27th de February de 2021
UNIVERSIDADES Escuela de Comunicación
18-05-2020 08:33

Gabriel Mariotto: "Milagro Sala es una presa política"

El ex titular del AFSCA participó del Ciclo de Entrevistas organizado por los estudiantes de Periodismo de Perfil. Coronavirus, presos políticos y críticas a Macri y a Larreta. La guerra contra el Grupo Clarín y el recuerdo de 678.

18-05-2020 08:33

Gabriel Mariotto visitó de forma virtual la Escuela de Comunicación de Editorial Perfil y se refirió a la situación de "los presos políticos" durante el gobierno de Alberto Fernández. "Que el Presidente diga que son detenidos arbitrarios, son cuestiones de orden semántica", aseguró frente los estudiantes de Periodismo.

El ex titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) y uno de los principales impulsores de la Ley de Servicios Audiovisuales durante el kirchnerismo se refirió al programa 678 y cuestionó al Grupo Clarín. "Los medios operan y operan en determinada posición", sostuvo en la materia Ciclo de Entrevistas a cargo de Rodrigo Lloret.

—A la distancia se observa que la Ley de Medios no se aplicó y como candidato kirchnerista Alberto Fernandez se reunió en la campaña con Héctor Magneto. ¿Se podría decir que Clarín ganó la batalla?

—Yo creo que el Presidente se tiene que reunir con todos, Es importante que haya vínculo y diálogo. La Ley de Medios es una deuda que tiene la democracia en Argentina. En términos clásicos seguimos operando con la misma ley de la dictadura, que no es una ley, es un decreto ley de 1980. Se convivió 27 años de democracia con ese decreto ley. Lo primero que hace el ingeniero (Mauricio) Macri cuando asume, es derogar los aspectos centrales de la Ley de Servicios Audiovisuales. Lo que nos deja desamparados porque el monopolio todavía está intacto. No hay sociedad democrática en occidente que tolere la posición dominante tal cual se asimila en Argentina como si fuera algo normal. El monopolio es una cosa muy dura. ¿Por qué lo toleramos? Porque pasamos de dictadura a democracia. Entonces pensamos que eso era la libertad de expresión, por eso el monopolio se queda con la voz que le falta al resto. Por eso las leyes de otros países centrales no toleran el monopolio. Ahora que el presidente de nuestro frente hable con gente del monopolio, me parece que está bien, debe hablar con todo el mundo. Estamos en una crisis sin igual, muy particular por la pandemia. Debemos encontrar los consensos necesarios para salir de esto. Esta suerte de tercera guerra mundial nos permita salir con nuevos paradigmas, nuevos valores y con privilegiar la vida por sobre la especulación financiera. Que todos podamos vivir mejor.

¿Cómo ve el rol de los medios con respecto a lo que algunos denominan como una operación en torno al debate producido por la liberación de presos en la pandemia?

Hay medios que operan en determinada posición. Uno advierte eso. Hay superpoblación en las cárceles y eso es terrible en medio de la pandemia. El ciudadano privado de libertad es como que merecería contagiarse el virus y no hay importancia si eso ocurriera porque cometió un delito. La Constitución dicta que debe haber cárceles sanas y limpias para la reconstrucción y no para el castigo. Nuestras cárceles dejan mucho que desear. Me preocupa la superpoblación en todo contexto aparte de las penitenciarías. Yo no estoy de acuerdo con la libertad de cualquiera que ha cometido un delito grave y que viva el privilegio de no cumplir la condena. Subrayo la preservación de la vida por sobre todo. Pero si hay una operación para desprestigiar, ves que dicen que un preso no merece una prisión domiciliaria cumpliendo todos los requisitos y estando en situación de riesgo, es porque desprecian la vida de ese ciudadano.

Gabriel Mariotto

Alberto Fernández afirmó que no hay presos políticos. ¿Cómo define usted la situación de Milagro Sala?

—Nosotros entendemos, y yo particularmente, que Milagro Sala es una presa política. La operación del gobernador de Jujuy se observa cuando dice: "Yo la quiero presa, no va a salir". Y cuando se cambia el tribunal de Justicia de Jujuy, fue un hecho muy amañado. La detuvieron por un acampe y una vez detenida arbitrariamente le enrostra un montón de causas. Los compañeros de la Tupac fueron detenidos en Alto Comedero. Entendemos que son presos políticos y entendemos que el Presidente diga que son detenidos arbitrarios, son cuestiones de orden semántica. No hay tensión al respecto, algunos lo definimos de una forma y otros de otra, pero vamos caminando hacia el mismo lugar. Entendemos que no hay justicia, sino un poder judicial que como muy bien el presidente definió como cloacas del poder. Dónde hay operaciones mediáticas y un poder judicial amañado.

