jueves 17 de junio de 2021
SOCIEDAD
30-01-2015 00:00

Para el rabino del sepelio de Nisman, el fiscal es "la víctima 86 del atentado a la AMIA"

Por <strong>Nicol&aacute;s Lucca (*)</strong> | En di&aacute;logo con Perfil.com, Marcelo Polakoff&nbsp;explic&oacute; la ceremonia. <strong>Por qu&eacute; las v&iacute;ctimas del atentado &ldquo;vuelven&rdquo; a ser 86</strong>.

30-01-2015 00:00

El rabino Marcelo Polakoff presidió este mediodía la ceremonia del sepelio del fiscal federal Alberto Nisman, cuyo cuerpo, luego de permanecer más de diez días en la morgue judicial, finalmente fue llevado al cementerio israelita de La Tablada. En diálogo con Perfil.com, Polakoff explicó las consideraciones religiosas frente a una muerte que, para la Justicia, aún es dudosa. Asimismo, al hablar de los muertos de la AMIA, reflotó una vergonzosa historia que se suma a la ya triste cronología de la causa por el atentado a la mutual Israelita Argentina.

–¿Cómo vivió la ceremonia?
–Toda muerte es dolorosa. Más cuando se trata de una muerte violenta. Más cuando se trata de una persona joven y más cuando se trata de otra persona vinculada a la causa AMIA.

–No habiendo sentencia que confirme el causal de muerte de Alberto Nisman, se habló mucho en la semana de si tendría una ceremonia tradicional o la que se brinda en casos de suicidios. ¿Podría explicar las formalidades religiosas?
–La ley judía es ancestral y sabia, y contempla que a quien se suicida no se le realiza ceremonia, se lo sepulta a un costado, por haber negado el regalo de la vida. El tema es quién es suicida. La misma tradición judía determinó parámetros que hacen que sólo el 0,1% de quienes se quitan la vida puedan ser considerados suicidios del modo habitual. Por ejemplo: la persona tiene que estar consciente de querer quitarse la vida y no sentir presión alguna. Esto ya te descarta a la inmensa mayoría de los casos, dado que quien toma una decisión así se encuentra profundamente atormentado y no hay que seguir atormentándolo a él y a su familia por una decisión desafortunada. También tiene que estar frente a dos testigos a quienes les diga “me voy a quitar la vida” y hacerlo delante de ellos. Si lo dice, los testigos se van y al volver está muerto, tampoco cuenta. 

–¿Por qué se lo sepultó a Nisman tan cerca de donde se encuentran sepultadas las víctimas del atentado terrorista a la AMIA?
–El lugar donde se encuentran las víctimas de la AMIA se encuentra completo. La familia eligió el lugar donde se lo sepultó.

–¿Pero usted considera que Alberto Nisman sea una nueva víctima de la causa AMIA?
–Existe una gran paradoja. Originalmente, las víctimas del atentado a la AMIA no eran 85, sino que se habían contado 86. Años después, Patricio Irala apareció en Paraguay viviendo de la indemnización que la había brindado el Estado argentino. Se inició un proceso judicial que quedó en la nada. Escribí un texto llamado “Oda a Patricio Irala” en el que hablo de ese tema –Dios en la era posmoderna, una mirada interreligiosa, Ed. El Emporio– y cómo la familia había cobrado la indemnización que le correspondía a las verdaderas víctimas. Hoy, de una forma violenta y macabra, el número de muertos vuelve al número 86.

Marcelo Polakoff nació en Buenos Aires en 1966 y, desde 2002 es Rabino del Centro de Unión Israelita de Córdoba. Además, es licenciado en Relaciones Internacionales, posee una Maestría en Estudios Judaicos del Jewish Theological Seminary de Nueva York y el Senior Educators Program de la Universidad Hebrea de Jerusalem, ciudad donde también cursó sus estudios rabínicos en el Schechter Institute. Históricamente a favor del diálogo interreligioso, hoy presidió la ceremonia de sepelio del fiscal federal que investigaba un atentado del terrorismo fundamentalista religioso.

(*) Editor de Perfil.com | Twitter: @RelatoDPresente

En esta Nota