Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
miércoles 23 de octubre de 2019 | Suscribite
SOCIEDAD / peligro
martes 12 febrero, 2019

Por qué los padres dejan encerrados a los chicos en el auto

Especialistas explican a PERFIL las razones que pueden generar "un descuido" de los padres, y los riesgos que pueden significar para un menor.

por Anabella Gonzalez

Niños dentro de un auto Foto: Cedoc
martes 12 febrero, 2019

En los últimos meses trascendieron múltiples casos de chicos encerrados en vehículos, sin ningún tipo de ventilación, mientras sus padres hacían alguna compra o actividad de minutos, o hasta incluso horas.

El último caso que se conoció ocurrió en Guaymallén, Mendoza. Un padre dejó a su hijo de tres años encerrado por más de una hora bajo llave en su camioneta, mientras estaba en una feria cooperativa. Los clientes alertaron a la policía, rompieron el vidrio y rescataron al menor, que tenía síntomas de taquicardia, sudoración y decaimiento.

PERFIL consultó a especialistas sobre los peligros que implica esta conducta y los motivos que generan que los padres no estén al tanto de los mismos o que, aún sabiendo los riesgos, incurran en este comportamiento.

Para María Cecilia Rodriguez, Licenciada en Psicología de Fundación Medihome, los casos que vimos últimamente responden de manera general "a la velocidad en la que estamos viviendo, y a una subestimación del peligro real". "Funcionamos la mayor parte del día de manera automática. Vivimos tratando de responder a la mayor cantidad de estímulos, compromisos y obligaciones en el menor tiempo posible y dejamos de lado la importancia de la conexión con el otro. En este caso son los niños, que se valen a través de nosotros", comenta.

Dejó encerrada a su hija en el auto con 30 grados de calor para hacer trámites

En palabras de la psicóloga, surge un "a mí no me va a pasar" en estos casos que implica un "convencimiento" por el que se disocia la información que se tiene de lo que sucede de la emocionalidad que generan. "Mantenemos separadas la noticia trágica o catastrófica del sentimiento que podría acompañarla". El "a mi no me va a pasar", dice, se traduce en "yo soy mejor que los otros o más fuerte, más atento".

"Los padres eligen dejar a sus hijos en un estacionamiento mientras por ejemplo van al supermercado porque hacer esta actividad con ellos implicaría prestarles permanente atención y que una actividad de por ejemplo una hora, se vuelva del doble tiempo. Entonces acá aparece el "lo dejo en el auto total está dormido; es un ratito, a mí no me va a pasar", agrega Rodríguez.

Sin embargo, la psicóloga advierte que cada caso es particular. "No es lo mismo una mamá o un papá que dejaron a un nene en el auto porque suelen hacerlo, de otro que estaba sobrepasado y quiso aprovechar el tiempo",  dice. "Dentro de la generalidad, hay padres que tendrán ciertos cuadros psíquicos complejos, otros que reaccionarán en una conducta abandónica que es permanente, y que no solo tiene que ver con el auto", opina.

En relación a la concientización para prevenir la aparición de otros casos, la especialista cree que en esto influye "el miedo" que generan las campañas. "Quizás la respuesta de porqué ante más casos que aparece esto sigue pasando es porque las campañas preventivas nos transmiten miedo, y en general tendemos a negar o evitar aquello que nos provoca miedo o pánico", relata.

Más nenes encerrados en autos mientras sus padres hacen compras

Cuáles son los principales riesgos. "Los principales peligros son la deshidratación, el agotamiento y hasta un golpe de calor si la temperatura dentro del vehículo es elevada. Si pasan varias horas sin renovación del aire interior, además, puede llevar a la asfixia", relata el doctor Eduardo Silvestre, médico pediatra y jefe del área ambulatoria del Hospital Garrahan.

Si bien esta situación se da con mayor frecuencia en el verano, explica, también puede ocurrir en otras circunstancias fuera de esta temporada, en la que intervienen otros factores. "En épocas invernales puede darse la intoxicación con Monóxido de Carbono si quedan dentro del auto con el motor del vehículo encendido", puntualiza Silvestre. Asimismo, detalla que el encierro de los niños puede conllevar a crisis de pánico, e incluso traumas emocionales por lo sucedido.

Los niños, resalta, son más vulnerables en comparación a los adultos en estas situaciones de riesgo por diversas circunstancias que resultan claves. "Se deshidratan más rápidamente debido a que su porcentaje de agua corporal total es mayor, al tener una superficie corporal menor se intoxican más rápido: a igual tiempo de exposición que un adulto al monóxido de carbono, por ejemplo, tienen consecuencias más graves", dice el pediatra.

"Algunos piensan: ‘es solo un ratito, a mi no me va a pasar’, pero nunca se debe dejar solo a un niño en un auto”, explica el Dr. Eduardo Silvestre.

A eso se le suma que tienen menos recursos para pedir auxilio, y a nivel emocional son más inestables que un adulto. Para el pediatra, "la enorme mayoría de los padres conocen esta situación y no toman conciencia. Algunos piensan: ‘Es solo un ratito, a mi no me va a pasar’", considera, al tiempo que resalta que "nunca" se debe dejar solo a un niño en un auto. "Ni aún para bajar a comprar una golosina", dice. 

Rodríguez, por su parte, apunta a que se requiere de “mucha creatividad” para la concientización en estas problemáticas, para que se pueda dar una asociación entre lo cognitivo y lo emocional que resulte realmente efectiva para prevenir que siga ocurriendo.

AG/EA


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4791

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.