—La periodista Romina Manguel hace unas semanas en este Ciclo de Entrevistas dijo: "Larreta está más cerca de Alberto Fernández que de Macri". ¿Usted cree que es así?

—Yo creo que la ciudad la gobierna un espacio político con sus características, matices y estilos es el espacio del macrismo, que representa esa mirada cruda del poder financiero por sobre el rol del estado para brindar justicia social. Esos tecnicismos me exceden, no estoy mirando todo el día los movimientos ni las expectativas de cada dirigente político. Yo lo veo (a Horacio Rodríguez Larreta) como un dirigente opositor, y en ausencia de políticas sensibles, es un político de la oposición. No observo eso de que esté más cerca o más lejos de uno u otro.

Existe dentro del Gobierno un sector que responde al "albertismo" y otro al "cristinismo"?

Es un frente muy amplio, tenemos un origen peronistas todos. Distintas internas nos han llevado a tener distancias y rencores. Creo que eso ayudó a la derrota en 2015. Creo que todos hemos entendido que hay conceptos ejes que tienen que ver con la unidad para el triunfo. Después hay contradicciones secundarias que se discutirán en su momento. Pero eso es lo rico de los frentes, el peronismo siempre ha construido frentes. Recordemos la primera elección después del 17 de octubre. El general Perón ganó con un frente. El mismo 17 de octubre fue una conformación de un frente popular: anarquista, socialistas, radicales, sindicatos. Todos terminaron en el marco del peronismo. En la medida que haya discusión sobre los ejes centrales, que haya una agenda política y no del monopolio. Esas discusiones son abordadas con los perfiles de cada sector, eso nos enriquece. Yo no veo pulseadas, veo una construcción de ese frente.

¿Cuál es su opinión sobre las políticas económicas implementadas por el Gobierno en medio de la pandemia?

—Es la emergencia, una situación muy dura, estamos signados por la pandemia. El liderazgo de Alberto Fernández ha sido muy importante, ese valor ético y humano de privilegiar la salud por sobre la economía formal y liberal. Eso valoramos y aplaudimos. Ahora yo creo que hay que poner en ejes de discusión, aspectos del orden económico que pueden ser útiles para salir de la situación de tragedia que estamos atravesando, la economía liberal pide apertura sin importar las vidas. Que se vuelva a una vida normal y eso puede romper el aislamiento y nos puede llevar a mucho dolor como vemos en otros lugares del mundo. Pero creo que hay que poner en la agenda de discusión temas económicos. Hoy está valorado el rol del Estado.

¿Qué opinión tiene hoy sobre "6,7,8"? ¿Qué le parece lo que declaro el Presidente cuando dijo que en su mandato no iba a existir un programa así?

—Yo creo que ya está, fue un momento particular. La mirada que yo pueda tener sobre un programa en particular o un medio, está en un contexto donde el monopolio tiene la sartén por el mango. Entonces yo creo que hay que resolver ese contexto, donde hay monopolio hay distorsión. No creo que se pueda hablar de un programa por fuera del contexto. Nosotros vivimos en el imperio del monopolio, eso es bravísimo. Se producen hechos, episodios que pueden ser mejores o peores, pero seguimos viviendo en el imperio del monopolio cuando ese programa existía entonces hay que poner el acento en esa problemática.

—¿Quiere cerrar la entrevista con alguna reflexión final?

—Estoy agradecido por la invitación, siempre es lindo estar frente a los alumnos y el profesor, para poder debatir, discutir. Siempre enriquece debatir porque son verdades relativas. Siempre es un lindo ejercicio ponerse en contra del otro y cuestionarlo con la idea de que quien es cuestionado es que recupere los mejores argumentos para reforzar su idea. Escuchar al otro y construir los caminos. Es lindo saber desde donde se habla, yo hablo desde esta posición y pienso tal cosa, es feo cuando se trafica que se habla de un lugar objetivo e independiente y se está hablando de su posición e intereses. El monopolio por eso es perverso, porque dice que es objetivo e independiente y confunde.

Por Yanina Passarello y Eduardo Acosta

Estudiantes de primer año de la Escuela de Comunicación de Editorial Perfil

En esta Nota