sábado 28 de enero de 2023
PROTAGONISTAS algo más que un libro erótico de la diva

Madonna está en Art Basel Miami para celebrar los treinta años de ‘Sex’

Un libro de desnudos hoy puede no sorprender pero en 1992 Madonna presentó “Sex”, en el que, más allá de exhibir su cuerpo, desplegó un concepto donde el placer se manifestaba de muchas maneras posibles. Y sobre todo, ella en su rol de mujer adoptaba una actitud dominante. Anthony Vaccarello, director creativo de Yves Saint Laurent, rinde tributo a ese libro y, en el marco de la Art Basel Miami 2022, armó una expo con fotos seleccionadas por la reina pop.

03-12-2022 03:56

No se puede hablar de un retorno de Madonna porque la reina del pop siempre está. Pero como cualquier artista que marcó el pulso musical de varias décadas, no es ajena a las efemérides. Y si existe el retorno en su obra, se trata de uno cíclico, que ayuda a que, con el tiempo, más gente entienda y dimensione qué significó haber desafiado los límites como actitud de vida personal y, sobre todo, artística. 

En el caso de Madonna, su legado no se limita a lo musical. Como ícono de la moda, su impacto se manifestó también de manera gráfica: su imagen habitó tapas, videos, películas y un recordado libro que, a tres décadas de su lanzamiento, resignifica su concepto de vanguardia. Sex, el icónico libro de Madonna publicado en 1992, celebra su trigésimo aniversario con una exhibición en Art Basel de Miami, una de las ferias de arte contemporáneo más importantes del mundo. La exhibición fue curada por la propia Madonna y Anthony Vaccarello, director creativo de Yves Saint Laurent. Y el viernes por la noche tuvo su opening en, obviamente, una fiesta con Madonna in situ. En la previa de dicho festejo, la diva sentenció: “Ahora Cardi B puede cantar su WAP (N de R: acrónimo de wet-ass pussy, que da nombre a una canción de la rapera mencionada). Kim Kardashian puede aparecer en la portada de cualquier revista con su trasero desnudo, y Miley Cyrus puede entrar (desnuda) con una bola de demolición (N de R: Wrecking Ball, famoso hit de la cantante). ¡De nada, perras!”.

Para ella, su libro allanó el camino para una estética más osada de cantantes de hoy

Ella, primero. El mensaje es claro y nadie puede negarle a Madonna el derecho a decir que ella, a su manera, allanó el camino en varios planos. Así también lo entendió Rive Droite, la rama de Yves Saint Laurent más cultural y artística. “El provocativo libro de Madonna se convirtió en una sensación controvertida en todo el mundo debido a su contenido erótico, audaz y con puntos de vista de avanzada respecto de la autoexpresión sensual”, explicó en su comunicado la firma francesa para refrendar por qué decidió producir este tributo con una expo de veinticinco imágenes de Sex en tamaño gigante. 

Publicado el 21 de octubre de 1992 por Warner Books, junto a Callaway Books y Maverick, compañía de entretenimiento multimedia fundada por la propia Madonna junto a Frederick De Mann, el libro cuenta con imágenes tomadas por el famoso fotógrafo de modas estadounidense Steve Meisel y con Madonna como modelo central. 

Concebido como un comic book o como un table book (distintas formas de llamar a un libro objeto), incluía el sencillo Erotica. Ambos lanzamientos coincidieron y, podría decirse, complementaron el lanzamiento de Erotica, quinto álbum de estudio que la diva del pop encarnó bajo su álter ego Mistress Dita, inspirado en la actriz alemana Dita Parlo, de cuya estética se enamoró luego de ver L’Atalante, un film de 1934. 

Legado. Madonna y Steve Meisel buscaron con Sex reflexionar acerca de la belleza, la libertad, el erotismo y la belleza de la juventud. Y por supuesto su publicación no estuvo exenta de críticas. Los conservadores de siempre le impugnaron el haber ido muy lejos; otros no terminaron de entender por qué ella se había vuelta tan explícita. Y hasta cierto sector del feminismo de entonces –de hace treinta años– también apuntó a que su exhibición de desnudos posicionaba a lo que se llama belleza hegemónica como la única belleza deseable. 

Casi todas las fotos de Sex fueron tomadas en Nueva York y Miami, donde por entonces la cantante pasaba mucho tiempo. Esa ciudad era por esos días la “Babilonia del star system”. Entre el caos y el cultivo del arte, las influencias se traficaban como si fueran mensajes crípticos que luego había que decodificar en videos, fotografías y arte pictórico. En el interior de Sex se retratan varias manifestaciones sexuales, alternadas con textos de Madonna. Hay cameos de famosos de la época, como Tony Ward, Naomi Campbell, Isabella Rossellini, Big Daddy Kane, Vanilla Ice, Joey Stefano,​ Udo Kier y Tatiana von Fürstenberg.

Hoy, a sus 64 años, Madonna expresa algo parecido, desde su presente, su recorrido y generando otro tipo de representación. Ser una leyenda en vida, como lo es ella, implica no solo someterse al paso del tiempo sino, también, enfrentar el desafío de renovarse. Y ella siempre miró para adelante. Pero esta celebración de su propio pasado pone en valor un libro que fue un objeto de culto pop, por eso el marco de la Art Basel es perfecto.