SOCIEDAD

La Corte Suprema rechazó liberar a Robledo Puch, el mayor asesino serial argentino

El“Ángel de la Muerte” está en prisión hace 43 años y cumple la pena de reclusión por tiempo indeterminado.

Robledo Puch fue detenido en 1972 y condenado en 1980 a reclusión perpetua, más la accesoria por tiempo indeterminado.
| Cedoc

La Corte Suprema de Justicia de la Nación rechazó hoy otro pedido de libertad de Carlos Robledo Puch, condenado a prisión perpetua, está en prisión desde hace 43 años por el asesinato de once personas, diecisiete robos y dos abusos deshonestos.

Días atrás, su abogado hizo una presentación que ya llegó a la Suprema Corte de la provincia, y al mismo tiempo, una presentación a la Corte nacional pedía su "inmediata libertad".

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

La misma Corte rechazó en marzo un pedido de libertad condicional. Ahora, la Corte Suprema volvió a desestimar en seis líneas la presentación porque entendió que no constituía “acción o recurso alguno que, con arreglo a los artículos 116 y 117 de la Constitución Nacional, habilite la competencia ordinaria o extraordinaria de la Corte Suprema”, según informa el sitio judicial infojus.com.

Con la firma de los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Hitghon y Juan Maqueda, la sentencia desestima la presentación de Robledo Puch pero remite copia del escrito presentado por el condenado y de la resolución a la Suprema Corte bonaerense donde desde la semana pasada hay un planteo del defensor oficial Ignacio Nolfi para que se le dé por cumplida la pena.

Robledo Puch, apodado "El ángel de la muerte", fue detenido en 1972 y condenado en 1980 a reclusión perpetua, más la accesoria por tiempo indeterminado, por 10 homicidios agravados, un homicidio simple, 17 robos y dos casos de abuso deshonesto, todos cometidos entre mayo de 1971 y febrero de 1972. Entre las víctimas figura un cómplice del criminal, al que mató de un balazo y quemó con un soplete después de un robo.