viernes 07 de mayo de 2021
UNIVERSIDADES Escuela de Comunicación
04-05-2019 15:05

Osvaldo Santoro: "Los actores no tomamos champagne todas las noches"

El actor y secretario de SAGAI participó del ciclo de entrevistas de la Escuela de Comunicación de Perfil y habló sobre la crisis: “Ya no sacan entradas, sólo 2x1”. Lucha contra YouTube.

04-05-2019 15:05

Osvaldo Santoro, el emblemático actor de cine, teatro y televisión, ex concejal de Tres de Febrero y actual secretario de SAGAI, visitó la Escuela de Comunicación de Perfil. Participó del ciclo de entrevistas, y al responder las preguntas de los alumnos de periodismo, señaló que la tecnología, y plataformas como Netflix o Youtube, atentan contra los derechos de autor y que el Estado debería hacerse manifestarse ante esa problemática. Así mismo, habló de su vínculo con el periodista Daniel Santoro, opinó acerca del gobierno de Macri y de la crisis económica. También se manifestó contra la grieta: "Ubicarse ahí es cómodo, porque evita reflexionar y confrontar ideas".

- Se lanzó el libro de Cristina. ¿Lo leyó?

- Lo recibí en PDF pero como justamente defiendo el derecho a la propiedad intelectual, no lo leí. Lo tendré que comprar. El PDF genera que no se compre el libro, lo que implica bajones en las editoriales.

- En relación a las películas que se emiten en plataformas como Netflix o Youtube, ¿qué ganancia les llega a los actores?

- Nada. De hecho, estamos en una mediación con Netflix. Cuando veo una película mía en esa plataforma, o en YouTube, me duele porque digo “me están usando la imagen, ganan una fortuna y a mí no me pagan”.

- ¿Con YouTube hay una trampa? Por ejemplo, una película como “Iron Man 3” no aparece, pero, “Casados con Hijos” sí. ¿Por qué?

- En efecto, hay una protección establecida en algún lugar con respecto a las obras norteamericanas. Y eso mismo es lo que nosotros pedimos. En SAGAI recaudamos sólo un 5% de gastos de administración. Ese porcentaje va a nuestros compañeros. Hay 100 actores que ganan bien, pero hay más de 6 mil socios en SAGAI. También ayudamos con un subsidio anual a viejos actores, que fueron glorias y que hoy, quizá, viven en una pensión.

- ¿Cómo ve la situación actual en las obras de teatro? ¿Cómo las sustentan?

- En otro momento ibas a hacer una obra y el productor te decía: “Lleguemos a un arreglo, te pago tanto y aparte te doy un porcentaje”. Hoy el productor te dice: “Vamos directamente al porcentaje, no te puedo pagar aparte”. Se modifica el sistema de producción. Por ejemplo, en “Madre Coraje”, la obra que hacemos con Claudia Lapacó, estamos en un sistema de cooperativa.

- ¿Es por la crisis económica?

- Sí, la gente ya no compra una entrada. Dice: “¿Hay 2x1?”. Los teatros bajaron mucho la cantidad de espectadores.

- Colegas suyos señalaron que no llegan a fin de mes. Paola Krum, Leticia Brédice, Enrique Pinti, entre otros. ¿Está de acuerdo con estas declaraciones?

- Estoy totalmente de acuerdo. Los actores tenemos que corrernos de ese lugar fantástico donde el otro cree que tenemos una casa en un country y que todas las noches tomamos champagne. Lo que se gana en una oportunidad, en una obra que sale bien o un programa que tiene buena repercusión, si no lo sabés administrar, se pierde de inmediato. Quizá te toca un período de 6, 7 u 8 meses sin trabajar. En mi caso, pude hacer pequeñas inversiones, pero hoy vivo de mi jubilación y nada más.

- Algunos miembros de SAGAI, como Pablo Echarri, son identificados con el kirchnerismo. ¿Cómo es la relación con el Gobierno? ¿Los han recibido?

- Primero quiero decir que SAGAI es una ONG pluralista. El presidente es Jorge Marrale, quien tiene un pensamiento. Así mismo, Martín Seefeld, que es el vicepresidente, es íntimo amigo de Mauricio Macri. Para ilustrar: el derecho a conformar SAGAI nos lo dio Cristina Kirchner. Sin embargo, quien nos ayudó a comprar la casa en donde está la ONG fue Macri, a través de un crédito del Banco Ciudad. Como político del SAGAI tengo una opinión muy personal. Es decir, “yo soy oficialista”, siempre en función de que el único que me puede dar es “el de arriba”. ¿Qué es lo que quiero que me den para los 6500 actores que represento? ¿Quién me lo da? ¿Macri? ¿Cristina? ¡Venga! Y sí, tenemos reuniones con Lombardi y con Avelluto.

Osvaldo Santoro escuela comunicación
 

- Se mencionó la “grieta”. ¿Cómo ve este tema en el colectivo de actores y actrices?

- No creo en la grieta. Me parece que ubicarse en el lugar de la grieta es cómodo, porque evita reflexionar y confrontar ideas. Al contrario, el lugar más complicado y más divertido es no estar ni de un lado ni del otro, a pesar de tener las propias convicciones. Mi punto de vista será siempre peronista. Sin embargo, puedo escuchar al otro lado. Soy amigo de Diego Valenzuela, intendente de Tres de Febrero, que es del PRO. Por otro lado, hay algo del PRO que a mí me subyuga, que es esa cosa de prolijidad, que es muy interesante y que está buena.

- ¿Cómo ve el panorama para las próximas elecciones?

- El Gobierno se perdió la oportunidad de seguir creciendo o de crecer en algún momento. Lo ideal hubiese sido que el oficialismo tomara lo mejor del gobierno anterior. Creo que es probable que gane el peronismo.

- Como concejal de Tres de Febrero, ¿cuál fue su intervención en materia de política cultural local?

- Creo haber dejado mis convicciones. Participé en proyectos vinculados con discapacidad, di talleres de teatro y apoyé a la Escuela Municipal de Arte y Comunicación, la cual fue declarada de interés municipal. Mi fuerte siempre fue el ministerio de Educación y Cultura, y por eso sigo sin entender cómo este gobierno lo rebaja a Secretaria. La cultura es difusora de la identidad nacional y de la actividad de los artistas. En última instancia, cuando uno va a Europa o cuando sale del país, la gente le habla de Maradona, de Gardel o de Borges: la cultura es fundamental para ubicarnos en el mundo. Por ejemplo, la novela turca incrementó un 30% el turismo en Estambul, sólo por emitirse en otros países. ¿No lo podemos hacer nosotros, con nuestros paisajes y con nuestras historias, que son riquísimas?

Por Sofía Luz Granato y Eugenia Victoria Trubbo

(Alumnas de primer año de la Escuela de Comunicación de Perfil)