viernes 23 de abril de 2021
SOCIEDAD Profesionales del vino
24-03-2021 10:43

Enólogos franceses reclaman la vacuna por perder el olfato y el gusto

La Unión de Enólogos de Francia sostiene que la pérdida de olfato y gusto impacta de manera directa en su trabajo.

24-03-2021 10:43

En Francia, el sindicato de enólogos reclama "una vacunación prioritaria" para los profesionales del vino, "particularmente impactados" en su profesión por la pérdida de sabor u olor causada por el COVID-19. El reclamo coincide con lo prometido el martes por Emmanuel Macron de acelerar la vacunación, extendiéndola en particular a los profesionales a partir de abril.

"Las profesiones de la salud, la educación y toda la famosa ‘primera línea’, merecen una vacunación prioritaria, pero pensamos que las profesiones de la degustación, sobre todo los enólogos y sumilleres, se ven particularmente afectados en su actividad profesional, por la anosmia (pérdida del olfato) y la ageusia (pérdida del gusto)", sostuvo en declaraciones el presidente de la Unión de Enólogos de Francia, Didier Fages.

En un estudio realizado en 2020 por la Unión de Enólogos de Francia, donde participaron 2.625 profesionales del vino de 37 países, incluido Francia, casi el 38% de los trabajadores que habían perdido el sentido del gusto o del olfato a causa de Covid-19 dijeron que se habían visto perjudicados en su trabajo. De los infectados con Covid-19  el 68% había perdido el sentido del olfato y el 56% sufría trastornos del gusto. 

 

El trabajo en riesgo

 

En cuanto a los problemas con el olfato, las mujeres son las más afectadas (54%) frente a los hombres (46%). Ante a esta situación, el 67% de las mujeres aseguran que la enfermedad tuvo un impacto en su oficio, a diferencia de los hombres, que representan al 33%.

Según la directora general del sindicato francés, Sophie Pallas, "la nariz es un instrumento de decisión diario". Tras contraer el virus en enero, no sintió "el alcohol ni la acidez", y lo describió como si le hubiesen "amputado la sensación de placer". Por su parte,  Philippe Faure-Brac, presidente de la Unión de Sumilleres de Francia y conocido por ser el mejor sumiller del mundo en 1992, asegura que el vino "no sabía a nada" y que recuerda una "sensación de madera" en la boca que estaba "limitada a los sabores fundamentales" que duró varias semanas.

A raíz del estudio, la Unión de Enólogos puso énfasis en reconocer la anosmia y disgeusia (alteración del sentido del gusto) como enfermedades invalidantes y, remarcó en priorizar la vacunación de los profesionales del vino. 

DT CP

En esta Nota