lunes 26 de septiembre de 2022
SOCIEDAD Efemérides 22 de septiembre

La Revista National Geographic convirtió la geografía en pasión de multitudes

En 1888, National Geographic Society quiso competir con Francia, cuna del daguerrotipo, para descubrir el mundo y mostrarlo primero. En 134 años, tomó 11 millones de fotografías y hoy posee el mayor archivo de imágenes de la historia. Presentó culturas desconocidas, atravesó todas las fronteras y tradujo el planeta entero al lenguaje de los atlas.

La revista National Geographic cumple 134 años. Pasó mucho tiempo desde esa primera promesa editorial que transformaba en aventuras la geografía y la ciencia en divulgación. Un formato inédito que unía periodísticamente dos mundos que nunca parecían encontrarse: el de las academias y el de los trotamundos.

Respaldado por la flamante National Geographic Society que el abogado Gardiner Greene Hubbard había fundado en Washington, era difícil adivinar entonces que esa virginal portada color rosa viejo, aburrida y sin foto, conduciría a un éxito mundial sin precedentes.

Despojada entonces del característico rectángulo amarillo que aparecería recién en 1956, un formal marco negro era la tibia invitación a meter las narices en el planeta, un vetusto anticipo de esa puerta amarilla abierta a la fascinación de lo desconocido. El mundo lejano comenzaba a desplegarse en 120 páginas ante los ojos atónitos de los lectores. 

Con artículos sobre “Los métodos geográficos de la investigación geológica”, “La clasificación de las formas geográficas según el Génesis”, una crónica de “La gran tormenta del 14 de marzo de 1888” y un mapa de Massachussetts sentó las bases de lo que sería: “memorias, ensayos, notas, corresponsalías, reseñas, etc de asuntos geográficos”, según explicaba Gardiner Greene Hubbard, fundador y primer presidente, el mismo que hace un mes hubiera cumplido 100 años, si viviera.

Sólo querían “aumentar y difundir el conocimiento geográfico”, “ser un canal de intercomunicación” y “estimular las investigaciones geográficas”. 

No podían prometer –aclaró Greene Hubbard- que la revista saliera con regularidad, pero en nombre de la National Geographic Society, que ya tenía 200 miembros, anunciaba el compromiso de realizar el primer Atlas Físico de todo Estados Unidos, a pesar de que él “no era un hombre de ciencia ni mucho menos un geógrafo (…) sino solamente alguien que posee el mismo interés general por la geografía que podría sentir un hombre educado”.

National Geographic, pasión de multitudes

Aunque haya señalado desde la primera página que National Geographic Magazine (NGM) no era el órgano oficial de la Sociedad, claramente lo fue desde ese primer ejemplar de octubre de 1888, que llegó a la calle el 22 de septiembre, un tibio anticipo del éxito rotundo que cosechó en 134 años de trabajo. 

National Geographic 20220921
La revista atravesó los hitos más importantes del siglo XX y todos los confines del mundo. Su fundador (izq.) no era un hombre de ciencia, sino de "buena educación", como decía él.

Hoy se publica en 41 idiomas y ya no sólo es sinónimo de la prensa gráfica de calidad sino que reúne un nutrido portfolio de canales de televisión que llegan a 172 países, varias revistas, plataformas digitales, libros de viajes, locales de merchandising, equipamiento para aventureros, libros de viaje, videos, auspiciantes de eventos y de “todo aquello que ayude a la gente a comprender el mundo y el lugar que tienen en él”.

Machu Pichu Chinchero 20200928
En 1913, National Geographic dio a conocer Machu Picchu al mundo, al publicar las primeras imágenes que había tomado Hiram Bingham dos años antes, al llegar a la cima del valle del Urubamba, en Perú.

Greene Hubbard, que terminó siendo el suegro del inventor del teléfono (Alexander Graham Bell se casó con su hija Mabel), el fundador de Bell Telephone Company (luego AT&T), porque todos los negocios quedaban en familia, fue también el fundador de Science, una de las más prestigiosas revistas de ciencias aún hoy día. 

Socios de The Walt Disney Company, desde 2019, NGM gira el 27% de sus ingresos a National Society para que siga vivo el propósito inicial de financiar investigaciones en ciencia, exploración, conservación y educación, a esta altura del siglo XXI ya no sólo geográfica sino también ambiental.

 

El mundo "by" National Geographic

Aunque las ediciones de unos cuantos años se parecieran a las publicaciones de la UBA, NGM se destacó siempre por sus estándares de edición y la calidad de sus coberturas fotográficas. 

Del otro lado del Atlántico, National Geographic Society y NGM quisieron desviar hacia el Nuevo Continente el honor que desde 1839 sólo le correspondía a Francia, la cuna de la fotografía gracias al invento del daguerrotipo. 

