SOCIEDAD
"Canta" las paradas de su recorrido

Rogelio López, el "colectivero influencer" de la línea 152 que revolucionó la manera de conducir

Formoseño, de 56 años, explica cómo empezó a implementar esta modalidad y a saludar a cada usuario a partir de observarlos "enojados y de mal humor".

2023_12_09_rogelio_lopez_colectivero_influencer_152_nestorgrassi_g
Feliz. López aseguró que disfruta trabajando a bordo de su unidad, la 101. Contó que la gente le agredece en las redes sociales su modalidad de anunciar las paradas. | néstor grassi

“Hola amigos, buenos días, ¿cómo amanecieron esta mañana?”; “arriba amiguitos, que si no llegamos tarde a la escuela”; “hola abuela, ¿cómo le va?, hace unos días que no la veía”; “llegamos a Santa Fe y Coronel Díaz, a su derecha el shopping Alto Palermo y la estación Bulnes del subte D”; “próxima parada Retiro, Plaza San Martín. Aquí pueden combinar con los trenes Mitre, San Martín y Belgrano”, son algunas de las frases que habitualmente dice Rogelio López, chofer de la línea 152 de colectivos desde hace 25 años, cuando “canta” –avisa– cada una de las paradas del recorrido que va desde Olivos hasta La Boca. En su charla con este diario, López aseguró que con esta actitud, no solo les mejora la experiencia de viaje a los pasajeros, sino que le permite a él mismo  “disfrutar del trabajo y no sufrirlo”. 

La retribución y el agradecimiento del lado de los usuarios de la línea 152 no se hace esperar y, más allá de la sorpresa inicial por la actitud de Rogelio, todo termina con una mínima charla entre risas y saludos antes de seguir camino. 

Otros pasajeros, en cambio, esperan a que López pase por su parada para subir al colectivo y saludarlo especialmente o conocerlo. En este caso, se trata de quienes no solo “toman el colectivo de todos los días”, sino de quienes “lo siguen” en sus redes sociales: @152Rogelio_López, en Instagram, en donde lo siguen unas 50 mil personas, y @Subitea la 152, en TikTok, donde tiene unos 48 mil seguidores. En ambas redes los usuarios suben fotos y videos de Rogelio desde hace unos dos años, cuando se las creó Pablo, su hijo, y lo convirtió en un verdadero “instagramer” o “tiktoker” del volante.  

Unas 150 líneas de colectivos del AMBA utilizan pictogramas para chicos con TEA

En su cuenta se pueden los diferentes posteos que suben los usuarios, o los que le mandan los pasajeros en los que se ve a Rogelio informar las paradas o saludar simplemente a los pasajeros. “He recibido saludos de turistas extranjeros que viajaron conmigo y me lo agradecieron en las redes”, contó.

Se trata del único chofer –por ahora– que brinda este servicio mientras conduce su unidad y está atento a los avatares del tránsito porteño, claro está.  

“Más que un chofer de colectivos, me considero un servidor de los pasajeros, de la gente”, afirmó a modo de presentación Rogelio, en su charla con PERFIL, tras terminar la segunda vuelta del día y dejar el colectivo en la cabecera de La Boca.

“Estar al servicio de la gente es una manera de mejorarles el día. Saludar al pasajero, recibirlo con una sonrisa, no solo les hace bien a los pasajeros, sino que me hace bien a mí. Cuando me siento frente al volante estoy a su servicio”, agregó este simpático formoseño de 56 años, que hace más de treinta y tres años conduce de manera profesional colectivos en la Ciudad de Buenos Aires. 

 

Rogelio López: "Les cambia la cara a los pasajeros"

En la charla con este diario, Rogelio contó que comenzó con esta modalidad cuando notó que la gente se “pasaba de parada y me pedían bajar a las apuradas en cualquier esquina”.  

“Desde hace varios años la gente está mal, con problemas, y muchos suben enojados. Al darme cuenta de esa situación, empecé a ‘cantarlas’ así reaccionaban y se bajaban a tiempo”, explicó López, mientras deja todo a punto en su interno, “el 101”, para que salga el turno tarde.

“Pero además de cantar, empecé a saludar a los pasajeros que subían, y esto los sorprendió de buena manera. Les cambia la cara a los pasajeros cuando se los recibe bien”. En este sentido, López aseguró: “Me pongo en el lugar de la gente. Cuando veo, por ejemplo, que otro colega no hace lo mismo, que está enojado, me da tristeza. A mí me da resultado saludar al pasajero y así soy feliz trabajando, y la gente también está feliz. Me gustaría que mis colegas hagan lo mismo, porque también van a ser felices trabajando”, afirmó el chofer que nunca se peleó ni discutió con nadie mientras trabaja. 

"Estoy saliendo de Lomas, 'Rapidus and furius'": un colectivero creó un grupo de WhatsApp para avisar el recorrido

Respecto de sus comienzos, Rogelio contó que llegó a la Capital Federal para ser profesor, pero todo cambió cuando viajó por primera vez en un colectivo. “Mi hermano trabajaba en la línea 68 –que une Saavedra con Plaza Once– y cuando vi su trabajo, que transportaba gente, supe que quería ser colectivero. Fue en el año 1989, y no me bajé más. Mal no me fue, ya van 33 años manejando colectivos y me queda cuerda, y garganta, para rato”, señaló por último Rogelio López, mientras se disponía posar para las fotos.

 

La línea que unirá Ezeiza y Aeroparque

En una de las últimas resoluciones de Diego Giuliano, ministro de Transporte de la Nación, se aprobó la fusión de las líneas de colectivos 5 y 8, que son propiedad de la empresa Río Grande. Esta decisión no solo estableció que la línea 5 (Retiro-Floresta) dejara de circular, sino que habilitó nuevos recorridos a la línea 8, uno de los cuales unirá al aeropuerto internacional de Ezeiza y al Aeroparque Jorge Newbery.

Luego de que la Comisión Nacional de Regulación del Transporte permitiera la fusión de ambas líneas a través de un edicto que se publicó en el Boletín Oficial, la línea 8 –que une La Boca con Ezeiza– tendrá dos alternativas para cubrir ese trayecto, largamente esperado por usuarios habituales, pero también por turistas locales y extranjeros. Uno de ellos circulará por la avenida Rivadavia, en tanto que el otro lo hará sobre la AU 25 de Mayo. Tras salir de Aeroparque, pasará por la terminal de micros de Retiro, el Metrobus del Bajo, Rivadavia y Avenida de Mayo. Luego circulará por la Gral. Paz y Riccheri hasta Ezeiza. El segundo ramal, tras subir a la AU, seguirá por Dellepiane y Riccheri hasta Ezeiza.