martes 18 de mayo de 2021
SOCIEDAD Historia de vida
10-02-2021 11:51

Aleixo, el "niño de fuego" que sobrevivió tras quemarse el 90% de su cuerpo

Su historia se refleja en el documental "El niño de fuego", donde dice que su motor es la rabia y se encuentra con el reconocimiento de un público que lo toma como señal de lucha y esperanza.

10-02-2021 11:51

Aleixo Paz nació en España hace 20 años y cuando tuvo 8, fue protagonista de un milagro por el cual fue renombrado como "el niño de fuego". Fue en 2008, cuando acompañaba como copiloto a su papá a bordo del camión cisterna donde el hombre repartía combustible y se dirigía de Girona a Figueres. Dormido, Alexei recuerda que despertó cubierto de llamas en todo el cuerpo, luego de que el vehículo chocara y el gasoil perdiera los miles de litros que transportaba. Al niño se le quemó el 90% del cuerpo.

"La gente puede decir que soy valiente porque trato de tirar hacia adelante, pero tampoco es así. Lo que pasa es que, desde el accidente, le tengo más miedo a la vida que a la muerte", declaró el joven a BBC en una entrevista. Las lesiones de aquel accidente todavía se manifiestan con una intensidad dolorosa.

Aleixo

El bautismo público de "niño de fuego" se debe al documental que lo tiene como protagonista y que lleva ese nombre para relatar la milagrosa historia. El diario El País la caracterizó como emocionante, agregó que la mirada del director Ignacio Acconcia es elegante y reveladora, y destacó que el film se compone de "un retrato del renacer del estusiasmo por la vida". "Yo me levanto cada día por la rabia que llevo dentro. Es lo único por lo que sigo vivo, por lo que he aguantado y sigo aguantando y que ahora descargo rapeando, haciendo música", dice Aleixo.

En esa línea, el joven remarca que el leit motiv que lo lleva adelante es la rabia, porque nunca pudo superar el accidente. Tampoco le gustan los lugares públicos o las entrevistas periodísticas, pero se acostumbró a que lo llamen "el niño de fuego". "Tampoco quiero que las personas se equivoquen y me vean como ejemplo de superación", aclara Aleixo sobre su figura, que ahora es pública y por eso, se ha vuelto inspiración para muchos. Sin embargo, aclara: "Yo no he superado absolutamente nada. Yo aguanto lo que me toca vivir, como todo el mundo. A cada uno le toca lo suyo".

El médico trucho cordobés y el "pequeño Nicolás" español: ¿un caso inspirado en el otro?

El joven intenta despegarse de la figura del ejemplo y del camino a a seguir porque insiste con que no ha buscado ese rol. "Ya te dije que a veces me engaño a mí mismo y pienso que mi vida puede ir a mejor. Pero por mucho que me mienta, mi salud no es ninguna maravilla", confiesa. La complejidad de su estado de salud no ha mejorado. Aleixo sufre problemas de estómago y dolores diarios que le marcan las complicaciones corporales de tener sólo el 10% del cuerpo sin sufrir quemaduras. 

"Desde el accidente he tenido que armar mi coraza y mi forma de ser. Yo me llamo Aleixo, pero el nombre no me representa. Aleixo es el nombre del niño que fue, no del joven que soy", reflexiona cuando ve sus fotos de chico antes del accidente. El joven dice que mientras el fuego calcinaba su cuerpo, nunca perdió la conciencia, un hecho que lo hace rememorar muchas veces lo sucedido. "Es difícil de olvidar", concluye.

A día de hoy, uno de los refugios de Aleixo, además de su familia, es la música, que le plantea el desafío de plantearse objetivos y seguir adelante. "Antes descargaba mi rabia dándole golpes a la pared, ahora lo hago escribiendo canciones", definió.

En esta Nota