sábado 13 de agosto de 2022
SOCIEDAD habra futbol-tenis, parkur y patines sobre ruedas

Las plazas porteñas suman espacios para practicar deportes alternativos

28-03-2015 07:56

Canchas de fútbol-tenis y voley-tenis, pistas de skate y de patines sobre ruedas, y parkour, una práctica extrema que consiste en deslizarse a gran velocidad por escenarios urbanos, serán algunos de los deportes “no tradicionales” que los porteños podrán practicar y disfrutar en diferentes plazas de la Ciudad. A la lista se le agregan mesas de ping-pong y de Metegol.
Se trata de una iniciativa que busca acercar disciplinas que hasta ahora no contaban con un lugar específico en los diferentes espacios verdes de la Capital Federal. Entre las plazas que actualmente están en obra y contarán con sectores multideportes figuran Bernardo Houssay y Nicolás Rodríguez Peña, en Barrio Norte; República de Haití, frente al Hipódromo Argentino; Cecilia Grierson, en San Telmo, y el parque Alberdi, en el barrio de Mataderos.

En plaza Houssay, frente a la Facultad de Medicina, por ejemplo, se instalarán canchas de fútbol reducido y de básquet, además de una nueva pista de skate. Otra se está construyendo en la plaza lindera al hipódromo de Palermo. “Está bueno que cada uno tenga su espacio. Si no los chicos por jugar al fútbol estropean el césped y arruinan la plaza”, dice Alberto Iñíguez, vecino de la plaza Rodríguez Peña, en Callao y Marcelo T. de Alvear, mientras observa los trabajos que se están llevando a cabo en ese lugar.

Nueva disciplina. A estos deportes se suma el parkour, una práctica extrema que consiste en desplazarse sobre escenarios urbanos a gran velocidad, sin detenerse ante los obstáculos. Esta nueva disciplina podrá practicarse en el Parque Alberdi, que contará con una variedad de estructuras tubulares, solados y equipamiento para escaladas.
Eduardo Machiavelli, secretario de Atención Ciudadana, explica que en muchos casos la iniciativa fue consecuencia de los usos sobre las plazas. “En el caso de plaza Houssay, por ejemplo, los skaters utilizaban el mobiliario urbano para hacer sus pruebas y los vecinos se quejaban. Decidimos instalar una pista a fin de lograr una convivencia armónica”, sostiene.
Y agrega que “la idea es dotar de actividades lugares que no tenían nada, para lograr que los vecinos puedan ocuparlos y disfrutar de estos nuevos espacios en familia. La intención es que siempre haya gente utilizando el lugar, así no son tomados”.

En esta Nota