Todavía a fines del siglo XIX, y por mucho tiempo más, se creyó que el registro fotográfico no podía mentir, era la realidad. Por eso, el Ministerio de Instrucción Pública de Francia enviaba “misiones fotográficas” a distintos rincones del planeta para construir “la enciclopedia universal de la naturaleza, las artes y la industria”. 

Con National Geographic Society ese monopolio llegaba a su fin; era como decir el mundo también es nuestro, vamos a explorarlo y mostrarlo”.Y efectivamente le mostraron a Occidente cómo era el Tibet en 1900, y China bajo el comunismo, por ejemplo. Traspasaron la Cortina de Hierro y fotografiaron la Guerra Fría. Dedicaron números enteros a civilizaciones extintas o a un recurso natural en peligro.

Gardiner Greene Hubbard
Su creador y primer presidente, Gardiner Greene Hubbard, creyó que la revista saldría intermitentemente. La realidad lo superó.

Descubrieron una mezquita desconocida en las aldeas agrícolas de Adi Caieh, en Eritrea; una jacana africana picoteando la cabeza de la especie más temida del reino animal, un hipopótamo del río Zambeze;  e incluso casi “humanizaron” a un león indefenso contra el viento implacable del Parque Kgalagadi, etc, etc.

 

Pasión por la geografía 

En el siglo XX, NGM, ya con nombre abreviado, National Geographic, se convirtió en usina de fotógrafos de fama mundial y soporte de algunas de las mejores coberturas gráficas de la historia. Por allí pasaron Chris Johns, David Guttenfelder, Michael Yamashita, Aitor Lara, Paul Salopek y Steve McCurry, entre decenas de talentos.

Sus reporteros desafiaron precipicios y dictaduras y más de una vez tuvieron que ser rescatados de la cárcel. 

Cuando los medios seguían tomando fotos con trípode, los fotógrafos de NG estrenaron sus cámaras de 35 mm con película Kodachrome, debutaron con imágenes a página entera y fueron de los primeros en pasar del acetato a la fotografía digital.

Steve McCurry, por ejemplo. El estadounidense de Filadelfia fue corresponsal gráfico de la Guerra de Afganistán, la Guerra del Golfo, el Líbano, Camboya y varios conflictos bélicos, pero una cobertura suya en Pakistán, realizada en 1985, llevó National Geographic a los kioscos del orbe entero con su célebre fotografía de “la niña afgana”. Era una bellísima niña morocha de 12 años, de ojos profundamente verdes encandilando a través de un velo musulmán, que cubría su rostro por completo.

17 años más tarde, Steve McCurry regresó a Pakistán preguntándose qué habría sido de esa refugiada afgana en un campo pakistaní. Anduvo por todas partes y, una vez más, volvió a poner su vida en peligro, hasta que la encontró y convenció a su primo de que le permitiera volver a fotografiarla, a cambio de unos cuantos dólares. En su entorno, la ex niña afgana seguía siendo nadie, su opinión no importaba. 

Jane Goodall
Un documental de National Geographic logró reconstruir la historia de Jane Goodall en Tanzania. Es la primatóloga más famosa del siglo XX.

«En el retrato hay que sperar el momento en el que la persona está desprevenida, cuando afloran en su cara su alma, sus experiencias, su personalidad”, dijo McCurry cuando estuvo en Buenos Aires, presentando una muestra restrospectiva en el Centro Cultural Borges.

“Si encuentro una persona o un tema que me interesa, regreso una, dos, o hasta media docena de veces, o me quedo incluso durante horas esperando el instante justo para tomar la foto. En mi trabajo no  tengo opción, tengo la foto o no la tengo, por eso hay que esperarla. Esto guía y obsesiona al fotógrafo profesional, el ahora o nunca”, continuó diciendo el fotógrafo a esta cronista, en el año 2016.

 

National Geographic convirtió el mundo en imágenes

Igual que sus colegas, Steve McCurry exploraba el mundo con su cámara hasta transmitir en sus fotografías “la conexión humana entre todos nosotros". Eso era precisamente lo que buscaba National Geographic a través de sus publicaciones. 

En 134 años acopiaron un archivo fotográfico de 500.000 negativos y 11 millones de fotografías, el mayor del mundo. Algunas de esas imágenes cuestan US$ 10.000. Sus archivos físicos exclusivos se conservan en cámaras frigoríficas en Washington, pero también están digitalizados.

Sus mapas fueron utilizados por el gobierno de los Estados Unidos cuando la escasez de presupuesto limitaba la contratación de cartógrafos y llegaron incluso al museo de Winston Churchill, en Londres. En 2001, NG lanzó un conjunto de 8 Cd-ROM con su cartografía.

fl