jueves 30 de junio de 2022
PROTAGONISTAS Con Marte en la cabeza

Elon Musk avanza en su idea de crear una “vida multiplanetaria”

A fines de febrero, el millonario sabrá si podrá poner en órbita su cohete Starship, el más poderoso creado hasta ahora por el ser humano.

13-02-2022 02:32

La puesta en escena podría llamarse sencilla si detrás del escenario no hubiera un cohete espacial montado sobre su plataforma, y de varios millones de dólares. En Boca Chica, al sur del estado de Texas (Estados Unidos), Elon Musk tiene montado su propio “Cabo Cañaveral”. Fue en ese territorio llano pegado a la costa y próximo al Golfo de México donde habló, entre otras cosas, sobre la nave con la que su compañía SpaceX planea trasladar seres humanos a Marte. Además se considera que ese cohete será clave para el programa Artemis con el que la NASA reinició su carrera espacial para reposicionar a Estados Unidos como el país que volvió a poner un pie en la Luna. Un proyecto interesante y también marquetinero teniendo en cuenta las cuestiones económicas que dejó la pandemia del coronavirus y que motivó el plan trillonario de Joe Biden para conseguir una reactivación. La NASA, igualmente, según explica Elon Musk, insume el 0,36% del presupuesto anual de Estados Unidos. Muy poco, según su punto de vista teniendo en cuenta que se trata de pensar en la vida de nuestros hijos y nietos en un planeta Tierra con un futuro complicado. 

Destino, Marte. Como sea, para Elon Musk el cielo no es el límite y las pruebas ya pasaron de los planos a hechos concretos. Al caer la tarde del jueves, subió al mencionado escenario solo, el cohete detrás iluminado solo al comienzo, dos pantallas laterales, un custodio visible, y una audiencia formada por invitados y muchos de los integrantes de la compañía que transmitían un entusiasmo similar a los que observan a Tim Cook presentando un nuevo producto de Apple. Musk no tenía la efusividad de un pastor televisivo –por suerte– a pesar de que fue la impresión inicial hasta que comenzó a hablar. Con un tono neutro pero seguro, la primera parte de su discurso bien podría haber sido utilizada por Leonardo Di Caprio en su caracterización del Doctor Randall Mindy, en la película No mires arriba. El hombre más rico del mundo comenzó con un interrogante: ¿Por qué hay que crear una vida multiplanetaria? “Algo malo puede pasarle al planeta Tierra, de hecho ya no hay dinosaurios dando vueltas por el mundo. A las calamidades que la humanidad se autoinflige, se suma la posibilidad de los desastres naturales”, dijo Musk. “Soy una persona optimista y quizá por eso creo que hay cero probabilidad de que todo eso suceda. Pero en unos millones de años, el sol se expandirá haciendo imposible respirar en la Tierra y destruirá la vida humana. Nosotros somos guardianes de la vida, mayordomos de la naturaleza. Y eso nos hace seres multiplanetarios: somos los únicos que podemos construir naves espaciales, los animales no pueden, pero sí podemos llevarlos con nosotros. Esto es importante para quienes nos importa el medioambiente y todos los que lo habitan. (…) Transformar eso que se llama ciencia ficción en algo real es lo que hoy a mí me impulsa a seguir más que cualquier otra cosa”.  

"Transformar ciencia ficción en algo real es lo que a mi me impulsa a seguir"

Desafíos. Una ciudad en Marte es el deseo que volvió a expresar Musk en su presentación y con relación a lo tecnológico destacó algunos cambios de diseño que posibilitarán achicar costos. También usado como escenografía –aunque es imposible no verlo a la distancia– Musk exhibió la nave espacial Starship sobre su propulsor –llamado Super Heavy– en la plataforma de lanzamiento orbital recién construida por su compañía. La idea del empresario, y lo recalcó varias veces, es que esos cohetes sean reutilizables, una cualidad casi fundamental para bajar costos. Según publicaron algunos sitios especializados que siguen el desarrollo espacial de SpaceX, si este proyecto de Musk funciona, Starship pasaría a ser el cohete más poderoso que existió en toda la historia de la astronomía, con el doble de potencia que tuvo Saturno V, el cohete de la NASA con que los astronautas llegaron a la Luna.  

En principio, julio de 2021 era la fecha prevista para el vuelo orbital de prueba de la Starship pero… pasaron cosas. Tampoco se dieron en enero y si bien Musk esta vez no verbalizó fecha para realizar ese postergado testeo, se estima que para fines de febrero la Administración Federal de Aviación  (de Estados Unidos) le entregue la “evaluación ambiental que estudió cuál sería el impacto del lanzamiento de un cohete de esas dimensiones en un tramo de la costa rural de Texas”. En esa zona, las autoridades locales recibieron reclamos de las posibles consecuencias al ecosistema local. Ante eso y si el informe mencionado implica modificaciones para SpaceX, Elon Musk anticipó el traslado de algunas cuestiones operativas de la compañía a Cabo Kennedy, en La Florida.

En esta Nota