado. Por eso preparan un regreso paulatino. Reconocen que el cierre de las escuelas y la no reapertura fue una de las medidas que más malestar generaron durante la cuarentena. “Nos tenemos que ocupar de lo que le preocupa a la gente”, repite Alberto Fernández.

Mientras tanto, en la Casa Rosada miran a la oposición y celebran la radicalización de Juntos por el Cambio, en donde sobresalen las voces de los dirigentes más duros.  También saben que este año se librará una interna por las listas. “¿Los moderados mantuvieron hasta ahora un perfil bajo pero qué va a pasar cuando quieran competir? ¿Van a querer ir y aceptar una candidatura en una elección donde Patricia Bullrich puede postularse y lo que diga ella es lo que va a sobresalir?”, se preguntan en el oficialismo.

Cerca del Presidente analizan que, hasta ahora, Juntos por el Cambio no sumó sectores ni votos más allá de su núcleo duro y, por el contrario, se encierran cada vez más. “Con ellos endurecidos y nosotros unidos, no tienen posibilidad de ganar”, dice un funcionario.

Miran la elección en la provincia de Buenos Aires. Las disputas internas que se vieron hasta ahora en el Frente de Todos no llegarán a la campaña electoral, en donde todos saben que deben mostrar unidad. Pero además de llegar juntos a la elección, ven que otro fenómeno los favorecerá: este año no hay dirigentes peronistas que pueden competir por afuera del Frente de Todos como sucedió en la elección legislativa de 2017 pero sí ven que el voto de la derecha en el territorio bonaerense puede complicar aún más los planes de la oposición. Tienen números que en el conurbano una candidatura del economista José Luis Espert puede hacerlos ampliar la diferencia que estiman sacarle a los postulantes de Mauricio Macri.