viernes 23 de julio de 2021
TURISMO TURISMO
12-07-2021 07:55

Descubrir desde el aire los paisajes bonaerenses

Buenos Aires, específicamente Luján, Junín y Chaves, son sitios ideales para los turistas que se animan a volar y disfrutar de los paisajes desde el cielo.

12-07-2021 07:55

Volar es adrenalina, ansiedad y diversión, quienes vivieron esa experiencia la describen como increíble y se prometen repetirla. Diferentes municipios bonaerenses proponen romper la rutina, sacar los pies de la tierra y suspenderse entre las nubes.

Luján, Junín y Adolfo Gonzales Chaves ofrecen atractivos como vuelos a vela, de bautismo y en parapente. Según los pilotos experimentados el atardecer, por las condiciones meteorológicas y la gama de colores, es la mejor hora del día para lanzarse a la aventura. 

Cuna del vuelo a vela

Adolfo Gonzales Chaves es la capital nacional del vuelo a vela porque allí se encuentra el tradicional Club de Planeadores Otto Ballod, uno de los más antiguos del país. Fue fundado en la década del treinta cuando un grupo de jóvenes locales,  a quienes llamaban “los locos del barrilete”, comenzaron a construir su primer planeador. 

La ciudad, por su trayectoria en el deporte aéreo, fue sede de varios campeonatos nacionales, tres certámenes sudamericanos, dos premundiales y el mundial 2013.

El “Otto Ballod”- IG:@ottoballod/FB: @ballod- y el Aeroclub Gonzales Chaves comparten el predio ubicado sobre el kilómetro 432 de la Ruta Nacional 3.

PNT MIN TURISMO III 20210708
Volar es un plan ideal para hacer en familia y amigos, y es tanto para chicos como para adultos. 

Los vuelos de bautismo se realizan en planeadores y en avión. Los primeros sobrevuelan distintos paisajes de la ciudad durante diez minutos.

 “Los vuelos comienzan a partir de las 14:00, porque es la hora máxima de insolación. Las condiciones ideales, tanto del aire como paisajísticas, se generan al atardecer”, afirmó Daniel Dekker, secretario del Club de Planeadores.

Otra opción es elegir el recorrido en avión que va desde las sierras de Tandil hasta el mar en un lapso mayor de tiempo. “Se trata de una propuesta ideal para quienes empiezan a volar”, aseguró Dekker.

Mirar desde el aire

Observar la inmensidad del Parque Natural Laguna de Gómez desde el aire es una postal única que se puede disfrutar en Junín a través de un vuelo en planeador o en parapente.

El Club de Planeadores local, ubicado en las cercanías del predio lacustre, realiza vuelos de bautismo, en planeador o avioneta. 

“Lo primero que les ocurre a las personas que se van a animar a volar es una mezcla de ansiedad e incertidumbre. Una vez que están en el aire, llega el asombro, por la sensación en el cuerpo y la perspectiva visual del entorno, y finalmente el reproche por no haberlo hecho antes”, relató Fernando Olano, instructor de vuelos de bautismo.

PNT MIN TURISMO III 20210708
La idea de volar produce, al principio, una mezcla de ansiedad e incertidumbre, pero una vez que están en el aire las personas que se animan a volar solo sienten asombro. 

Este piloto especializado detalló el paso a paso de ese momento tan especial para quienes realizan la actividad por primera vez: “El planeador es remolcado por un avión, a través de una soga, hasta determinada altura. A partir de ahí comienza el vuelo libre que dura aproximadamente quince minutos, dependiendo de las características meteorológicas”.

“Lo que nos queda claro es que terminan fascinados y con la necesidad de repetir la experiencia porque superó sus expectativas”, afirmó con orgullo Olano.

Lisandro Zabala, instructor de la Asociación de Parapentes de Junín, coincidió con su par en que volar es una aventura movilizadora: “muchas veces brotan lágrimas de alegría”.

La asociación, ubicada sobre el camino del Parque Laguna de Gómez, alcanzó en 2013 el Récord Guiness por lograr el mayor número de parapentes suspendidos en el aire de manera simultánea.

Esta entidad lleva adelante vuelos de bautismo en paramotor biplaza y también brinda la posibilidad de hacer el curso de piloto de parapente.

PNT MIN TURISMO III 20210708
Desde el asiento trasero de las aeronaves del Club Luján, los turistas pueden ir tomando fotos y disfrutando los paisajes. 

Soñar con volar

El Aeroclub Luján propone vuelos de bautismo para descubrir las maravillas del paisaje local desde el cielo. Además aquellos que se animen a ese ascenso por primera vez podrán compartir con el piloto la preparación de la aeronave.

Durante el recorrido se realizan distintas maniobras que son detalladas por el piloto. Se trata de un paseo tranquilo para disfrutar en familia o con amigos, y es ideal para chicos y adultos.

Los vuelos iniciales que se realizan en un ultraliviano pendular ofrecen pura adrenalina ya que la aeronave cuenta con un ala delta, el carro con dos asientos y el motor. El piloto despega, guía y aterriza mientras el pasajero va sentado detrás tomando fotos o filmando el trayecto.

En el Aeroclub Luján funciona una escuela de vuelo, también se desarrollan reuniones de camaradería aeronáutica y capacitaciones destinadas al sector.

Hace unos años se llevó a cabo un emotivo encuentro con los integrantes del Escuadrón Fénix que durante la guerra de las Islas Malvinas se destacaron por desplegar maniobras que distrajeron y confundieron los radares ingleses.

Tres destinos bonaerenses prometen una aventura inolvidable y otorgan una perspectiva diferente para conocer sus atractivos.