SOCIEDAD
PNT

El cambio climático que se viene, ¿afecta la decisión de procrear de las parejas?

Las personas están comenzando a reevaluar sus elecciones reproductivas a raíz de inquietudes sobre el cambio climático. Según un reciente estudio llevado a cabo por la University College de Londres, es cada vez más común que decidan no hacerlo por la incertidumbre que genera el futuro ecológico de nuestro planeta. Junto a OSDE, evaluamos este nuevo escenario en el que la búsqueda de la sustentabilidad es una temática cada vez más urgente y necesaria.

Cambio climático
Cambio climático | Unsplash

Este estudio se considera la primera revisión sistemática que examina el porqué y de qué manera las inquietudes vinculadas al cambio climático podrían influir en las decisiones relacionadas con la reproducción.

De acuerdo con los especialistas que participaron de la investigación, las consideraciones

fundamentales a la hora de decidir reproducirse incluyen:

  • el temor a contribuir a la sobrepoblación.

  • Al creciente consumo desmedido de la sociedad.

  • A la ansiedad por no poder satisfacer las necesidades básicas de todo el grupo familiar.

  • A las débiles políticas respecto a la crisis climática mundial.

Cambio climático
Junto a OSDE, evaluamos este nuevo escenario en el que la búsqueda de la sustentabilidad es una temática cada vez más urgente y necesaria.

¿Qué es la ecoansiedad?

El término tomó relevancia con el crecimiento de sensaciones negativas relacionadas con la situación del planeta, con emociones como miedo, preocupación, culpa o ira.

Desde entonces, las preocupaciones éticas sobre la calidad de vida de futuras generaciones en un mundo golpeado por el cambio climático se posicionaron como la principal razón para la decisión de no procrear. No obstante, el equipo detrás de este nuevo estudio intentó determinar si existía una base de evidencia que respaldara estas afirmaciones.

El análisis reciente descubrió que en 12 de 13 estudios, las preocupaciones más intensas sobre el cambio climático estaban vinculadas al deseo de no tener hijos.

Las causas del cambio climático, según Naciones Unidas

Hace décadas que el peso del ser humano en la tierra está torciendo la salud del planeta, pero en los últimos años, por la efectivización de los procesos industriales, esa curva de deterioro se aceleró. Las pruebas de este fenómeno son claras e indiscutibles, tanto que ya se evalúa la certeza sobre la imposibilidad de encontrar una solución posible por haber cruzado una línea de “no retorno”. Las causas principales del cambio climático son:

  • la generación de energía a través de combustible fósil.

  • La aceleración de la producción de productos sintéticos.

  • La tala indiscriminada de bosques.

  • El abuso del transporte no sustentable.

  • La producción de alimentos industriales.

  • El consumo de energía de grandes edificios no amigables con el medio ambiente.

  • La práctica social consumista basada en el descarte.

Cambio climático
El análisis reciente descubrió que en 12 de 13 estudios, las preocupaciones más intensas sobre el cambio climático estaban vinculadas al deseo de no tener hijos.

Cómo evitar la ecoansiedad

Podemos estar en equilibrio en un presente como este, pero para eso es importante ser conscientes de la situación que atravesamos y participar activamente, enseñando con el ejemplo que estamos a tiempo de revertir la llegada de un futuro negativo que, hoy, es casi un presente irremediable. Pero, ¿cuáles son las mejores acciones que podemos impulsar para evitar ese estado de ansiedad?

El ejemplo, por pequeño que sea
No importa si es un papel en la calle o el lavado y reciclado de un sachet de leche, las pequeñas acciones enseñan como las grandes, y ese es un primer paso fundamental.

Educación y compromiso

Es importante informarnos y participar en acciones concretas que se estén realizando para abordar la problemática.

Modificar progresivamente nuestros hábitos diarios

El cambio puede ser lento si es constante. Esta modificación en nuestra rutina, además de generar bienestar físico y emocional, va a colaborar con el medioambiente. Hablamos de reciclado, de reducción del consumo energético, de utilización de transporte sustentable, de compostado de alimentos o de colaborar con organizaciones independientes, entre otras acciones.

Conectar con la naturaleza

Pasar tiempo al aire libre da muchos beneficios a la salud, pero además da una nueva perspectiva. Caminar, correr, el contacto físico con lo natural, lo salvaje, conecta y recuerda quiénes somos y de dónde venimos. Esta visión colabora en nuestro compromiso con el medio ambiente, y además genera buenas intenciones para ayudar con su conservación.

La incorporación del mindfulness

Incorporar prácticas como la meditación y la atención plena pueden ayudar a manejar el estrés y la ansiedad. Estas técnicas fomentan la aceptación del presente y reducen la preocupación por el futuro, pero sin evitarlo, transitándolo de una forma saludable.

Salir de la posición pasiva

El exceso de información sobre este tema no sólo desinforma, sino que además genera ansiedad, por eso es ideal salir de la pasividad y poner manos a la obra. Pueden ser pequeñas acciones que van a generar tranquilidad, orgullo y serenidad y, además, crear nuevas más grandes.

Sin asediar, hacé saber tu inquietud

Compartir tus preocupaciones con tu comunidad, amigos, familiares, conocidos, es muy recomendable. Decí lo que pensás sin exigir la misma postura que la tuya. Hablar sobre la ansiedad que te genera un tema tan delicado como este con personas cercanas suma tranquilidad, además de ideas, estrategias y concientización para afrontarla.

Tener un estilo de vida saludable

Alimentate bien, hidratate, cuidate del sol, hacé ejercicio, descansá y sumá buenas relaciones. Estar en equilibrio es la base fundamental para evitar el estrés y estar fuerte para todo lo que enfrentamos cada día.

Cambio climático
Podemos estar en equilibrio en un presente como este, pero para eso es importante ser conscientes de la situación que atravesamos y participar activamente, enseñando con el ejemplo que estamos a tiempo de revertir la llegada de un futuro negativo que, hoy, es casi un presente irremediable.

Junto a OSDE te recordamos que cada persona es única y que el cambio empieza desde el lugar que habitamos. El bienestar físico y emocional es la base para relacionarnos correctamente con los demás y también con nuestro planeta. El cambio empieza desde lo más imperceptible, pero puede transformarse en una enorme acción para el beneficio de nuestra comunidad y, también, el de las generaciones futuras.