domingo 09 de mayo de 2021
SOCIEDAD Tragedia vial
23-11-2020 08:29

Accidente fatal en la ruta 56: las dos jóvenes siguen graves pero con mejoras

No hay pronósticos de evolución de ninguna de las dos chicas y los partes médicos son poco detallados.

23-11-2020 08:29

Micaela Crino Pacher, de 25 años, y Florencia Barrios, de 26, siguen en grave estado después de haber sobrevivido al choque fatal en la Ruta 56 que terminó en la muerte de dos de sus amigas: Sofía Duró y Charo Álvarez Amado. No obstante, según los médicos ambas veinteañeras presentan mejorías que brindan esperanza a sus familiares y allegados. La tragedia automovilística conmocionó a la ciudad de La Plata.

Las cuatro amigas se dirigían a Pinamar desde La Plata y chocaron con otro automóvil en la Ruta 56. Duró, que manejaba, y Álvarez Amado, que iba en el asiento del acompañante, murieron en el acto. En tanto, atrás viajaban Crino Pache y Barrios que debieron ser trasladadas de urgencia al Hospital Ana Rosa Gutiérrez de Madariaga.

Barrios, que estaba embarazada de alrededor de 33 semanas, debió ser trasladada luego con múltiples fracturas de húmero, tibia y pelvis al Hospital Interzonal General de Agudos de Mar del Plata, donde los médicos realizaron una cesárea de urgencia y constataron la pérdida del bebé a causa de las heridas que sufrió la joven en el accidente.

Barrios responde al tratamiento y Crino Pacher presentó una leve mejoría

Tras dos días agónicos, Barrios dio señales de estar camino a la recuperación ayer domingo 22 de noviembre. “Está en terapia intensiva y respondiendo bien al tratamiento”, informó una fuente del Hospital Interzonal General de Agudos Oscar E. Alende al sitio local El Día.

En tanto, Crino Pacher fue derivada a la Clínica 25 de Mayo con un “trauma de cráneo grave, con asistencia mecánica respiratoria” según consignó el mismo medio a través de una fuente vinculada con el caso. "Presenta una leve mejoría con respecto al sábado”, sostuvo. Pese a todo, aún no hay pronósticos de evolución de ninguna de las dos chicas y los partes médicos son poco detallados.

El choque

El accidente vial se produjo el pasado viernes 20 de noviembre por la noche a la altura del kilómetro 5 de la Ruta 56 en el partido bonaerense de General Conesa. Era el inicio del fin de semana largo que marcaba el regreso del turismo interno a distintos puntos de la costa atlántica tras la pandemia por coronavirus.

La colisión se produjo cuando el Renault Clio blanco con las cuatro jóvenes impactó de frente, por causas que aún se investigan, contra un Volkswagen Fox rojo en el que viajaba una familia. Las chicas habían tomado la ruta por la tarde, cerca de las 18 horas, y se dirigían a Pinamar, donde las esperaba una quinta amiga para pasar juntas todo el fin de semana, según informó el diario El Día.

Por su parte, en el Fox viajaban tres integrantes de una familia con domicilio en la ciudad bonaerense de San Isidro que regresaban de la Costa hacia su ciudad. El conductor, identificado como Juan Manuel Luder, de 26 años, junto a su hermana, María Luder, de 25 y la madre de ambos, María Silvina D’Amico, de 61, fueron trasladados al Hospital San Roque de Dolores, donde se encontraban internados en terapia intensiva.

Los peritos de la Policía Científica de la fuerza bonaerense realizaron distintas mediciones en el lugar para evaluar el estado de la cinta asfáltica del punto donde se produjo el impacto y en qué circunstancias ocurrió el accidente que, según informó la prensa local, habría ocurrido sentido a Conesa, en la mano contraria a la que circulaban las jóvenes.

Con mucho dolor, consternación y tristeza la comunidad del Colegio Corazón Eucarístico de Jesús despide a sus ex alumnas...

Posted by Colegio Corazón Eucarístico de Jesús on Saturday, November 21, 2020

La investigación quedó en manos del fiscal Diego Torres a cargo de la Fiscalía número 3 de Dolores. Por el momento, el imputado en la causa por el doble homicidio culposo es Luder, el único de los conductores con vida.

El tramo de 62 kilómetros donde ocurrió el accidente es una ruta de una única mano para ambos sentidos, con múltiples curvas y de mucho tránsito en temporada alta, ya que es paso obligado para viajar desde Buenos Aires hasta Pinamar o Villa Gesell, y es conocido como el "camino de la muerte".

B.D.N.

En esta Nota