martes 13 de abril del 2021
REPERFILAR Análisis

Martín Guzmán estilo Mauricio Macri

El Gobierno proyecta para 2021 bajar abruptamente el gasto público. Sorprende la decisión de desactivar los IFE y los ATP. Incluso cuando el mismo FMI advirtió los riegos de hacer un recorte de este estilo. 

16-11-2020 16:30

El Gobierno proyecta para 2021 bajar un rojo fiscal que este año rondará entre el 7 y el 8 por ciento, aproximadamente a la mitad.

Bajar a la mitad el déficit en doce meses es una misión plausible en una economía en franco crecimiento, pero en medio de este crack mundial, puede ser…extremadamente peligroso. Y en la Argentina, la estrategia de ajustar en medio de una crisis nunca dio resultado. Al contrario, siempre terminó profundizando la crisis de la que se pretendía escapar.

Martín Guzmán estilo Mauricio Macri

El ejemplo más reciente es el de Mauricio Macri. Cuando el país parecía que empezaba a salir de la crisis en 2017, se impuso como objetivo alcanzar rápidamente el déficit cero y casi lo logró. El problema es que la Argentina en lugar de crecer siguió cayendo. O sea, la operación había sido un éxito, pero el paciente murió. Y el macrismo, además, perdió las elecciones.

Es cierto que una economía seria no puede dejar de tener en cuenta la sustentabilidad de sus cuentas públicas y los costos futuros de las medidas del presente. También es cierto que el trayecto de pasar de la emergencia a la sustentabilidad de un país requiere un delicado equilibrio que sólo puede ser sencillo para los ignorantes.

Martín Guzmán estilo Mauricio Macri

Nadie dice que sea fácil. Hasta ahora, el Gobierno trató las consecuencias de la pandemia como lo hicieron la mayoría de los gobiernos del mundo y como lo aconsejaba Keynes: apeló al gasto para que el país no estallara. Y eso, hay que reconocerlo, lo logró.

Lo sorpresivo es que, aún en medio de esta crisis que dejará al país con una histórica caída del PBI de entre el 12 y el 14 por ciento este año, y casi el 20 por ciento, si sumamos los últimos tres años, el ministro Martín Guzmán haya decidido iniciar un ajuste que, entre otras cosas, desactiva dos herramientas fundamentales de estos meses: los aportes del Estado para los IFE y los ATP

Martín Guzmán estilo Mauricio Macri

El propio Fondo Monetario en su último informe del mes de octubre habla de los riesgos de frenar de golpe la ayuda de los gobiernos.

Hoy no existen indicios reales, ni en el mundo ni en la Argentina, de que la crisis esté en vías de ser pasado. Lo que existe es un país que aún convive con miles de nuevos infectados por día y cientos de nuevos muertos.

Lo que sí existe son ciudadanos fantasmas que volvieron a recorrer las calles con miedo al contagio, al consumo, a endeudarse, a la desocupación y a la pobreza. Claro, es mejor que la muerte de los cementerios en plena cuarentena, pero esto aún no es vida.